Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional DOMINGO 20 11 2005 ABC Los socialistas franceses negocian su programa en medio de profundas divisiones Las tres grandes familias del PS desean la unidad, pero defienden proyectos incompatibles b Durante las intervenciones de ayer, en el congreso de Le Mans, las diferentes tendencias se invitaron mutuamente a presentar un frente común contra la derecha JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Las tres grandes familias del PS francés afirman desear la unidad socialista, pero defienden proyectos sencillamente incompatibles, que van del reformismo socialdemócrata a la unión de todas las izquierdas (del social liberalismo al trostkismo) sin olvidar la refundación del Estado e instauración de una VI República. Durante las intervenciones de ayer, en el congreso de Le Mans, los miembros de las tres grandes familias oficiales del PS se invitaron mutuamente a presentar un frente común contra la derecha con proyectos que no siempre son compatibles entre ellos mis- mos. En la moción mayoritaria (53,6 por ciento de los militantes del PS) liderada por François Hollande, primer secretario, cohabitan varios proyectos reformistas personales, presentados por Dominique Strauss- Kahn, Jack Lang, Martine Aubry, Bertrand Delanoé y Ségolène Royale. Se trata de proyectos más o menos social- demócratas o socialistas tradicionales. En la primera moción minoritaria, los líderes del Nuevo Partido Socialista (NPS, 23,6 por ciento del voto interno) proponen nada menos que refundar el Estado con modificaciones muy profundas de todas las instituciones, para crear una VI República, reduciendo los poderes excepcionales del presidente e incrementando los poderes ejecutivos del jefe de gobierno y el Parlamento. En la segunda moción minoritaria, liderada por Laurent Fabius (21.2 por ciento de militantes) se propone la unión de todas las izquierdas, socialistas, comunistas y trostkistas... con François Hollande (izquierda) con Romano Prodi (centro) ayer en Le Mans una terminología muy a la izquierda tradicional, de corte voluntarista, marxista, intervencionista, veladamente hostil a la UE. AP Nadie espera milagros Un amago de acuerdo de fachada parecía posible ayer noche entre los amigos y aliados de Hollande y Fabius, si ambas partes ponen un poco de sifón en las copas de champagne ideológicas. Nadie espera milagros. Y el PS todavía tendrá que negociar un proyecto electoral y elegir un candidato a las presidenciales: de ahí las maniobras de aproximación entre unos y otros. Más complicada parecía la unión con los dirigentes de NPS: la refundación del Estado es un proyecto tan ambicioso como complicado y alejado de las preocupaciones del hombre de la calle. Sin embargo, los dirigentes de NPS parecían divididos ayer noche en dos capillas, dispuestas o no a enterrar la ambiciosa refundación del Estado, cuando el 65 por ciento de los franceses no confía en la credibilidad del PS. El congreso de Le Mans concluirá esta tarde con un vibrante himno unitario. François Hollande, primer secretario, está convencido que el gran triunfo de este congreso ha sido el reencuentro y unidad de todos los socialistas Veremos.