Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 18 11 2005 Espectáculos 67 DENTRO DEL GALLINERO Chicken Little tiene más de 76.000 plumas: 55.000 en la cabeza y 9.000 en cada ala. Además tiene diferentes tipos de plumas: unas largas, las típicas, y otros son tipo plumón que se encuentran por debajo de las largas. Los personajes generados por ordenador están diseñados mediante polígonos que les dan la forma y movimiento. Chicken Little está compuesto de 5.636 polígonos; Runt el cerdito de 6.627, y Abby de 12.781 (la mayoría sólo para el pelo) El cuerpo humano tiene aproximadamente 600 músculos. Chicken Little, a pesar de su tamaño, tiene 700 músculos que los animadores pueden mover y controlar para dirigir su interpretación. Incluso ponen músculos en la colita y en la cresta para conseguir los movimientos deseados. En la ciudad de Oakey Oaks, donde vive toda la pandilla, hay diferentes tipos de árboles que dibujan el paisaje. Cada árbol tiene entre 15.000 y 20.000 hojas diseñadas por medio del mismo software y la tecnología que crea el pelo de los personajes y las plumas de Chicken Little. La película se presentará en 3 D en salas selectas gracias al proceso Disney Digital 3 D que puede suponer el renacimiento del 3 D ta de largo europea de Chicken Little en París, así lo confirmó, al tiempo que desvelaba los nuevos proyectos de Disney: Meet the Robinson otro experimento en 3 D que recuerda vagamente al videojuego Los Sims y, para el 2008, American dogs dirigida por Chris Sanders, creador de Lilo y Stitch En fin, que hay cuerda animada para rato, con o sin la comandita de John Lasseter y su cuadrilla de genios. De todas formas, mejor que Disney aproveche para hacer caja este fin de semana, porque el próximo día 25 llega otro de los gigantes de la temporada: Harry Potter y el Cáliz de Fuego nuevas correrías del aprendiz de mago de Howgarts, más oscuro y terrorífico que nunca. En esta ocasión, la tajada se centra en la copa del mundo de Quidditch y en el torneo mágico, en los que Harry tendrá que dar el do de pecho para salir triunfante. Mike Newell, capaz de lo mejor Donnie Brasco y lo regular La sonrisa de Mona Lisa dirige esta cuarta entrega, protagonizada por un Daniel Radcliffe que casi tiene la barba cerrada de un estibador escocés. El único pero, su cada vez más acentuada veta terrorífica y siniestra, aunque a estas alturas, si algún crío se topara con un monstruo lovecraftiano, lo adoptaría como mascota cachorrilla. Con ese runrún jovenzuelo llega otro de los títulos dorados de las próximas semanas: Oliver Twist ambi- ciosa adaptación del clásico de Charles Dickens por parte de un Roman Polanski que prefiere repartir más caramelos que miserias, a pesar de que aún tengamos en mente la plañidera cantinela de El pianista Creí que les debía una película a mis hijos porque siempre estaban interesados en mi trabajo pero no tanto en el tema declaraba el director, zanjando el tema y el target. Con una Praga convertida mágicamente en humeante Londres victoriano y un Ben Kingsley (inolvidable en La muerte y la donceDe aquí a fin lla su anterior ende año los cuentro con Polanscines se ve- ki) encarnando al malvado Fagin, el filrán inundame puede descubrir dos por estre- otro talento alevín: nos de cine Barney Clark. Según su jefe Buscaba familiar un chico que no fuese muy guapo pero sí atractivo, que tuviese una cierta inteligencia y algo de melancolía, y ése es Barney Y para que siga el guateque de mediasnoches y Mirinda, unos días después (7 de diciembre, concretamente) el imperio Disney contraataca con Las crónicas de Narnia. El león, la bruja y el armario fabulosa y espectacular adaptación de la primera novela de la heptalogía de C. S. Lewis (amigo del mismísmo Tolkien) que, enmarcada en un mundo fantástico y mitoló- gico, encierra una simbología religiosa innegable, a pesar de ser básicamente un entretenimiento dirigido al público infantil. Ojo a los enormes escenarios (también neozelandeses) y efectos especiales de los de ¿Franquicia habemus Claro que, afortunadamente, no solo de superproducciones vivirá el jovencito espectador. La cartelera también sentará a un pobre a su mesa aunque sea de la riqueza de Kirikú y las bestias salvajes (23 de diciembre) continuación de las aventuras animadas del pequeño pero bravucón guerrero africano, con un diseño y una calidad de trazo excelentes. O El tronco mágico último producto de animación 3 D de la fértil factoría vasca responsable de títulos como Los balunis o Glup Aquí, se centran en la figura de Olentzero, un entrañable Papá Noel norteño. Y, hablando de dibus nacionales, también está al caer Gisaku curiosa historia producida por Julio Fernández El Cid. La leyenda y, ya en capilla, Donkey. Xote de un samurái combatiendo con las fuerzas del mal en plena Península Ibérica. Rozando la Nochevieja aterrizará El tiovivo mágico cartoon con pedigrí (y voces de Robbie Williams y Ian McKellen) con un caracol, una vaca, un conejo y un perro poniéndose farrucos ante un saltimbanqui y malvado brujo del frío. Simpática música y aire setentero (el filme está basado en una exitosa teleserie de aquel entonces) para disfrute del niño y la niña. Pero no se vayan todavía que aún hay más: por ejemplo, Animadrid VI Festival Internacional de Imagen Animada que, del 25 de noviembre al 2 de diciembre, se celebra en Pozuelo de Alarcón (Madrid) y que ofrece un completísimo barrido sobre el panorama de este género, para pequeños y talluditos (de hecho, arrancan con Howl s moving castle la última obra maestra de Hayao Miyazaki, nada menos) Y este fin de semana concluye el Festival Internacional de Cine para la Infancia y la Juventud, con un puñado de películas bastante viajadas por prestigiosos certámenes internacionales. En fin, que siga retumbando el tambor de hojalata y larga vida al complejo de Peter Pan. Chicken Little Esa cosa con plumas EE. UU. 85 m. Director: Mark Dindal Voces españolas: Adolfo Moreno, Valle Acebrón, Juan Antonio Arroyo JAVIER CORTIJO Las crónicas de Narnia El tronco mágico El tiovivo mágico 7 de diciembre. La saga fantástica de C. S. Lewis se traslada a la gran pantalla con sobredosis de espada, brujería y hechicería con recado El león, la bruja y el armario es su subtítulo. 23 de diciembre. Con Gisaku también de estreno inminente, nueva muestra de que en España también se cuece animación de primera. Un Papá Noel chicarrón del norte es su protagonista. 30 de diciembre. Dibus con acento retro y british con voces muy cantarinas (Robbie Williams y Kylie Minogue) y una trama fantasiosa ideal para los más pequeños de la casa ecuerda cuando le quitaron las dos ruedecitas laterales de la bici? Yo tampoco. Así que ahora tenemos una buena oportunidad de practicar lanzamiento de retina hacia aquellos maravillosos años, porque así es exactamente cómo se siente la Disney con esta película. Esto es, pasar de estar cómodamente instalado en el asiento de copiloto con Pixar conduciendo el bólido, a llevar ellos solitos las riendas de una señora película de animación por ordenador, en 3 D y con todo el andamiaje ultramoderno que sea menester. Quizá por esta descompresión, Chicken Little hace unas cuantas eses en su loquilandesco arranque, donde no sabemos si finalmente va a tirar por el camino de una turmix a lo Tex Avery, un matasuegras metacinéfilo o un zafarrancho ranchero, granjero y hasta shinchanero Por suerte, o no, el rumbo se endereza rápido, dirigiéndose hacia un tobogán conocido, incluso por el más mocoso del lugar: E. T. mezclado con El patito feo Aunque, en justicia, Spielberg deshaga el empate y casi por goleada, porque, además del andamiaje argumental del marcianito perdido en la Tierra, también encontramos a las naves- lámpara de Ikea de La guerra de los mundos y a más de un trazo slapstick y boomer de producciones aniDisney toma madas como Pinky en sus mathe Brain Tiny Tonos las rien- on o, cómo no, Roger Rabbit Los indas de los creíbles también tiefilmes de nen una deuda con animación Freakzoid! las copor ordena- sas como son) Y en eso Disney no engaña dor a nadie, porque por algo el director de la melodía animada es Mark Dindal, responsable de oreja y media del legendario conejo que soliviantaba a Bob Hoskins y, sobre todo, de esa maravilla de rizo y contenido (subversivo y todo) llamada El emperador y sus locuras Justamente ese tonillo tasmaniesco y algo frenopático, personificado en criaturitas tan inspiradas como el tecno- brechtiano Pepín Puercoespín o el Pez fuera del agua (puro Harpo Marx con escamas) es lo que más se amolda al argumento y a la naturaleza del trazo tridimensional, excelente en su expresividad facial y, sobre todo, corporal. Si a eso le añadimos un puñadito de guiños pop para los mayorzotes el chorreón de buenos sentimientos paternofiliales y la superación marginal marcas de la casa, ya tenemos perla navideña con más marcha que Stitch cafeinómano. Además, al menos hay dos personajes fetenes para el merchandising así que operación redonda. Eso sí, mejor atar y bien atar a Pixar por si al pollo le da la gripe antes de tiempo. ¿R