Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 16 11 2005 Sociedad 51 Tecnología Las nuevas tecnologías propician que más de la mitad de las lenguas del mundo estén en peligro de extinción El inglés se utiliza en tres de cada cuatro páginas en internet b La Unesco propone en el estudio la implicación de los sectores público y privado para la traducción de los programas informáticos y la difusión del software libre LAURA VILLENA. CORRESPONSAL BRUSELAS. De las 6.000 lenguas existentes en el mundo, más de la mitad corren el riesgo de desaparecer según la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) arrastradas por la ola tecnológica que reduce al inglés el uso de tres de cada cuatro páginas en internet, donde hasta un 90 por ciento de las lenguas del mundo no están representadas. Estas son algunas de las conclusiones a las que conduce el informe Hacia las sociedades del conocimiento que alerta sobre la extinción de las lenguas y el desigual acceso a las nuevas tecnologías. Factor determinante de la identidad de los pueblos e individuos, cientos de lenguas están siendo barridas por la homogeneización que conlleva el uso de las nuevas tecnologías, que tiende a ignorar al cuatro por ciento de la población que habla un 96 por ciento de las lenguas del mundo. Se calcula que cada dos semans desaparece una lengua y en el período de un siglo, el 90 o el 95 por ciento de las lenguas podrían haber desaparecido, según la Unesco. Las lenguas africanas son las más afectadas por esta homogeneización. Ocho de cada diez de estos idiomas carecen de transcripción escrita, siendo por ello las más vulnerables de caer en el agujero de la memoria. Esto afecta incluso a la transmisión de los conocimientos autóctonos de esas sociedades, que podrían ser de un valor inestimable en ámbitos como la salud y la agricultura, pero que finalmente tienden a quedarse en su lugar de origen y a no ser transmitidos a otras sociedades. La comunidad internacional debate quién debe controlar la red b Planeaba sobre la cumbre una posible ruptura entre EE. UU. y el resto de las comunidades. Anoche se alcanzó un acuerdo para trabajar hacia un cambio progresivo EFE MADRID. La comunidad internacional discute a partir de hoy en Túnez quién debe gobernar internet, una herramienta de información y conocimiento que se ha convertido en motor de crecimiento y que ahora está bajo el estricto control de los Estados Unidos. Decenas de jefes de Estado y un centenar de ministros, entre ellos el titular español de Industria, José Montilla, participarán junto con al menos otros 13.000 representantes de asociaciones sectoriales y de la sociedad civil en la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información (CMSI) que se celebrará hasta el próximo viernes. La cumbre, organizada por Naciones Unidas, pondrá encima de la mesa importantes cuestiones como la revisión del actual modelo de gestión y control de la red, y el establecimiento de mecanismos financieros para reducir la cada vez mayor brecha digital entre los países desarrollados y los más pobres. Uno de los datos que refleja esta brecha digital es que el 55 por ciento de estadounidenses tiene acceso a internet, frente a sólo el 3 por ciento de los africanos. El asunto central de la CMSI, y sin duda el más polémico, es el referente al control y la gestión de la red, hasta ahora ejercida por los Estados Unidos a través de la Corporación para la Asignación de Nombres y Números de Internet (ICANN) una empresa californiana controlada por el Departamento de Comercio estadounidense. Brecha digital En su informe, la Unesco propone varias medidas para evitar el fin de la diversidad lingüística de la que ahora goza el planeta, entre ellas una intervención de los sectores público y privado para la traducción de los programas informáticos, la difusión y el uso del software libre y de equipos informáticos asequibles en los países en desarrollo, la promoción de contenidos en internet en alfabetos diferentes al latino y el aprendizaje de dos o tres lenguas desde la educación primaria. Las doscientas páginas que suma el informe, rezan además sobre la brecha digital que separa a las sociedades con acceso a las tecnologías de la comunicación y la información y las que no lo tienen. Actualmente, sólo un 11 por ciento de la población mundial tiene acceso a internet y el 90 por ciento de ellos vive en países industrializados. Las fracturas norte- sur son el resultado de una sociedad de la información mal compartida, y sólo será paliada con la sustitución de esa sociedad de la información por una sociedad del conocimiento afirmó en la presentación del informe Koïchiro Matsuura, director general de la Unesco. El saber se alimenta de saber y las faltas de conocimiento acentúan aún más las dificultades para subsanarlas, añadió Matsuura. Los países en desarrollo deberían tener acceso a equipos informáticos y a un mayor número de centros con acceso a internet, al tiempo que la red debe- Sólo un 11 de la población mundial tiene acceso a internet, el 90 vive en países industrializados ría promover contenidos adaptados a las poblaciones más discriminadas, según indica el informe, que además promueve la intervención femenina en la sociedad del conocimiento. Esa sociedad del conocimiento de la que habla la memoria de la Unesco es ya un hecho en Singapur o en Villa el Salvador (Perú) donde se ha pasado de la miseria y el analfabetismo al crecimiento económico y la escolarización, gracias a la promoción de la creatividad y del conocimiento mediante la educación, a través incluso de nuevas universidades. Ambas sociedades son presentadas por el informe como un ejemplo de los saltos hacia el desarrollo que pueblos enteros pueden dar gracias al acceso al conocimiento. Información y comunicación para todos, la libertad de expresión y la diversidad cultural y lingüística son pedidos a gritos desde la Unesco, en un momento en el que la cumbre de la Información que tendrá lugar en Túnez a partir de hoy y hasta el viernes, podría suponer un paso adelante para los pueblos que todavía no tienen acceso a las nuevas tecnologías. Terroristas en internet La ONU apuesta por un cambio hacia un modelo multilateral que reparta las responsabilidades del gobierno de internet, pero Estados Unidos ya ha avanzado que defenderá firmemente en la Cumbre su derecho a mantener el control sobre la red, que nació como un proyecto militar del Pentágono. El gobierno de George W. Bush, apoyado en esta cuestión por la oposición del Partido Demócrata, ha dejado claro su postura a la Comisión Europea, que está a favor de la descentralización del control que ahora ejerce Estados Unidos, único país con derecho de veto en el regulador de dominios ICANN. Anoche se evitó una posible ruptura entre EE. UU. y el resto del mundo. Se llegó a un acuerdo para trabajar hacia un cambio progresivo sobre las cláusulas que hacen referencia a los medios para controlar Internet.