Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 19 11 2005 Internacional 31 Irán disponía ya en 1987 de indicaciones técnicas para construir un arma nuclear Nuevas preocupaciones sobre las intenciones reales de Teherán ANTONIO SÁNCHEZ SOLÍS CORRESPONSAL VIENA. A falta de una semana para que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) retome el debate sobre si denuncia o no a Irán ante el Consejo de Seguridad de la ONU, siguen apareciendo nuevas informaciones sobre el conflictivo programa atómico iraní. Ayer, el director del OIEA, Mohamed el Baradei, envió un informe a los 35 miembros de la Junta de Gobernadores en el que asegura que entre la documentación facilitada por Irán se encuentran las instrucciones para moldear uranio en distintos estados (enriquecido, natural o empobrecido) en forma de piezas hemisféricas. Estas indicaciones técnicas son, según fuentes diplomáticas occidentales recogidas por la agencia Reuters, un verdadero libro de cocina sobre cómo fabricar un arma atómica. Aunque otras fuentes afirman que esas descripciones son una mínima parte de las necesarias para fabricar el arma atómica, el embajador de Washington ante el OIEA, Gregory Schulte, indicó en un comunicado que el documento abre nuevas preocupaciones sobre las intenciones nucleares de los ayatolás. go se obtiene el uranio enriquecido que alimenta tanto centrales nucleares como armas. En septiembre, el OIEA instó a Teherán y a su presidente, Mahmud Ahmadinejad a suspender voluntariamente todo experimento de enriquecimiento de uranio. Aunque la actividad no está prohibida, ni Irán ha llegado a culminar el proceso, la UE ha realizado varias ofertas, rechazadas por Teherán, que le garantizan el acceso a tecnología nuclear pero le niegan poder fabricar su propio combustible. Así las cosas, desde el OIEA se ha vuelto a insistir en la necesidad de que Irán colabore más y mejor para poder despejar las dudas que aún quedan sobre la naturaleza de su programa atómico. Mahmud Ahmadinejad REUTERS De Pakistán a Teherán Por su parte, Irán asegura que esas instrucciones llegaron a sus manos en 1987 sin ser solicitadas y a través de la red organizada por el paquistaní Abdul Kadeer Khan, padre de la bomba atómica de ese país, para traficar con material y tecnología nuclear. En cualquier caso, ese material no había salido a la luz hasta ahora pese a que los técnicos del OIEA investigan desde hace tres años si el programa iraní tiene objetivos militares o sólo civiles. Aunque el informe del El Baradei, al que tuvo acceso este periódico, reconoce que Irán ha facilitado información y permitido inspecciones a los técnicos del OIEA, la aparición del documento da más argumentos a Estados Unidos y sus aliados europeos para denunciar al país ante la ONU. Irán siempre ha insistido en que su programa nuclear es exclusivamente civil y sólo busca satisfacer la creciente demanda energética del país. Sin embargo los 20 años en los que mantuvo ocultos sus experimentos nucleares le valieron el pasado mes de septiembre una resolución del OIEA en la que se establece claramente que Teherán incumplió sus obligaciones como signatario del Tratado de No- proliferación (TNP) nuclear. Un incumplimiento que, según los estatutos de este organismo de la ONU conllevaría la automática remisión del caso al Consejo de Seguridad, facultado para dictar sanciones contra Irán. Además, en el informe de El Baradei, se confirma que Irán mantiene operativa la planta de Isfahán, donde se procesa el gas de uranio del que lue-