Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 16 11 2005 Madrid 39 El fundador de los Latin King en España lleva dos años entre rejas. Desde ahí se bate el cobre por controlar este huevo de serpiente con conexiones con EE. UU. Los expertos alertan de que la lucha por el poder de la Nación conduzca al incremento de la violencia Las peligrosas conexiones mundiales de una sociedad secreta TEXTO: M. J. ÁLVAREZ EFE MADRID. Un lugarteniente que se bate el cobre por controlar, a golpe de móvil, a la Nación desde las cuatro paredes de su celda madrileña desde 2002. Se llama Eric, supera los 25 años, y fundó los Latin Kings en España en un tiempo récord: dos años. Sin embargo, se confió y vulneró la ley- -retención ilegal, robo y agresiones sexuales consumadas- -y la Policía le retiró de la circulación. No se trata del argumento de una película. La realidad siempre supera la ficción. Mandos policiales y expertos temen que la lucha velada por el poder provoque que otro responsable de los Reyes Latinos aterrice a este lado del Atlántico y conduzca a estos grupos a dar el siguiente paso en una peligrosa vuelta de tuerca que les lleve a cometer delitos más graves. De ello se alertó ayer en la presentación del libro Reyes Latinos escrito por Ángel Moya y Santiago Botello. En la documentación intervenida a Eric, el máximo responsable de los LK, encargado de controlar las fianzas y receptor de las informaciones de sus miembros, hallaron documentos internos de la banda que hasta ahora permanecían ocultos, y correspondencia con los jefes de otros continentes, que evidencian las peligrosas conexiones transnacionales de esta red con su homónima en EE. UU. donde es más peligrosa, y diversos países europeos, entre ellos Londres. El problema estriba en que los Reyes Latinos se otorgan el poder de una sociedad secreta, si su secreto se desvelase, sería destruida por sus enemigos y no ejercerían ningún poder de captación indicó Moya. Su xenofobia hacia todo lo que no sea suramericano y la lucha contra la opresión y el territorio les lleva a justificar sus faltas. Se quejan de que son maltratados, objeto de xenofobia y que trabajan de sol a sol, sin contrato y sin posibilidad de tenerlo indican los autores. Recuperar la libertad Se trata de una organización criminal de las más peligrosas del mundo, en la que se entra vivo, pero su salida es muy dificultosa, y en ocasiones, se paga con la muerte explicó Botello. Las recetas, apuntadas ayer son una legislación acorde a sus delitos que permita la acción policial, la coordinación entre los agentes de todo el país, la implicación de los jueces y protección para quien desee recuperar su libertad Una legislación acorde a estos delitos y protección policial para quien desee dejar la banda, peticiones de los expertos