Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 19 11 2005 Espectáculos 71 El día en que la música nos aburra, la dejaremos y nos volveremos a casa El dúo Estopa publica su cuarto disco, Voces de ultrarumba b Este trabajo es Estopa en esta- JAZZ XXII Festival de Madrid Concierto de Maria Schneider Jazz Orchestra. Lugar: Centro Cultural de la Villa de Madrid. do puro- -dicen los hermanos Muñoz- Nos gusta lo que hacemos, así que para qué vamos a cambiar... ¿Pa cagarla? JULIO BRAVO MADRID. ¿Para qué vamos a cambiar? ¿Pa cagarla? Toda una declaración de intenciones la que expresa José Muñoz, la mitad del dúo Estopa. Se refiere a Voces de ultrarumba el cuarto disco que sacan al mercado estos dos hermanos barceloneses, y que el lunes se pone a la venta. Lo califican de el más perfecto Estamos- -asegura José- -muy contentos y satisfechos de cómo ha quedado. Hemos trabajado muy a gusto, en casa, lo hemos hecho con calma, y eso se nota en el resultado final Voces de ultrarumba insiste, es Estopa en estado puro. A los que les gusta Estopa, les va a encantar. A los que no les gustemos, lo van a aborrecer. Pero nosotros creemos que debemos ser fieles a nosotros mismos; nos gusta lo que hacemos, y eso es fundamental para que le guste al público. El día en que esto nos aburra, lo dejaremos y nos volveremos a casa. Para nosotros la música es como un hobby Nos juntamos a componer como si nos juntáramos a jugar en la consola. Primero estás a gusto con tu guitarrita, y luego ya viene el factor ponerse los pelos de punta al escuchar la canción La naturalidad y la frescura son dos de los factores que han hecho triunfar a Estopa desde que aparecieran en el panorama musical español, ahora hace seis años. No les ha costado mantener la esencia, aseguran, en un mundo tan mercantilizado como el discográfico. Desde el principio nos han tratado con muchísimo respeto y nos han dejado ser nosotros mismos. Si no hubiera sido así, probablemente lo hubiéramos dejado hace tiempo Sí han tenido que sucumbir a los UN JARDÍN CON MÚSICA LUIS MARTÍN Los hermanos David y José Muñoz vuelven con su cuarto disco nuevos soportes. Esta semana, se instalaron en Madrid y Barcelona sendos stands en los que los fans de Estopa podían descargarse fragmentos de las canciones de Voces de ultrarumba en el teléfono móvil. La idea no es nuestra- -reconocen- pero nos parece estupendo usar las posibilidades que nos ofrecen las nuevas tecnologías para difundir la música, y con este sistema la gente puede oir un trozo de las canciones y saber si les gustan antes de comprarse el disco Las cifras de ventas de sus tres anteriores trabajos discográficos son suficientemente reveladores de su éxito: ABC 2.700.000 ejemplares. No les da vértigo ni les condiciona. Cuando nos ponemos a componer no pensamos en que esa canción vaya a ser parte de un disco. La escribimos y ya está. El proceso de selección viene más tarde. Así nos quitamos la presión Componer es, según José Muñoz, el mejor momento de todos. Crear una canción de la nada es lo más emocionante. Luego vienen los arreglos y la grabación, que son también muy divertidos, y disfrutamos muchísimo del bautismo del disco en directo y del contacto con la gente. Pero el momento mejor es el de la composición arcelona, Gijón, Orense y Madrid han sido las cuatro ciudades que han disfrutado de la última entrega de una de las grandes arreglistas y directoras de orquesta del jazz contemporáneo, la sin par Maria Schneider. Como singularidad, que está haciéndola famosa en los últimos meses, la artista estadounidense presentaba los temas de un álbum titulado Concert in the garden recientemente premiado con un grammy y distribuido exclusivamente a través de la red. Todo un avance. Tanto como la música que, en este trabajo, ha incluido la rubísima directora: en su mayor parte, obras de aliento hispano- brasileño. El concierto nos ha presentado a una Maria Schneider en plena forma, entregada a lo anchuroso del fraseo que consigue con sus exquisitos arreglos, y abandonada a la maestría de los trece instrumentos de viento- ocho de metal y cinco de madera- y a la compacta sección rítmica de piano, guitarra, contrabajo y batería, que componen su orquesta. La velada tuvo en la suite Three romances el momento, probablemente, más apabullante. Y también- -sin duda, por la complicidad- -en Bulería, soleá y rumba Fueron varios, asimismo, los solistas que llevaron a cabo una exposición admirable de estas obras, escoradas siempre hacia una musicalidad que sólo es posible describir como auténticamente apasionada. Yo me quedaré únicamente con unos pocos nombres: la trompetista Ingrid Jensen, el trombonista Rock Ciccaronne y el tenorista Donny McCaslin, siendo este último el que dio la campanada en la velada con un solo verdaderamente efusivo. B