Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 17 11 2005 25 La popularidad de Sarkozy crece con la crisis de los suburbios al tiempo que desciende la de Chirac El Parlamento italiano aprueba una reforma descentralizadora con escasas posibilidades de prosperar Cheney se reunió con las petroleras para diseñar su política energética Los primeros contactos ocurrieron en cuanto Bush llegó al poder b Las organizaciones ecologistas piden información sobre los asesores de Bush en política energética, pero la Casa Blanca siempre se negó a revelar sus contactos MERCEDES GALLEGO. CORRESPONSAL NUEVA YORK. Durante mucho tiempo los ecologistas estadounidenses sospecharon que la reforma energética de Bush, diseñada por el vicepresidente Cheney, se había hecho a medida de las petroleras, pero nunca lograron demostrar que hubieran existido los contactos pertinentes. Fue ayer, cuatro años después, cuando el Washington Post encontró las pruebas. Los ejecutivos de Exxon Mobil, Conoco (luego fusionada con Phillips) Shell Oil y BP America fueron convocados por el grupo de trabajo de Cheney en la Casa Blanca al poco de llegar al poder, según los documentos obtenidos por el rotativo, que reflejan las entradas y salidas registradas por los servicios secretos. Chevron no aparece mencionada, pero la Oficina de Responsabilidad Gubernamental menciona a la empresa como una de las que dieron sus recomendaciones para la política energética Los altos mandos de estas compañías han negado los contactos en diferentes ocasiones, la última la semana pasada en su comparecencia ante el Congreso para explicar la subida de precios. Ninguno de ellos podría ser acusado de perjurio porque el presidente del Comité de Comercio ante el que testificaron Ted Stevens se negó a tomarles juramente pese a las protestas demócratas. Aun así los expertos legales aseguran que cualquiera que presente falsos testimonios en el Congreso puede ser multado o condenado hasta a cinco años de prisión. Dick Cheney AFP Bob Woodward irrumpe en el espíagate WASHINGTON, El informador que destapó el Watergate y periodista del Washington Post, Bob Woodward, dio un nuevo vuelco a la investigación sobre la filtración del nombre de la agente de la CIA, Valerie Plame, al revelar que conoció la identidad de ésta un mes antes de que se hiciera pública. Woodward reveló al fiscal encargado de la investigación que un alto funcionario de la Casa Blanca hizo referencia a la labor de espionaje de Plame a mediados de junio de 2003. AP ONU, Kofi Annan, manifestó su preocupación por el caso. En principio, el escándalo es de responsabilidad iraquí, pero a nadie se le escapa que EE. UU. todavía tiene un muy estrecho control del Gobierno iraquí. Los políticos suníes, además, se apresuraron a exigir una investigación internacional sobre el caso. Además, el número de soldados norteamericanos muertos no deja de aumentar a un ritmo creciente. Ayer, cinco marines perdieron la vida en Ubaidi, cerca de la frontera siria durante la operación Cortina de acero La organización ecologista Sierra Club se acogió en su día a la Ley de Libre Información para pedir al Gobierno que informase sobre quienes fueron sus asesores en la redacción de las polémicas leyes que pasan por la perforación de parques naturales en Alaska. Sin embargo, la Casa Blanca luchó con uñas y dientes para no revelar los contactos, hasta el punto de llevar el caso hasta el Supremo. Ese tribunal amparó el derecho constitucional del presidente y del vicepresidente para obtener asesoramiento de forma confidencial. Los primeras reuniones registradas en los documentos que han caído en manos de The Washington Post se refieren al 14 de febrero de 2001, sólo tres semanas después de que el gobierno de Bush llegase a la Casa Blanca. El papel de Cheney siempre fue criticado por su relación con la industria petrolera hasta el mismo día en que fue nombrado candidato a vicepresidente con Bush. Por dimitir del puesto de consejero delegado de Halliburton, la mayor empresa del mundo en petróleo y servicios relacionados, Cheney se llevó 44 millones de dólares en compensaciones y sigue percibiendo alrededor de 150.000 dólares al año, aunque esta última cantidad dice donarla a organizaciones de caridad. El hombre a quien se considera el verdadero poder en la sombra, inspirador de la invasión de Irak que sus críticos achacan a intereses petroleros, ha registrado una importante caída de popularidad incluso entre los republicanos. El escándalo de la CIA, que ha obligado a dimir a su jefe de gabinete Lewis Libby por filtrar el nombre de una agente secreta como venganza por las críticas de su marido a la guerra de Irak, tuvo también sus efectos en la relación con Bush.