Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
112 VIERNES 18 11 2005 ABC Gente Stefano Pilati: No busco vestir a estrellas Año y medio después de suceder a Tom Ford en Yves Saint- Laurent Rive Gauche, el creador italiano no para de recibir reconocimientos. Anoche fue distinguido en Madrid como mejor diseñador internacional TEXTO: SILVIA CASTILLO FOTO: JUAN MUÑOZ Carlos Menem ha decidido que para superar la crisis sentimental con Cecilia Bolocco la mejor manera es darle un hermano a su hijo Máximo. El ex presidente, que parece haber hecho propósito de enmienda, está estos días más unido que nunca a la ex Miss Universo. Incluso fue a cenar con ella a casa de sus suegros. Ha ce un año era prácticamente un desconocido y hoy es uno de los nombres más influyentes en el mundo de la moda. En marzo de 2004 fue designado sustituto de Tom Ford al frente de Yves Saint- Laurent Rive Gauche, un caramelo envenenado, ya que el texano se fue de la casa en olor de multitudes. Sin embargo, Stefano Pilati ha vivido su propia operación triunfo y ahora, convertido en una estrella del universo fashion saborea las mieles del éxito. Este milánes de 40 años, que anoche fue distinguido como Mejor Diseñador Internacional en la tercera edición de los Prix de la Moda Marie Claire, confiesa que está sorprendido con todo lo que está ocurriendo, yo no lo busqué, fueron otros los que me eligieron. Estoy muy contento, pero todo esto es parte de mi trabajo De hecho, su primera premisa cuando se hizo cargo de la maison francesa fue mantener un profundo respeto por la herencia de Saint- Laurent No en vano, cuando Pilati empezó a gatear entre bocetos y patrones, Yves Saint- Laurent era el maestro de maestros. ¿Supone un peso ser el actual director creativo de la casa? -La diferencia es que yo diseño prêtá- porter y Saint- Laurent hacía también alta costura. Pero, sí, es un gran peso en cuanto a la responsabilidad: tengo que diseñar las colecciones, la marca ha sufrido durante un tiempo... a la vez es un reto que me impulsa a ir cada vez más y más alto. ¿Volverá a entrar la alta costura en YSL? -Si volviera el propio Yves Saint- Laurent a hacerla la habría, pero yo no la haré. Aunque, si me lo propusieran, reflexionaría al respecto. -Ha redefinido el concepto de elegancia de la firma. ¿Cuáles han sido sus armas? -Una vuelta al clasicismo, una revisión de la calidad y, sobre todo, no olvidar el respeto hacia la mujer. ¿Suele consultar los archivos para inspirarse? -No por la inspiración en sí, a mí lo que me estimula es el día a día, lo que me rodea. Pero, es cierto que YSL tie- ne 40 años de historia y hay que mantener el espíritu de la marca. No intento copiar, sino respetar. Es como cuando alguien hace un retrato, tiene que respetar los rasgos de la persona. -Al parecer, el rapero Usher quiere lanzar una línea de accesorios con usted. -La verdad es que algo he oído, pero no estoy al corriente. ¿Y estaría dispuesto? -Tengo que hablarlo primero, para saber lo que haría. -Kate Moss es imagen de uno de los perfumes de YSL, Opium, y, tras el escándalo, la casa no se pronunció ni para bien ni para mal. -En estos casos sería muy hipócrita por nuestra parte preocuparnos de la vida privada de Kate Moss, cuando hay un contrato detrás. Lo más importante es la imagen de la campaña, que esté bien hecha, que resulte elegante. El resto forma parte de su intimidad. No la conozco personalmente, pero no soy nadie para opinar sobre su comportamiento en su vida personal. -Hoy las firmas de lujo están al alcance de princesas, estrellas de cine, futbolistas... -Yo no busco vestir a un gran número de celebrities Me interesa más tener un poco de intimidad con la persona a la que voy a vestir, conocerla para entender sus gustos. -A qué tipo de mujer que no haya vestido le gustaría hacerlo. -Muchísimas, todas las que no van vestidas de YSL (risas) Me encantaría vestir a Miuccia Prada. -Diseñaría para una cadena de moda asequible, como han hecho Karl Lagerfeld o Stella McCartney? -No. Mi concepto de diseño es hacer un armario de la A a la Z y si algún día me diera por diseñar una camiseta de diez euros, sería porque me divirtiera y me interesara en ese momento. Puede que sea interesante para Lagerfeld o Stella McCartney, pero no para mí. ¿Y su propia línea? -Quizá. La vida da muchas vueltas. Por el momento estoy encantado de estar aquí, tengo ambiciones, pero soy muy respetuoso con la suerte que la vida me ha brindado. Pilati muestra el galardón al mejor diseñador internacional, que le fue entregado anoche