Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 VIERNES 18 11 2005 ABC Internacional Amir Peretz, nuevo líder laborista (en el centro, con bigote) saludaba ayer a un grupo de alcaldes en una reunión electoral de su partido celebrada en Tel Aviv EPA Israel convoca unas elecciones anticipadas claves para el futuro de Oriente Próximo Sharón deshoja su margarita: o presentarse por el Likud o crear un nuevo partido ministro israelí y Peretz acordaron que la fecha de los comicios sería entre el cumpleaños de uno, el 26 de febrero, y el del otro, el 9 de marzo JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Los amigos de Ariel Sharón y de Amir Peretz no tendrán que estrujarse demasiado el cerebro para escoger los regalos de sus próximos y respectivos cumpleaños. El primer ministro israelí y todavía líder del Likud alcanzará los 78 el 26 de febrero. Su rival laborista, jefe del partido que dominó durante décadas la política nacional, tras humillar al eterno perdedor, Simón Peres, apagará 54 velas el 9 de marzo. Pues bien, esos amigos y familiares que muchas veces no saben qué regalar en fecha tan señalada lo tienen b El primer muy fácil: basta con votar a uno u otro y con convencer a cuantos más israelíes mejor para que hagan lo mismo en las elecciones legislativas anticipadas que se celebrarán, según acordaron ayer ambos en una reunión de apenas 20 minutos en Tel Aviv, entre el cumpleaños de uno y el del otro. Estaba cantado desde su victoria contra pronóstico en las primarias laboristas hace diez días. Peretz había prometido que, de ganar, sacaría de inmediato al partido de la coalición de Gobierno con Sharón. Dicho y hecho. Ganó, aunque contra Simón Peres no tiene tanto mérito (ha perdido cinco elecciones consecutivas a primer ministro y una a presidente del Estado) y cumplió su palabra. Amir Peretz se presentó, uno a uno, en el despacho de los ministros laboristas para exigirles de su puño y letra una carta de dimisión con las que presionar a Sharón. Todos accedieron y así, ayer, con los deberes hechos, Peretz se reunió con un primer ministro consciente de que lo único que quedaba por hacer, además de elegir la fecha concreta, era acceder al adelanto electoral. Y así fue. Incógnitas No es la fecha (se habla del 28 de febrero como la más probable) la única incógnita que queda por despejar. Las hay mucho más enrevesadas. Como por ejemplo, saber qué partido va a liderar Ariel Sharón cuando comience la campaña electoral. A Sharón le gustaría deshacerse de los ultranacionalistas más intransigentes del viejo Likud Las casas de apuestas cambian de rumbo cada 48 horas. Hace sólo unos días estaba casi asegurada su salida del Likud y la creación de un nuevo partido de centro que le permitiera dirigir el país, caso de victoria en las urnas, sin las ataduras del ultranacionalismo que campa a sus anchas en una vieja formación conservadora plagada de rebeldes (Benjamín Netanyahu, el más ilustre) por la evacuación de Gaza. Pocas jornadas después, a los analistas locales se les llenaba la boca con la permanencia casi garantizada de Arik así se le conoce entre los suyos, en un Likud necesitado de unidad a todos los niveles y en todos los ámbitos para enfrentarse al nuevo y refrescante líder laborista. Y ayer, para marear a unos y confundir a otros, los principales asesores del primer ministro israelí mantenían reuniones no demasiado secretas en Tel