Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 20 11 2005 Madrid 41 MADRID UNA Y MEDIA JESÚS, EL REY JESÚS HIGUERAS C Vista aérea de los cuarteles que, en la actualidad, presentan un avanzado estado de abandono intrusos. Por donde antes se paseaban soldados, sargentos o capitanes, comenzó a convertirse en un lugar frecuentado por drogadictos, okupas mendigos y grafiteros Jeringuillas y basura por el suelo, y paredes llenas de pintadas acabaron por formar parte de la decoración de un entorno que había sido construido para afianzar la unidad y seguridad de la capital. Sólo tras enviar reiteradas instancias a diferentes organismos (Defensa, Capitanía... uno consigue traspasar las barreras que separan la ciudad de Madrid de la ciudad de Campamento. Una vez dentro, un laberinto de pasadizos y calles estrechas hacen que el visitante pierda la noción del tiempo y, sobre todo, su sentido de la orientación. Construcciones de baja densidad, modulares, alineadas simétricamente y de escasas ventanas se multiplican a lo largo del recorrido. Nosotros nos decantamos más por el románico que por el gótico comenta con sorna un soldado. amplios espacios que demuestran que en algún momento de la historia se utilizaron como zona de pruebas de tiro o, simplemente, como campo de fútbol. Defensa ya ha comenzado a elaborar su plan de demolición. Los primeros cuarteles en caer serán el General Muñoz Grandes, el Capitán Agrados y la estación militar de Campamento. Todo comenzará antes de Navidad, según afirmó Bono. Villaverde y Colmenar serán algunos de los municipios que acojan las dependencias que todavía se encuentran en activo. De todos ellos se salvará el Servicio Geográfico del Ejército. Esta dependencia compartirá suelo con las futuras viviendas y vecinos de la zona. No en vano, entre sus cuatro paredes se celebró el juicio por el fallido golpe de Estado del 23- F. Y es que una cosa es intentar modernizar el pasado y otra acabar con la historia. Pesadez y horizontalidad Y es que en Campamento prima la pesadez y horizontalidad, frente a la ligereza y verticalidad de los nuevos edificios de oficinas del centro de la capital. El exterior de los cuarteles combina paredes de ladrillo con un blanco descascarillado que anuncia su inminente fecha de caducidad. De entre los estrechos callejones se abre, en ocasiones, El Servicio Geográfico del Ejército, donde se celebró el juicio del 23- F, será la única instalación que se conserve on la solemnidad de Jesucristo Rey del universo termina para la Iglesia el año litúrgico. Precisamente en esa expresión de que Jesús es el Rey, el Señor, se resume de algún modo todo lo que hemos querido vivir a lo largo del tiempo litúrgico. Hemos contemplado su nacimiento, hemos visto su pasión, su muerte, su resurrección, la venida del Espíritu Santo; hemos vivido grandes fiestas de momentos de su vida y todo se podría resumir en que Jesús ha venido a establecer el Reino de Dios. Dios quiere reinar, pero su Reino no es violento, no es el reino de las fuerzas materiales, sino todo lo contrario. Su Reino está precisamente donde hay carencias, pobreza y necesidad, porque Dios es lo más necesario que el ser humano tiene. Vivimos un momento en que la gente siente indiferencia ante Dios porque no lo necesita, porque cree que puede funcionar sin Él, que las cosas dependen del azar, de la suerte, pero nunca de la providencia. Sin embargo, nada es más necesario que el Señor y es en las carencias, en las pobrezas, en las enfermedades, en las cárceles y en situaciones extremas donde realmente el hombre se pregunta qué sentido tiene Dios en su vida. Por eso el Evangelio habla precisamente de la presencia real de Jesús en aquél que está enfermo, que tiene hambre, que tiene sed, que está desnudo, en la cárcel, que es forastero y afirma que cada vez que hacemos un bien a cualquiera de esas personas, a Él mismo se lo hacemos. Dios es necesario, pero sobre todo en los momentos en los cuales la oscuridad y el dolor nos visita. Dejar que Dios reine es poder vivir todas esas situaciones de su mano, en su compañía y sabiendo que está sintiendo y viviendo lo que sentimos y vivimos nosotros.