Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 18 11 2005 Sociedad 61 Ciencia Un único gen controla en el cerebro todas las reacciones asociadas al miedo Al inactivarlo en ratones se observó ausencia de respuesta ante peligros inminentes María Antonia Blasco b El gen, que codifica una proteíSIGEFREDO na llamada stathmin está presente en grandes cantidades en una estructura cerebral llamada amígdala J. M. N. MADRID. Un grupo de investigadores de la Universidad Rutgers, en Nueva Jersey (Estados Unidos) anuncia esta semana en Cell el descubrimiento de un gen que es capaz, por sí solo, de controlar la capacidad de reaccionar con miedo ante un peligro inminente. Ratones a los que se había inhibido ese gen, llamado stathmin (por la proteína por él codificada) se transformaron en intrépidos superhéroes incapaces de reaccionar de forma adecuada ante situaciones de riesgo extremo y que entrañaban un gran peligro. Los resultados de la investigación podrán ser utilizados en el estudio de desórdenes como la ansiedad. Los científicos hallaron que este gen, normalmente presente en la zona cerebral conocida como amígda- mitivas entre herbívoros y plantas, una relación que tiene numerosos efectos evolutivos en cada uno de estos grupos. Los investigadores, además, aseguran que los dinosaurios no eran los únicos consumidores de hierba de la época, que probablemente también era consumida por ciertos enigmáticos mamíferos de Gondwana, cuyos extraños dientes parecían ser los más adecuados para la masticación de esta clase de vegetales. la, es capaz de controlar tanto el miedo innato como el aprendido Los ratones sin el gen stathmin mostraban niveles anormalmente bajos de ansiedad en situaciones que, normalmente, les habrían inspirado miedo. Las reacciones de miedo incluyen un abanico de comportamientos muy variados que van desde las reacciones innatas a las causadas por la propia experiencia. Los miedos instintivos como el de las alturas o los depredadores, son más fáciles de corregir con tratamientos que los aprendidos Debido a que el miedo desempeña un papel esencial en la lucha por la supervivencia, la memoria para el miedo que se establece con facilidad, es muy resistente a ser suprimida y normalmente permanece durante toda la vida. Como primer paso para desentrañar las raíces moleculares del miedo, el mismo grupo de investigadores identificó recientemente diversos genes presentes en las estructuras que regulan el flujo de información instintiva y aprendida a la amígdala cerebral. Y uno de esos genes fue precisamente el llamado stathmin María Antonia Blasco, premio de la Fundación Severo Ochoa ABC MADRID. La investigadora María Antonia Blasco, directora del programa de Oncología Molecular del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, ha obtenido el premio de Investigación en Biología Molecular 2005 de la Fundación Carmen y Severo Ochoa. Según informó ayer la Fundación, Blasco es responsable de una gran obra científica de impacto que permite entender el papel de la telomerasa- -enzima que actúa sobre los extremos cromosómicos en mamíferos- -en fenómenos tan fundamentales como el cáncer y el envejecimiento celular. Sus estudios abren vías importantes para la búsqueda y desarrollo de nuevas estrategias terapéuticas contra el cáncer y nuevos fármacos antitumorales.