Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 DOMINGO 20 11 2005 ABC Nacional Batasuna intenta convertir el macrojuicio de ETA en altavoz de su oferta de negociación Los dirigentes han transmitido a sus bases que la vista no torpedeará la propuesta de Anoeta b Los 56 acusados de pertenencia El juicio en cifras La vista contará con 56 acusados, aunque inicialmente eran 62. El número se ha reducido porque uno de los encausados ha fallecido, dos están incapacitados, otros dos se encuentran presos en Francia y otro huido. De los 56 que sí estarán presentes en la vista, 53 están en libertad y tres en prisión (no por ésta, sino por otras causas) Estos tres acusados serán conducidos a las dependencias de la Audiencia Nacional en la Casa de Campo en un furgón policial. Doce abogados asumirán la defensa de todos los acusados, lo que supone una media de cuatro procesados por letrado. Se estima que la duración del juicio puede ser de entre cinco y ocho meses. Las sesiones se reparten entre las mañanas y tardes de los lunes y martes y sólo las mañanas de los miércoles. El sumario del entramado etarra se compone de 600 tomos y más de 200.000 folios. La causa está dividida en varios apartados: el que se refiere al frente político- institucional (Ekin- KAS) al mediático- cultural (Egin, Orain) al internacional (Xaki) y al de desobediencia (Zumalabe) Las penas que solicita el fiscal, Enrique Molina, van desde los 10 a los 51 años de prisión, que es la que pide para Xabier Alegría, acusado de pertenencia a organización terrorista y otros delitos contra la Hacienda Pública y Seguridad Social. o colaboración con ETA aprovecharán la presencia de la prensa internacional para transmitir el mensaje de opresión al pueblo vasco J PAGOLA MADRID. Los dirigentes de ETA- Batasuna han transmitido a sus bases que el macrojuicio contra el entorno político, social y cultural de la izquierda abertzale (que comienza mañana) aunque dificulta las vías de comunicación entre los diferentes agentes implicados en la resolución del conflicto y enrarece el clima de distensión necesario, no hará saltar por los aires el proceso de negociación en ciernes. Más bien al contrario. El objetivo es utilizarlo como altavoz para difundir su oferta de Anoeta, en la que plantean dos mesas paralelas de negociación: la que siente a los partidos para abordar la unidad territorial y soberanía, y otra en la que el Gobierno y ETA hablen de desmilitarización y presos. Fuentes antiterroristas consultadas por ABC consideran que, en la actual coyuntura, lo que sí puede romper la dinámica prenegociadora es, por ejemplo, que la banda constate que no hay forma de desbloquear el proceso, porque el Ejecutivo no se decide a mover ficha, y que compruebe que esa situación de enquistamiento le perjudica- -las pistolas se oxidan- mientras beneficia al Gobierno en su pretensión de llegar a las elecciones de 2007 sin atentados con víctimas mortales. Xabier Alegría, el principal acusado, encabeza una manifestación contra este juicio zar en el proceso y que está al margen de las actuaciones judiciales- -incluso algunos de estos sumarios no los ve con buenos ojos- han podido contribuir a que los proetarras no los interpreten como una medida de presión del Ejecutivo para una negociación a la baja. Otra cosa es que, en sus declaraciones públicas, los batasunos acusen al Gobierno de utilizar la Justicia como ariete de la represión Así las cosas, y asumido como un hecho inevitable, los dirigentes de ETABatasuna quieren utilizar el macrojuicio como altavoz de sus reivindicaciones y, en concreto, de su oferta de Anoeta como aportación al proceso de negociación que debe desembocar en acuerdos para solucionar el conflicto A falta de representación institucional, se intentará aprovechar la vista como plataforma propagandística. que avance a través de dos carriles: la mesa en la que se den cita los partidos políticos vascos para abordar la unidad territorial del País Vasco, Navarra y País Vasco francés, y su derecho a la autodeterminación, y la mesa que siente al Gobierno y ETA para hablar de abandono de las armas y solución para los presos y huidos. El pasado 9 de noviembre, la periodista Teresa Toda y el abogado Íñigo Elkoro adelantaban que el macrojuicio, además de ser un altavoz del futuro libre y en paz que merece Euskal Herria será la tumba de la estrategia represiva Además de difundir la oferta de Anoeta, los batasunos, del entorno político, social, cultural e internacional de la banda terrorista, aprovecharán la presencia de periodistas extranjeros para transmitir el mensaje de que en España se persiguen las ideas- -qué mejor ejemplo que 56 políticos sentados en el banquillo de los acusados- que se trata de acallar la voz de un pueblo- -el vasco- que no hay democracia y, por tanto, que urge una segunda transición que reconozca la soberanía del País Vasco. La utilización de los juicios con fines propagandísticos por parte de ETA- Batasuna tampoco es una novedad. Los terroristas que ya han sido condenados acuden a los juicios con objetivos que nada tienen que ver con su defensa. Así, o se dedican a amenazar a los jueces, o aprovechan la circunstancia para reivindicar sus soflamas, o provocan incidentes para ser expulsados de la sala. Mensajes socialistas Otros reveses para la izquierda abertzale- -el propio macrojuicio de Ekin o las diferentes causas pendientes contra Otegi- como antes lo fueron la anulación de Aukera Guztiak o la imputación a Díez Usabiaga, incluso la detención de pistoleros, con ser obstáculos, no suponen en la actual estrategia del complejo ETA un torpedo contra la línea de flotación del proceso de negociación, dicen las citadas fuentes. Las declaraciones realizadas recientemente por los propios dirigentes de Batasuna corroboran este análisis. Primero Otegi y, este viernes, Pernando Barrena, afirmaban que estos sumarios contra la izquierda abertzale, pese a demostrar que el Gobierno de Zapate- La Ertzaintza investiga la explosión de un artefacto de escasa potencia en una fábrica de bicicletas de Vitoria ro mantiene la estrategia de guerra no frenarán las expectativas de una negociación. Incluso Otegi, cuando hace escasas fechas aludía a los riesgos existentes en la actual fase del proceso, no citaba entre estos las actuaciones judiciales. Estos medios sostienen que diferentes mensajes enviados desde el PSOE a Batasuna, en el sentido de que el Gobierno tiene firme voluntad de avan- Avanzar por dos carriles Las 56 personas que se sentarán en el banquillo están acusadas de pertenecer a ETA (o, en su caso, colaborar con la banda) así como de otros delitos contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social, lo que les ha llevado a enfrentarse a penas que van desde los 10 a los 51 años de cárcel. Esta última es la petición que el fiscal, Enrique Molina, hace para Xabier Alegría, a quien considera enlace entre el frente políticoinstitucional (Ekin) y ETA. Pocos albergan dudas de que los procesados aprovecharán sus declaraciones ante la Sala para exponer la necesidad de encauzar una negociación