Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 Sociedad LA NEGOCIACIÓN DE LA REFORMA EDUCATIVA SÁBADO 19 11 2005 ABC RAIMUNDO BENZAL Portavoz de Educación del Grupo Parlamentario Socialista LUIS CARBONEL Presidente de Concapa Algunos no quieren venir a negociar Queremos llegar al máximo consenso posible para lograr la estabilidad del sistema educativo dice Raimundo Benzal, pese a la demora de los grupos del 12- N en responder. TEXTO: M. ASENJO FOTO: EFE Si Zapatero nos miente volveremos a la calle Asegura que la reunión con el Partido Socialista obedece a obligaciones en la agenda de los convocantes y que no es una excusa porque tenemos todo el afán del mundo de negociar TEXTO: R. BARROSO FOTO: SIGEFREDO MADRID. Creo que ha habido una desconvocatoria inexplicable e improcedente por parte de los grupos que teníamos convocados para hoy ayer ya que el jueves por la noche nos dijeron que sí y el presidente de Concapa se ofreció para ser el que convocara a los demás o al menos el que advirtiera de esta reunión afirma el portavoz de Educación del PSOE en el Congreso de los Diputados, Raimundo Benzal. ¿Y qué sucedió después? -La sorpresa fue que a media mañana de ayer, cuando llamamos a confirmar si habían recibido nuestro mensaje, Concapa y CECE, por un lado, y USO, por otro, desconvocaron la reunión prevista, a la que otras organizaciones estaban dispuestas a asistir. ¿Y que explicaciones dieron? -El presidente de Concapa argumentó que el jueves no tenía la agenda delante y no sabía que ayer tenía otra actividad. Y eso contrasta mucho y mal con la actitud del jueves, que fue mucho más receptiva y positiva. Además, implicaba a CECE que, con menos rigidez, habló también de un compromiso para participar en la misma actividad. ¿Qué les parece la justificación? -Les dijimos que una organización tan potente y con recursos humanos suficientes podía disponer de personas para ambos actos. ¿Y USO? -Ha firmado un fax en nombre de todos, pese a que no todos se reconocen en él, desconvocando esa reunión. ¿Qué sucede entonces? -Evidentemente, hay descoordinación y ganas de no venir a la reunión que teníamos prevista, porque el fax no argumenta razones de agenda sino de otro tipo. El que los motivos sean tan distintos no tiene sentido. ¿Qué se pretendía con esta reunión? -Para nosotros era muy importante recibir información de primera mano, porque de la reunión con la Presidencia del Gobierno se salió con la indicación de que el Grupo Parlamentario se pusiera en funcionamiento para recibir y oír lo que tenían que comentarnos los grupos convocados y tenerlo en cuenta en el debate de las enmiendas en Comisión. ¿Y ahora, qué? -Que la Comisión empiece el martes no es un obstáculo porque todavía falta mucho recorrido de la ley, que no tiene la imperiosidad del retraso de la Comisión. Hubiera sido mejor tener su opinión antes, pero si no quieren, El Parlamento es soberano y tiene previstas unas sesiones reglamentariamente aprobadas, cuyo retraso nadie puede imponer tendrá que ser después. -Piden una respuesta por escrito a sus propuestas... -Vamos a estudiarlas, pero la solución a este tema desde un ámbito parlamentario no puede darse con imposiciones. No creemos que eso sea de recibo. El Parlamento es soberano y tiene previstas unas sesiones reglamentariamente aprobadas, cuyo retraso nadie puede imponer. ¿Se ha quebrado en algo su disposición al diálogo? -Esa disposición está siempre. Lo dijo el presidente del Gobierno, el secretario de Estado de Comunicación y lo dice y lo practica el Grupo Parlamentario. Queremos llegar al máximo consenso posible para lograr al estabilidad del sistema educativo. ¿Y si estos grupo persisten es su negativa? -Tienen legitimidad para hacerlo y nosotros respetamos sus decisiones, pero es su responsabilidad y en ella no podemos entrar. No obstante, eso debe tener un día después y deben explicar a la sociedad su actitud. -Con todo, tienen ustedes confianza en llegar a acuerdos? -Estamos poniendo toda de nuestra parte para que así sea. Y estamos dispuestos a recibir a todos. MADRID. La promesa que este pasado jueves hizo Zapatero a los convocantes del 12- N de que el tiempo no sería un obstáculo para la negociación ha sido tomada al pide de la letra por estas organizaciones que proponen celebrar el primer encuentro con el PSOE a partir del próximo martes y no ayer como estaba previsto. El presidente de Concapa, Luis Carbonel, explica a ABC qué esperan y qué pasos se van a seguir dando en las negociaciones con el Gobierno. -La reunión estaba prevista en la tarde de ayer, ¿por qué ese cambio de planes? -No es ningún cambio. Se están dando mensajes contradictorios. No podíamos reunirnos hasta después del martes y, además, hemos propuesto al PSOE que responda a los planteamientos que le hemos hecho. Nada más. ¿Pero están todas las organizaciones convocantes de acuerdo con posponer esa negociación? -Algunos de los representantes no podíamos acudir a la reunión prevista porque teníamos compromisos adquiridos desde hace tiempo. No es ninguna excusa. Es la verdad. Tenemos toda la voluntad del mundo de reunirnos con el PSOE, no hay ningún afán de no hacerlo. -Simplemente se trata de un aplazamiento... -Exacto. Aquí nadie tiene voluntad de lo contrario, por nuestra parte se harán tantos esfuerzos como se puedan para llegar a acuerdos. ¿Qué confían lograr en esas negociaciones? -Habrá que esperar a que tengan lugar para poder hablar. -Pero ¿hay esperanzas? -Sólo tengo un moderado optimismo en ellas porque durante muchos meses nos han dicho que había diálogo y no era verdad. Espero que esta vez sí que sea cierto. -Si a cambio de un pacto educativo el Gobierno pidiera claudicar en algunos puntos planteados y hubiera que optar por Religión o libertad de elección de centro, ¿cuál sería sería la elección? -No voy a contestar voluntariamente en esa pregunta. ¿Quiere decir que ambas serían innegociables? -No voy a contestar. Esperaremos primero a trabajar con el Grupo Socialista. Es un tema que no quiero que se perjudique por interpretaciones de nadie. Tengo un moderado optimismo en las negociaciones porque durante muchos meses nos han dicho que había diálogo y no era verdad -Las posiciones están bastante encontradas; ¿no le parece que se está tensando la cuerda más de lo que se debería? -No. Tuvimos en la calle a dos millones de personas que representan a toda la sociedad. Eso fue así por más que alguien lo quiera desdecir o pintar de otra forma. Una amplia mayoría social estuvo allí y nos sentimos muy respaldados y el que no sepa ver eso tiene un problema serio. -Habla de respaldo. ¿Qué opinión le merece la reducida presencia de obispos en la manifestación? -Como ciudadanos que son tienen derecho a defender la Constitución. Hay asuntos que son innegociables. Ningún ciudadano va a permitir, y nosotros tampoco, que se vulneren derechos constitucionales. Hemos entregado al Gobierno nuestras propuestas, que son claras y se llega a acuerdo o no se llega. ¿Y si no se alcanza? -Entonces se vivirá un momento mucho más serio... -Hablamos de una nueva convocatoria en la calle... -Claro. Pero esta vez saldríamos porque nos habrían engañado. Y quien nos habrá mentido será el propio presidente del Gobierno.