Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 SÁBADO 19 11 2005 ABC Nacional Teresa Fernández de la Vega, junto al ministro del Interior, José Antonio Alonso, durante la rueda de Prensa posterior al Consejo EFE El PSOE dedicará su Ejecutiva a la autocrítica para intentar frenar el desgaste de Zapatero Quiere potenciar la imagen de algunos ministros y evitar que cale más la eficacia del mensaje del PP preocupa más que una parte de sus votantes se abstenga por perder la confianza que el aumento de apoyo al PP, que ven coyuntural MANUEL MARÍN MADRID. El PSOE y el Gobierno se resisten a ofrecer una imagen pública de pesadumbre a la vista de los datos de las recientes encuestas- -la última la del CIS dada a conocer anteayer- que apuntan a un acelerado y progresivo desgaste de la imagen de José Luis Rodríguez Zapatero, a un desconocimiento generalizado del Ejecutivo y a una contestación social de su gestión cada vez más amplia. Pero intramuros del PSOE ya están surgiendo voces de alarma que temen que ese deterioro no tenga un origen coyuntural -el Estatuto catalán, los episodios con inmigrantes en Ceuta y Melilla, la LOE, los créditos impagados por el PSC... -y termine convirtiéndose en un pesado baldón difícil de levantar si no se produce un decidido y b A los socialistas les urgente viraje tanto en la acción de gobierno como en su proyección hacia la sociedad. Su temor es que los mensajes catastrofistas del PP estén calando más que los tranquilizadores de Zapatero. O más bien, que Zapatero no esté gestionando con acierto las exigencias de sus socios de gobierno y que no combata con eficacia ni las embestidas del PP, ni las quejas de algunos sectores de la ciudadanía que se han movilizado con éxito contra el Ejecutivo, ni las duras críticas desde algunos medios de comunicación. Temen por tanto que más allá de estos gajes del oficio inherentes a la labor de cualquier gobierno en el día a día, Zapatero esté generando desconfianza real entre su propio electorado. na parte de su próxima reunión, el lunes, a hacer autocrítica y recuento de daños. Zapatero presidirá la reunión, escuchará las quejas constructivas y ofrecerá soluciones y estrategias a corto plazo para que nadie interprete que encaja los golpes con simple resignación. El PSOE se autoexige más aplomo y decisión Lo que sí parece descartarse por ahora en el seno del PSOE es una crisis de gobierno en estos momentos y así lo ratificó ayer en declaraciones a Antena 3 el secretario de Organización socialista, José Blanco. Los cálculos de algunos socialistas pasan por que, de producirse cambios en el Ejecutivo, no tendrán lugar hasta mayo o junio del año que viene, una vez superado el escollo del Estatuto y cuando empiece a especularse con la confección de listas para las elecciones autonómicas y municipales de 2007. Sólo entonces será previsible la salida de ministros del actual Gobierno para encabezar, en algunos casos, listas en comunidades o alcaldías que el PSOE juzga claves para sus intereses. Moncloa y la imagen de los ministros Los toques de atención que recibirá Zapatero desde su propio partido para tomar nota partirán de una doble perspectiva: primero, la necesidad de relanzar la imagen pública de la mayor parte de los ministros del gabinete para que su gestión no quede inédita y para evitar que sólo se visualice cuando causa problemas a Moncloa, que, además, tiene que tratar de resolver en persona Zapatero, con la erosión que ello representa para él. La visión de una Moncloa apagafuegos no esconde, sensu contrario, sino una imagen de ineficacia del resto de áreas del Ejecutivo. En segundo lugar, el miedo del PSOE no alcanza tanto al incremento de respaldo social que experimenta el PP, que sí juzgan coyuntural escuda- Quejas constructivas Con el objetivo de buscar fórmulas que serenen los ánimos en el seno del partido y que impidan la desmoralización del sector progresista de la ciudadanía que el 14- M renunció a su tradicional abstención para votar a Zapatero, la dirección federal del PSOE dedicará bue- En el PSOE se descarta una crisis de gobierno ahora, pero no en primavera tras la aprobación del Estatuto