Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 18 11 2005 Internacional 37 Koizumi no recibirá al presidente peruano en la cumbre del APEC b Las relaciones entre Japón y Perú se hallan en uno de sus momentos más delicados después de la detención del ex presidente Alberto Fujimori en Chile EFE TOKIO. La negativa del primer ministro de Japón, Junichiro Koizumi, a recibir al presidente Alejandro Toledo en la cumbre del APEC, profundiza el abismo entre Japón y Perú por el caso del ex presidente Alberto Fujimori, quien la semana pasada puso fin en silencio a cinco años de exilio voluntario en el archipiélago donde nacieron sus padres. Koizumi dijo ayer que la reunión pedida por Toledo en el marco del Foro de Cooperación Económica Asia- Pacífico (APEC) que se celebra en Pusan, Corea del Sur, no era posible por falta de tiempo Aunque fuentes peruanas habían anunciado que Toledo mencionaría la detención de Fujimori en la supuesta cumbre con Koizumi, Tokio desvinculó la negativa del caso del ex mandatario peruano. Según dijo a Efe Akira Chiba, un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores japonés, el rechazo de Koizumi obedece a que otras reuniones bilaterales del mandatario nipón en Pusan habían sido fijadas con mucha antelación Policías antidisturbios en un paso subterráneo de Pusan, la ciudad surcoreana sede de la cumbre del APEC EPA Bush advierte de que no tolerará una Corea del Norte con armas nucleares El presidente de EE. UU. calienta su gira asiática con contundentes declaraciones b El dirigente norteamericano lle- Cuestión de agenda La cumbre del APEC tendrá lugar el viernes y el sábado en la localidad surcoreana situada al sureste del país y Koizumi permanecerá allí sólo una noche anotó el portavoz. Es una simple cuestión de agenda agregó y reiteró que Japón considera que el caso del ex mandatario detenido en Santiago está en manos del poder judicial chileno Las relaciones entre Japón y Perú se hallan en uno de sus momentos más delicados después de que Lima calificara de inaceptable la petición que hicieron las autoridades niponas a las de Chile para que dieran a Fujimori un tratamiento justo El Gobierno peruano materializó ese malestar el jueves de la semana pasada con la retirada de su embajador en Tokio. La cancillería japonesa explicó posteriormente que la expeditiva visita de sus diplomáticos a Fujimori tras su detención en Chile obedece a los procedimientos habituales con sus nacionales y aseguró que no tiene ningún interés especial en el futuro del ex mandatario. Factores como el rápido reconocimiento de la nacionalidad japonesa a Fujimori tras su llegada a Tokio a finales de 2000 sentaron las bases para las suspicacias que alimentan el actual distanciamiento. ga mañana a China, profundamente molesta con sus demandas de más libertad y por citar a Taiwán como ejemplo de democracia PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. Una cosa está clara: la gira del presidente de Estados Unidos, George Bush, por el Lejano Oriente, que le ha llevado a Japón y Corea del Sur antes de recalar en China y Mongolia, no es para hacer turismo. Aunque el inquilino de la Casa Blanca se desplazó ayer desde Pusan, donde hoy comienza la cumbre de cooperación económica de Asia y el Pacífico (APEC) hasta el monasterio budista más antiguo de Corea del Sur, Bush volvió a demostrar que ha venido a este continente cargado con toda su artillería dialéctica. Tras irritar el día de antes a China reclamando más libertades y citando como ejemplo de democracia a Taiwán, la isla que se separó del Estado comunista tras el fin de la Guerra Civil en 1949 y cuya soberanía es reclamada por Pekín, el mandatario norteamericano apuntó ayer hacia el régimen estalinista de Pyongyang. Junto al presidente surcoreano, Roh Moohyun, Bush advirtió en una declaración conjunta de que una Corea del Norte dotada de armas nucleares no se- rá tolerada por lo que ambos apostaron por utilizar medios pacíficos y diplomáticos para resolver la crisis atómica en el Paralelo 38. Aunque Pyongyang se comprometió en octubre a eliminar su programa nuclear militar, la última ronda de negociaciones a seis bandas mantenida este mismo mes en Pekín, que incluyen también a China, Rusia y Japón, ha fracasado a la hora de fijar la hoja de ruta de dicho desarme. Y es que Corea del Norte reclama, a cambio de renunciar a las bombas atómicas que asegura tener, construir un reactor de agua ligera con el que suministrar electricidad a su depauperada población. Frente a dicha petición, Washington se muestra inflexible y exige el desmantelamiento de todos sus ensayos atómicos como condición previa al envío de cualquier ayuda internacional. Consideraremos la demanda del reactor de agua ligera en su debido momento, que es cuando se compruebe que han renunciado a sus armas y programas nucleares avisó Bush, que contó en todo momento con el respaldo del presidente de Corea del Sur. Mientras tanto, los ánimos se encuentran bastante caldeados en China, adonde el mandatario estadounidense llegará mañana sábado en visita oficial. Un día después de que Bush recordara desde Japón, primera escala de su gira, que el régimen comunista todavía no había completado su viaje hacia la democracia, Pekín rechazó ayer los encendidos comentarios del presidente norteamericano.