Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 DOMINGO 20 11 2005 ABC Sociedad Si nosotros no estamos a su lado, ¿quién lo estará? Esta frase resume el sentir de más de un millón de voluntarios católicos que a diario dedican parte de su tiempo a los desfavorecidos. Un auténtico ejército que no entiende de dinero ni de sobrefinanciación El compromiso social de la Iglesia sale rentable al Gobierno TEXTO: JESÚS BASTANTE MADRID. Juanjo es un joven veterinario que acaba de regresar de Rosario de la Frontera, un pequeño pueblo al noroeste de Argentina, donde durante nueve meses se ha dedicado en cuerpo y alma a los más pequeños, enseñándoles a leer, a tocar la guitarra y a olvidar durante un rato la pobreza que se vive en este rincón del mundo. A sus 27 años, Juanjo no tiene reparos en confesar que este tipo de experiencias te cambian la vida. Es importante poder compartir con estas personas su día a día, darte cuenta de lo bien que vivimos en Europa... y tener la oportunidad de contarlo al regreso confiesa, aunque en sus ojos se observa cierta nostalgia, y no descarta volver. Católico aunque me cuesta decir que practicante Juanjo viajó a Rosario con el apoyo de la asociación Murialdo, que gestionan los padres josefinos. La fe es un motor importante para la acción. Y en estos rincones, sobre todo al lado de los niños, descubres a Dios como en ningún otro lado Uno de los 619 comedores sociales financiados por la Iglesia en España CHEMA BARROSO cipal razón de ser de las instituciones que, desde su confesión cristiana, se dedican al servicio a los demás desde hace décadas. Ahí están los ejemplos de Cáritas (que el pasado año destinó 165 millones de euros a la lucha contra la pobreza, de los que el 70 por ciento provinieron de fondos privados) Manos Unidas, Mensajeros de la Paz o las Hijas de la Caridad, cuya labor acaba de ser reconocida con el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia. Sor Ramona gestiona el comedor social que esta congregación sostiene en la madrileña calle de Martínez Campos. A diario, decenas de transeúntes acuden a comer y a participar en los talleres de inserción laboral. Si nosotros no estamos a su lado, ¿quién lo estará? pregunta (y responde) la religiosa. Con motivo del día de los sin techo (que hoy se celebra en España) el Instituto Nacional de Estadística ha señalado que más de la mitad de los 619 centros de día y comedores para personas sin hogar en nuestro país pertenecen a una entidad religiosa. Cáritas Española destinó a este colectivo más de 15 millones de euros. El resultado: más de cien mil personas atendidas. En otros sectores, la presencia de la Iglesia supera con creces a la de cualquier otra asociación. Así, las distintas instituciones eclesiales sostienen 5.141 centros de enseñanza, lo que supone impartir educación a casi un millón de alumnos. Del mismo modo, decenas de congregaciones religiosas gestionan 107 hospitales y más de un millar de centros, entre ambulatorios, dispensarios, centros para ancianos, minusválidos y enfermos terminales, Capacidad de movilización Como él, decenas de miles los jóvenes españoles viajan cada año a países extranjeros como voluntarios y cooperantes de diversas asociaciones y ONG. Más de dos tercios de estas organizaciones pertenecen al ámbito de la Iglesia o tienen una inspiración cristiana, y realizan un trabajo imposible de cuantificar en términos económicos, ahora que tanto se discute acerca de la sobrefinanciación a la Iglesia católica por parte del Gobierno. Más allá de polémicas, lo cierto es que la fe resulta rentable al Estado. Las cifras son incuestionables: más de un millón de cristianos dedican parte de su tiempo libre a los más necesitados, sin olvidar a los 20.000 misioneros y misioneras españoles que dan su vida por los pobres entre los pobres como diría Madre Teresa, dentro y fuera de nuestras fronteras. No existe, ni de lejos, otra institución con esa capacidad de movilización. ¿Qué lleva a tantas personas a comprometerse con los demás? Es una opción de vida subraya Jesús Sánchez, de Cáritas Getafe, para quien el hecho de trabajar en una ONG católica es importante, porque así tu trabajo puede coincidir con tu vocación. En muchas ocasiones te llevas el trabajo a casa, pero con el tiempo ves que tu esfuerzo, que es el de muchos voluntarios, el de la Iglesia, va dando frutos El dinero no es precisamente la prin- Donde llega el voluntariado cristiano no llega nadie Donde llega el voluntariado cristiano no llega nadie apunta Víctor Cortizo, responsable de Juventud de la Conferencia Episcopal, quien sostiene que la aportación de la Iglesia en este campo es enormemente generosa En virtud de su cargo, ha organizado toda una serie de encuentros de jóvenes, católicos y no creyentes, porque pensamos que toda la juventud necesita respuestas y quiere ser feliz El último tuvo lugar en agosto, cuando más de 50.000 jóvenes acudieron a la Jornada Mundial de la Juventud de Colonia, uniéndose a más de un millón de chicos y chicas de todo el mundo. Los jóvenes no son el futuro: son constructores de sociedad opina Cortizo, quien diez años después continúa compaginando su vida familiar y laboral con una misión que no tiene horarios y por la que no cobra un euro. Pero merece la pena. No todo es dinero en esta vida Víctor Cortizo SIGEFREDO