Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Nacional DOMINGO 20 11 2005 ABC Interceptado un centenar de inmigrantes en Canarias y Almería b A Fuerteventura llegaron dos pateras sobrecargadas y con riesgo de zozobrar al ponerse de pie sus ocupantes; en la barcaza de Andalucía había siete menores M. NAVARRETE ABC ALMERÍA FUERTEVENTURA. Un fin de semana más las mafias de las pateras vuelven a lanzar las barcazas hacia las costas españolas. La Guardia Civil ha interceptado a casi un centenar de inmigrantes, la mayoría en Fuerteventura, entre los que había siete menores que fueron detectados en Almería. En esta provincia fueron detenidos 23 marroquíes en la noche del viernes por agentes de la Guardia Civil y de la Policía Local de Roquetas de Mar, después de que hubieran desembarcado en la zona de El Palmer, situada en las proximidades del puerto deportivo de Aguadulce. Se cree que en la zodiac viajaban entre cuarenta y cincuenta personas, algunas de las cuales lograron escapar. Todos los inmigrantes se desperdigaron por las laderas y se ocultaron entre las rocas nada más tocar la costa. Los menores han sido trasladados a centros de la Junta de Andalucía. Horas después, en torno a las diez de la mañana de ayer, el SIVE de Fuerteventura detectaba dos pateras navegando en paralelo a unas 11 millas del faro de La Entallada (Tuineje) Fueron rescatados 76 subsaharianos (34 viajaban en unas de las embarcaciones y 42 en la otra) La Guardia Civil informó de que las maniobras de rescate resultaron complicadas, dado que las barcazas iban seriamente sobrecargadas y muchos de los ocupantes se pusieron de pie en su interior al avistar el barco de Salvamento Marítimo con agentes del Instituto Armado. Los subsaharianos fueron conducidos al muelle de Gran Tarajal y más tarde al CIE El Matorral. Uno de los métodos más utilizados para eludir el control de la frontera son los dobles fondos en los coches La Policía ha descubierto a inmigrantes que intentan entrar en Ceuta escondidos entre las piernas de mujeres magrebíes, a cambio de 600 euros. La novedosa estratagema se suma a las ya convencionales de los dobles fondos en los coches, las guanteras y los pesqueros Asiáticos bajo las chilabas de las matronas marroquíes TEXTO Y FOTO: CARMEN ECHARRI CEUTA. Los inmigrantes asiáticos intentan entrar a la desesperada en España. Tanto es así que se las ingenian para burlar los controles que la Policía Nacional y la Guardia Civil llevan a cabo en la frontera de Ceuta con Marruecos, consiguiéndolo en muchas ocasiones. De hecho, se han convertido en la pesadilla de las Fuerzas de Seguridad debido a sus continuas entradas y ya son los más numerosos entre la población inmigrante localizada. A cambio de unos 600 euros, obtienen el beneplácito de las mujeres musulmanas para ocultarse debajo de sus chilabas e intentar cruzar, de esta guisa, el paso fronterizo. Estas mujeres, que entran a diario en la ciudad para comprar mercancía que luego venden en Marruecos, los ocultan entre sus piernas, los tapan con la chilaba y enfilan el camino, intentando no levantar sospechas entre los agentes, a sabiendas de que será harto complicado que los registros lleguen a tal minuciosidad. En una de sus últimas intervenciones, la Policía Nacional se topó con uno de estos casos. Un vecino de Ceuta conducía el vehículo, llevando de copiloto a una oronda mujer, de avanzada edad y que mostraba gran nerviosismo. Su comportamiento fue lo que llamó la atención a los agentes, que decidieron registrar el coche. Cuando le ordenaron a la copiloto que se levantara descubrieron a un asiático oculto bajo su chilaba. Desconocemos cuántos habrán podido pasar de esta manera, pero lo cierto es que ya nos hemos encontrado con esta posibilidad indican las fuentes policiales consultadas por ABC. Una estratagema que forma parte de un abanico inacabable. Los dobles fondos practicados en maleteros o debajo de los asientos son otra de las vías más explotadas por los asiáticos, que cuentan con el apoyo prestado en Marruecos por las mafias encargadas de prepararles los habitáculos. Si la Policía ceutí ya ha descubierto a algún asiático oculto de esta forma, la marroquí no le desmerece, ya que desde primeros de año ha detenido a más de 40 asiáticos ocultos en coches que se dirigían hacia Ceuta. Los han encontrado o bien guarecidos en huecos practicados al efecto o bien viajando como copilotos, intentando pasar inadvertidos gracias a su tez, fácilmente confundible con la de cualquier magrebí. Pese a estas vías alternativas, el grueso más importante de asiáticos Las Fuerzas de Seguridad aceleran las investigaciones para frenar lo que denominan efecto llamada que logra llegar a la ciudad lo hace por mar, a bordo de embarcaciones y, últimamente, como nueva variante, en barcos de pesca simulando formar parte de la tripulación. Para ello cuentan con la connivencia de marineros marroquíes que permiten su entrada en el barco. Ya durante el pasado verano los asiáticos conseguían introducirse en Ceuta ocupando pequeñas pateras y embarcaciones semirrígidas tipo zodiac, pero ahora ya no dudan en ocupar barcos de pesca entremezclándose con su tripulación. Las Fuerzas de Seguridad han reconocido la presión asiática, encuadrándola ya en un claro efecto llamada lo que ha motivado la aceleración de investigaciones en aras a vetar un flujo que es constante y que ya se refleja en las sedes de las ONG, dedicadas a ayudar a los inmigrantes, que se están topando, en su mayoría, con asiáticos. Al margen de estas entradas más o menos organizadas, siguen produciéndose los típicos hechos aislados de asiáticos que son acercados hasta las costas realizando el último tramo hasta la orilla a nado. Llegan solos, sin documentos ni dinero, con la ropa mojada a puntos negros como la barriada del Recinto donde los vecinos ayudan como pueden a estos sin papeles más perdidos que el resto. Su único destino, el centro de estancia temporal.