Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 DOMINGO 20 11 2005 ABC Internacional Dos militares norteamericanos heridos en un accidente de tráfico en la ciudad iraquí de Medevac el pasado mes de agosto son trasladados a un hospital AP La Cámara baja de EE. UU. rechaza la retirada de Irak pese a la impopularidad de la guerra Abrumadora derrota de una propuesta demócrata, que perdió por 403 votos en contra y 3 a favor b Sólo un demócrata, el condeco- rado ex coronel John Murtha, se había pronunciado a favor de una retirada en la fecha practicable que antes sea posible MERCEDES GALLEGO. CORRESPONSAL NUEVA YORK. Era todo un teatro con el que los republicanos esperaban obtener una declaración rotunda para los titulares que tanta falta le hacen en estos días, y el acto salió tal como se había planeado. Forzados a votar sobre una retirada inmediata de Irak sin medias tintas, republicanos y demócratas coincidieron por 403 a 3 en que una huida apresurada no era opción. Vamos a hacer que cada miembro (de la Cámara baja) conteste, y espero llevarle de vuelta a las tropas la certidumbre de que no apoyamos una salida precipitada advirtió el congresista Duncan Hunter, presidente del Comité de Servicios Armados. Vamos a ver si de verdad los demócratas quieren una retirada inmediata le apoyó Jack Kingston, otro congresista republicano. La realidad es que sólo un demócrata, el condecorado ex coronel de los marines John Murtha, veterano de Vietnam, se había pronunciado a favor de una retirada en la fecha practicable que antes sea posible decía su propuesta de resolución. Los demás habían pedido un plan de salida escalonado que tuviese el año 2006 como punto de partida, pero la pregunta a votación no dejaba espacio para la discusión. Los republicanos justificaron la ausencia de detalles en la propuesta calificada de rendición como incluir las palabras de forma ordenada y segura porque veían la necesidad de dar un mensaje sin ambigüedades a las tropas En su opinión, las palabras de Murtha el jueves pasado, aplaudidas estruendosamente cuando leyó cartas de soldados heridos y padres que habían perdido a sus hijos en Irak, había dado titulares como Los demócratas piden la retirada inmediata de Irak que abrió el sitio en la red de la cadena árabe Al Yasira, por lo que era necesario un desmentido rotundo. Furiosos por lo que calificaron de trampa política el propio Murtha y la gran mayoría de los demócratas votaron en contra de la propuesta, que consideraron destinada a evitar un verdadero debate sobre la situación en Irak. La jornada acabó a gritos e insultos cuando la congresista Jean leyó una carta de un legislador de Ohio, ex marine, que decía enviar un mensaje al congresista Murtha: Sólo los cobardes tiran la toalla y salen corriendo, los marines nunca lo hacen Una receta para el desastre Desde Corea del Sur, el presidente George W. Bush también se pronunció sobre este asunto que ha oscurecido su gira por Asia durante toda la semana. Desde la base estadounidense de Osan, el mandatario parafraseó a uno de sus comandantes que advertía de que un plan de retirada era una receta para el desastre y prometió mantener las tropas allí hasta que los comandantes en el terreno recomendaran lo contrario. Furiosos por lo que calificaron de trampa política los demócratas votaron en contra de la propuesta Era la segunda vez durante la visita que la Casa Blanca tenía que organizar un discurso sobre Irak en una base militar estadounidense, pero esta vez venía precedida por un serio revés a sus planes para mantener en pie la coalición. Horas antes el gobierno que le hospedaba había anunciado sus intenciones para retirar un tercio de los hombres que tiene en Irak, sin haber avisado previamente a la Casa Blanca. Japón también estudia medidas parecidas. Incluso el Pentágono habría recibido un plan del general George Casey para comenzar la retirada de Irak a principios del año que viene, según fuentes de la cadena CNN. Dicha retirada se llevaría a cabo por brigadas, aproximadamente de 2.000 hombres cada una, y empezaría tan pronto como se constituya el nuevo gobierno que será elegido el próximo día 15. Este plan, que se le ha entregado al secretario de Defensa Donald Rumsfeld, requiere una serie de metas políticas para poder llevarse a cabo, así como objetivos de reconstrucción y condiciones económicas, pero el Pentágono se niega a comentarlo públicamente.