Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 19 11 2005 Cultura 69 Científicos de California identifican varios fragmentos del cráneo de Beethoven Se trata de dos piezas de ocho centímetros con alto contenido en plomo b Paul Kaufmann heredó los huesos hace doce años de un tío que fue médico en Viena y que participó en la segunda exhumación del músico, en 1863 DPA SAN FRANCISCO. Varios fragmentos de cráneo fueron identificados por científicos de California como pertenecientes al compositor alemán Ludwig van Beethoven (1770- 1827) Por primera vez el mundo se entera ahora de a dónde fueron a parar estos fragmentos explica William Meredith, director del Instituto Beethoven de la Universidad de San José, en el San Francisco Chronicle Meredith recibió los dos fragmentos de ocho centímetros para su análisis del californiano Paul Kaufmann. Éste los heredó hace 12 años, pero en un principio no se tomó en serio la referencia de que se trataba de huesos de Beethoven. Un tío lejano del estadounidense trabajaba en 1863 como médico en la Universidad de Viena. En ese momento, tuvo lugar una exhumación y un segundo entierro del compositor, fallecido en 1827, en el que los fragmentos del cráneo no fueron colocados en el ataúd. Una comparación del ADN de los huesos y de un rizo del cabello del artista, que también está en manos del instituto, demostró ahora, según los científicos, su autenticidad. El análisis reflejó también un alto contenido de plomo, que ya se había detectado en 2000, en pruebas realizadas a los cabellos. Beethoven sufrió y murió como consecuencia de una intoxicación por plomo, según los expertos. Eso explicaría su sordera temprana y sus muchos problemas de salud. Al igual que el mechón de cabello, también los huesos del cráneo atravesaron toda una odisea. Un tío lejano de Kaufmann los adquirió en 1863 en la exhumación de Beethoven. Los restos del músico, tratados como una reliquia, fueron pasando de generación en generación y estuvieron, entre otros lugares, en Hawaii, Estados Unidos, Francia y, de nuevo, en Estados Unidos. Allí, Kaufmann los prestó al instituto. De momento, no está previsto que los fragmentos óseos sean expuestos en público, comunicó la universidad. Imagen del cráneo de Beethoven Manuel Oliveira, nuevo director del Centro Gallego de Arte Contemporáneo ÉRIKA MONTAÑÉS SANTIAGO. Fue el mismo día de la apertura de la temporada de otoño en el Centro Gallego de Arte Contemporáneo (CGAC) cuando trascendió que Miguel Fernández- Cid había sido destituido- -vía motorista con cese en mano- -de su cargo como director del museo santiagués. La Consejería de Cultura alegaba que quería imprimir aires más galleguizados al museo. Aunque su nombre no figuraba a priori en las quinielas, el departamento autonómico ha confiado la labor de insuflar esos nuevos vientos a Manuel Oliveira, conocido de la casa pues ya ejercicó como jefe del Servicio Pedagógico del CGAC entre 1998 y 2001, periodo durante el que fue comisario de la muestra Lost in Sound la segunda más visitada en la historia del centro. Desde entonces y hasta hace unos meses, este gallego licenciado en Historia del Arte ejerció como director del centro de producción de artes visuales y multimedia Hangar de Barcelona.