Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 16 11 2005 35 La conexión de Mirasierra, Montecarmelo y Arroyo Fresno con la M- 40 beneficia a 60.000 vecinos La Policía evita una pelea callejera entre bandas rivales que tenían en su poder una pistola y cuchillos Tres de cada diez escolares se embriagan habitualmente, el triple que los adultos Más de 170.000 madrileños son consumidores de riesgo de alcohol de semana concentra todos los consumos, tanto en adultos como en jóvenes; aunque los menores toman cuatro veces más copas que los mayores M. J. ÁLVAREZ MADRID. Hace tiempo que beber ya no es cosa de hombres Este eslogan se ha convertido en una triste realidad entre la población de menos edad de la región, que por su extrema juventud, es la más vulnerable y la que puede sufrir mayores daños de continuar con esos consumos en el futuro. Ellas son las que más beben y abusan del alcohol. Su carrera ha sido meteórica y en apenas un par de años, el botellón ha ido acortando las diferencias entre géneros, a pesar de la ley seca que impera en la Comunidad de Madrid y las sanciones que no dejan de crecer. Prueba de ello son las cifras que ayer ofreció la Agencia Antidroga de la Comunidad de Madrid con motivo del Día Sin Alcohol, que este año se ha celebrado con el lema: Ha elegido usted sin ¡Gracias! Así, si entre ellas beben habitualmente casi 7 de cada 10 (64,7 entre ellos, la cifra desciende a 6 de cada diez; y, en ambos sexos el porcentaje se sitúa en un 63,5 un 20 más que en 2002, según la última Encuesta Escolar realizada en 2004 entre los adolescentes de entre 14 y 18 años. Ellas lideran todos los consumos- -alguna vez, en el último año y con frecuencia- -con más de dos puntos de diferencia con respecto a ellos. De ahí a acabar abusando sólo hay unos cuantos peldaños en esta tortuosa pendiente, máxime, si se tiene en cuenta la menor tolerancia a estas sustancias de las féminas. La calificación de bebedor de riesgo se establece en el caso de ingestas iguales o superiores a los 29 centímetros cúbicos en el caso de la mujer- -tres cervezas o un combib El fin El alcohol en la Comunidad de Madrid Escolares entre 14 y 18 años Consumo de riesgo: Borracheras habituales: 7,6 el 29,2 se embriaga habitualmente 62,3 hombres 64,6 mujeres Cuándo consumen: -Fin de semana: 44 -Días laborables: 19,4 -Cubatas 55 -Cerveza sidra: 14,5 Población entre 15 y 64 años Consumo de riesgo: Borracheras habituales: 170.000 personas (4,3 el 11 se embriaga habitualmente -Entre 18 y 24 años: 34 hombres (beben 3 veces más que las mujeres) 18,7 mujeres Cuándo consumen: -Fin de semana: 60 -Vino 11 -Cerveza 19 -Cubatas 9 -Días laborables: 40 -Vino 8 -Cerveza 7 -Cubatas 0,4 C. AGUILERA Las adolescentes lideran el consumo esporádico y habitual y superan a los varones en más de dos puntos nado- y 49 centímetros cúbicos en el caso de los varones- -cinco cervezas o dos combinados- La comparativa entre la población general y la juvenil produce vértigo en el caso de las borracheras. Así, si son tres los jóvenes de entre 14 y 18 años los que se han embriagado, al menos una vez en el último mes, en el mismo periodo ha hecho lo mismo un adulto, a tenor de la Encuesta de Sa- ANGEL DE ANTONIO está también en contra de las restricciones al tráfico privado previstas para Embajadores a partir de la primavera. Esta medida, aseguran, puede perjudicar mucho a los comerciantes, al impedir o dificultar el paso de clientes hacia las tiendas. lud Pública de Sanidad. El hecho de que sean los de menos edad los que más abusan se repite y entre el sector de entre 18 y 24 años, 3 de cada diez jóvenes se emborracha, frente a 2 de cada 10 chicas; mientras que hacen lo mismo 3 de cada 10 escolares. El exceso en la ingesta afecta a una de cada cien personas- -170.000 personas- -de entre 15 a 64 años, cifra que se multiplica por ocho entre los de menor edad- -8 de cada cien- Ambos sectores de la población siguen ligando el ocio al alcohol y toman copas los fines de semana; y, los más pequeños ingieren cuatro veces más combinados que otras generaciones. Una nota dramática: el alcohol produce en la región más de mil muertes anuales.