Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 20 11 2005 Opinión 5 CARTA DEL DIRECTOR IGNACIO CAMACHO EL DESPLOME Se le está escapando a chorros el crédito del poder. El presidente está en ese momento delicadísimo en que un dirigente público ve cómo cuaja una imagen demoledora en el espejo de la opinión pública. La calle empieza a verlo como un gobernante errático, preso de las minorías, al que está a punto de írsele el país de las manos Toda fácil caída es precipicio (Luis de Góngora) E cae. Y bastante deprisa, en una caída constante y progresiva. Cae en confianza, en valoración personal, en expectativas de voto. Encuesta tras encuesta, el crédito del presidente Zapatero se desploma a una velocidad preocupante para quien sólo lleva año y medio de Gobierno, ese tiempo en el que un hombre recién llegado al poder suele desplegar sus estados de gracia. La sonrisa, el talante, el diálogo, toda esa fachada cosmética y amable de los primeros meses se está desmoronando ante la terca realidad de un clima de inquietudes, zozobras y fracasos. Y aparece, entre la bruma del desasosiego colectivo, la pavorosa sensación de que no hay nadie en el puente de mando de un Gobierno entregado a la deriva errabunda de los nacionalismos, las minorías y los radicalismos. Es sabido que el nuestro es un país de juicios volátiles y opiniones contingentes, pero desde el mes siguiente a su inesperada victoria, apenas disipado el humo de las bombas que le llevaron en volandas hasta la cima, la curva de prestigio del presidente no ha dejado de bajar con apenas un leve repunte en el primer trimestre de este año, cuando el rechazo al plan Ibarretxe le dio un oxígeno tan engañoso como provisional. La línea de confianza de los españoles en Zapatero, que ABC presentaba el viernes en su portada con la contundente simpleza de un gráfico obtenido a partir de las oleadas trimestrales del CIS, es la de una empresa en quiebra técnica. Y está ya en ese punto en que saltan todas las alarmas y los accionistas se rebelan contra el gerente presos del pánico. sean aún más graves los indicadores. Algunos socialistas lúcidos tratan de buscar el lado positivo de esta tormenta en la esperanza de que le sirva al presidente para entender que ha llegado el momento de girar el timón. Pero lo peor es que quizá el timón no esté en sus manos, sino en las de esos socios desaprensivos que se aprovechan de su debilidad para conducir la nave hacia la escollera de sus intereses. Y a ellos no les importa que embarranque, porque tienen preparados los botes de salvamento. Se los está fletando el propio Zapatero. El desplome es tan rápido que, para su suerte, aún no ha dado tiempo a que la oposición se erija en alternativa de poder. Pero está entera, mucho más de lo que se esperaba tras la debacle del 14 de marzo. Pisándole los talones al Gobierno, echándole el aliento en la nuca. En condiciones incluso de ganar por la mínima en unas elecciones que difícilmente volverán a registrar los índices de participación que permitieron el vuelco de 2004. Y ello sin haber hecho aún más que ejercer la crítica, sin haber levantado un proyecto de alternancia. Ésa va a ser la auténtica piedra de toque de Mariano Rajoy. A partir de ahora, en sus manos va a estar buena parte de la responsabilidad que significa convertir el desaliento ciudadano ante un Gobierno inepto en la esperanza de un relevo razonable. Zapatero y los suyos le han facilitado bastante las cosas; si los socialistas hubiesen estado a la altura de sus expectativas, el Partido Popular estaría hecho un guiñapo. Ahora, la deriva gubernamental le ha puesto en la rampa de lanzamiento hacia el poder. S Como no podía ser de otro modo, el Estatuto catalán ha hecho crisis en la opinión pública. El gobierno ha ordenado al CIS que no preguntara por el polémico proyecto, pero la respuesta ha aflorado sin necesidad de plantear cuestión alguna. El infierno es ese lugar en que te dan las respuestas antes que las preguntas, escribió Bukowsky. Y el presidente acaba de comprobarlo. Treinta puntos de confianza perdidos en sólo 18 meses. No sólo por el Estatuto. Zapatero, como Aznar, ha perdido el oído de la calle, como acertadamente le señaló esta semana Ruiz Gallardón, aprovechando para meter su clásico rejón de autocrítica. Pero Aznar, al igual que Felipe González, tardó seis años en quedarse sordo. Y a su sucesor- -González dixit- -le han bastado seis meses. En octubre de 2004 ya había perdido 14 puntos desde los eufóricos 66,8 de abril. Y en el año restante se ha caído otro tanto, hasta contar ya sólo con el 38 por ciento de respaldo ciudadano. El Estatuto, sí, pero no sólo eso. El problema no es sólo el Estatuto. El problema es que la gente se está dando cuenta de que detrás de la sonrisa no había un plan de gobierno, ni un equipo capaz de hacerse cargo de la responsabilidad del poder, ni un proyecto que vaya más allá de algunas leyes gratuitas y de un revisionismo absurdo. El problema es que la ciudadanía ha percibido que no la están gobernando, que no hay propuestas concretas para los problemas de un país desarrollado que necesita encarar los desafíos de su papel en un mundo cada vez más competitivo. Y que la única prioridad de su Gobierno parece ser un enredo incomprensi- Las encuestas envían un mensaje bastante claro al respecto: el Gobierno se cae y la oposición aguanta, pero aún no emerge con claridad como una opción de recambio. Por eso la tarea de Rajoy ha de consistir ahora en combinar su ariete destructivo José Luis Rodríguez Zapatero, herido por el rayo descendente de las con la construcción de un proyecto encuestas realizadas por el CIS desde la primavera de 2004 en el que los españoles puedan confiar por su propio valor intrínseco, no sólo como escapatoria ante el desasosiego. Está en ble con el modelo del propio Estado, que le marcan un momento dulce para ello, sobre todo porque el desde fuera unos aliados nacionalistas descomproEstatuto se ha convertido en una trampa para Zapametidos con el proyecto común de España. tero: si no sale, mal, y si sale puede ser aún peor en Por ahí se le está escapando a chorros a los socialiscuanto que el PP sea capaz de continuar percutientas el crédito del poder. El presidente está en ese modo sobre la evidencia de que ese proyecto consagra mento delicadísimo en que un dirigente público ve unos privilegios inaceptables que rompen el concepcómo cuaja una imagen demoledora en el espejo de to de una nación de ciudadanos iguales. Pero necesila opinión pública. Le pasó a Aznar cuando su eufota más. Necesita propuestas, ideas, planes. Necesita ria cesárea se transformó en un aura autoritaria que plantear a los ciudadanos una alternativa que los le destrozó ante las jóvenes generaciones. Sus adverilusione más allá de la simple necesidad de hacer las sarios le machacaron por ese flanco a través de podecosas razonablemente y poner orden en este delirio. rosas terminales mediáticas, y acabaron con él tras De aquí a febrero- -cuando el Estatuto entre en la el shock trágico del 11- M. Lo asombroso de Zapatero Comisión Constitucional y el PP celebre su Convenes que se está cayendo él solo, pese a controlar la mación para buscar ese proyecto de alternancia- -van yoría de las televisiones y gran parte de los medios a transcurrir unos meses decisivos. En ellos se sade opinión. Que la calle empieza a verlo como un gobrá si este estado de opinión y alarma tiene o no bernante errático, preso de las minorías, al que está punto de retorno. Si Zapatero tiene frescura y reflea punto de írsele el país de las manos. jos para rectificar, si está objetivamente en condiciones de hacerlo o si, como dejó escrito Arthur MiLa encuesta del CIS que ha encendido las luces rojas ller en El precio hay hombres que no suben desen el PSOE y en Moncloa se efectuó antes del debate pués de caer. Quizá porque no pueden devolver el del Estatuto y de que asomaran de nuevo las ominoprecio que pagaron por la subida. sas sombras de corrupción que afloran por la trama director abc. es socioeconómica del socialismo catalán. Hoy quizá