Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión VIERNES 18 11 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil BOICOT, EL EPÍLOGO DEL ESTATUTO OS agentes comerciales catalanes emitieron ayer un S. O. S. desesperado ante la vertiginosa caída en picado de los pedidos procedentesdelresto de España. Y señalan a los culpables: Queremos vender, sin quela política, el nacionalismo, la zona geográfica ni el idioma de las empresas afecten a nuestro trabajo Más claro, agua. La aventura estatutaria, avalada por Zapatero, está provocando un durísimo quebranto en un sector que supone un tercio del PIB de esa Comunidad. El boicoteo- -inaceptable, porque pagan justos por pecadores- -pareceunhecho. Obsesionado en sacar adelantesudespropósito, el tripartito hacausado una erosión severa en una de las piedras angulares de Cataluña, cuya sociedad lleva meses preguntándose por la pertinencia de una aventura que nadie- -salvo una clase política alejada de la calle- -quería. Es conocido el polémico Preámbulo del texto. Ahora vemos su epílogo. L CAMBIA EL ESCENARIO POLÍTICO A esperada encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas correspondiente al mes de octubre ha confirmado la tendencia, reflejada en otros sondeos publicados con anterioridad, de una desplome incontestable de la confianza en Rodríguez Zapatero, quien, por vez primera, suspende en la valoración ciudadana, paralela al incremento sostenido de respaldo para el PP. La caída alcanza a otros vectores, como la labor del Gabinete ministerial y la intención de voto, donde el PSOE se sitúa en el 39,7 por ciento, perdiendo dos puntos frente al sondeo del mes de julio. Es la primera vez que Zapatero pierde la raya roja del 40 por ciento. Por su parte, el PP alcanza el 37,7 por ciento, lo que representa un incremento del 1,3 por ciento. Parece evidente que hay un cambio de opinión consolidado y estable acerca de la labor del Ejecutivo socialista, que no se explica únicamente por reacciones colectivas ante determinadas polémicas. En este sentido, el CIS ha eludido, de forma sorprendente, preguntar a los ciudadanos por su opinión acerca del proyecto de Estatuto para Cataluña, pese a que éste es el asunto más importante que hoy tiene comprometidas a la clase política española y la opinión pública. Pero a pesar de la elusión consciente del ente entrevistador, el asunto ha aflorado espontáneamente en la respuesta de los ciudadanos, altamente preocupados por la agresión constitucional que recorre el texto estatutario y que, lógicamente, ha repecurtido en la caída de la intención de voto de los socialistas. Este significativo lapsus deja en evidencia al CIS, más precupado por desviar el debate a asuntos como el revisionismo histórico, rechazado por la gran mayoría de los españoles y utilizado como cortina de humo para tratar, inútilmente, de derivar la atención lejos del problema territorial. Los datos de la encuesta ponen de manifiesto que los ciudadanos ya han amortizado las buenas palabras vacías y las promesas incumplidas de talante y diálogo y empiezan a desencantarse ante un balance de Gobierno jalonado de polémicasy discordias. Por eso, Zapatero, cuya pérdida de confianza es creciente, haría bien en plantearse seriamente si dispone de fuerza política suficiente para afrontar lo que L resta de legislatura sin una rectificación profunda de política y equipo. También es revelador que, por vez primera desde el 14- M, tienen más peso las opiniones negativas que las positivas sobre la labor del Ejecutivo, pese a que sólo ha pasado año y medio desde que tomó posesión. Lo mismo sucede con la confianza en la situación política y en la situación económica, que reflejan importantes descensos. Llamativo es el que el indicador de expectativas económicas alcance el valor mínimo- -36,5 por ciento- -desde que empezó a utilizarse en los sondeos del CIS en enero de 1996. En cuanto al PP, la encuesta ofrece el dato, significativamente favorable, de registrar un empate técnico con el PSOE en cuanto a posibilidades de victoria electoral, lo que refrendaría la culminación del tránsito hacia la oposición que los populares iniciaron, contra todo pronóstico, el 14- M. El PP ya es alternativa inmediata al Gobierno socialista y esta realidad asienta un escenario muy distinto al que tenía previsto el PSOE, que contaba con mantener al PP en un estado duradero de aturdimiento e inacción tras la pérdida del Gobierno. No ha sido así y el PP puede considerar que ha empezado la etapa de recabar votos perdidos, además de mantenerlos que le han dado estabilidad y confianza durante este año de travesía. Según el CIS, el descenso del PSOE no se traduce en un aumento, por ejemplo, de IU, que incluso baja respecto al sondeo de julio pasado. Por tanto, la izquierda pierde posiciones claramente, lo cual representa, si no el fracaso, el rápido agotamiento de la alternativa que se fraguó desde 2003 (Irak, Prestige y, especialmente, en las antidemocráticas manifestaciones del 13- M. Sin embargo, el PP debe tomar nota de que el descrédito del PSOE no se traduce en un aumento de confianza en su labor de oposición, variable que también baja, aunque en menor medida que el descenso sufrido por los socialistas. Es un dato importante para que el trabajo de Mariano Rajoy y su equipo evite tanto la tentación de la autocomplacencia como la desatención a sectores sociales aún indecisos ante su oferta política. Pasqual Maragall YOLANDA CARDO PSOE: LÍDER EN DEUDA PERDONADA ABIDO es que la financiación de los partidos políticos suele resultar siempre, y casi por definición, un asunto bastante espinoso. Pero resulta imprescindible constatar que no todos aportan igual número de espinas a esta cuestión. Desde 1990 a 2002- -es decir, seis años de gobierno del PSOE y seis del PP- -los bancos y cajas han condonado a las fuerzas políticas deudas por valor de 26 millones de euros (4.348 millones de pesetas) De esa cantidad, el PSOE ha sido el más beneficiado del dinero que sale gratis. Casi el 70 por ciento de la deuda perdonada en ese periodo se la han ahorrado los socialistas, mientras que los populares sólo se les condonó un 15 por ciento. S LOE: CONSENSO REAL Y FICTICIO N O faltaron las buenas palabras en la reunión de ayer entre el presidente del Gobierno y las organizaciones más relevantes de la comunidad educativa. Al menos en el terreno de la imagen, Zapatero ha mostrado reflejos políticos ante el éxito evidente de la movilización social. Claro que hay margen y tiempo para la negociación, como dice el Ejecutivo, y que cabe mantener una esperanza razonable como ha declarado el presidente de la Concapa. Sin embargo, lo importante no son las palabras, sino los hechos: los antecedentes no invitan al optimismo, porque hasta el momento el interés partidista y la intransigencia ideológica inspiran la actitud del Gobierno en un tema que requiere un gran pacto de Estado. Ha quedado abierta una puerta al diálogo en materias como la libre elección de centro, el estatuto de los profesores, el nivel de exigencia a los alumnos o el régimen de los centros concertados. En las reuniones que se anuncian entre las asociaciones y el grupo socialista deberían producirse avances significativos, porque de lo contrario quedará en nada la buena disposición aparente de unos gobernantes que se muestran más sensibles a las reivindicaciones planteadas bajo presión (y alguna exhibición de violencia y coerción) que a las expresadas pacíficamente por los ciudadanos en la calle. Incluso en plena operación del ya manido talante gubernamental, algunos indicios alimentan, no obstante, las razones para el pesimismo. Zapatero no quiere saber nada de retirar el proyecto de ley, cuando sería mejor empezar desde cero que poner parches a un texto que suscita críticas de todo tipo. En lo relativo a la asignatura de Religión, el presidente mantiene una postura intransigente, en conexión con la política laicista que viene practicando desde el primer momento. Es muy significativo que la buena voluntad mostrada en la reunión de La Moncloa contraste con el rechazo- -una vez más- -a la oferta de pacto que plantea Mariano Rajoy. Pueden más las razones tácticas (esto es, la estrategia reiterada de aislar al PP) que la voluntad real de buscar el consenso. El papel que desempeñan las organizaciones sociales es, sin duda, muy importante. Tan enriquecedora aportación debe, sin duda, ser recogida en el debate político paralelo. La búsqueda de una ley con vocación de permanencia exige el máximo sentido de la responsabilidad por parte de todos. CITA CON LAS URNAS RAS la retirada del apoyo del nuevo líder laborista israelí, Amir Peretz, al Gobierno de Ariel Sharón, la situación política en Israel entra en un callejón sin salida que obliga al adelanto de las elecciones generales al primer trimestre del 2006. La gráfica respuesta de Sharon es reveladora de cómo el permanente encaje de bolillos que adorna el paisaje político israelí ya no daba para más: En el momento en que me quedó claro que la estructura política se venía abajo- -aseguró- llegué a la conclusión de que lo mejor era celebrar comicios lo antes posible Sin margen de maniobra, Sharon se pliega a la evidencia. T