Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 15 11 2005 59 Hoy se cumplen sesenta años de la concesión del Premio Nobel de Literatura a Gabriela Mistral Antonio Gala publica El poema de Tobías desangelado un viaje por la historia amorosa del escritor La bola de espejos echó a rodar en Lisboa J. HERNÁNDEZ Viendo la gala de entrega de los premios MTV Europe de este año parecía que se había detenido el tiempo. La sempiterna Madonna volvía, un año más, a ser una de las estrellas de este canal norteamericano dedicado a la música, y eso que Sacha Baron, cómico británico metido a presentador, insistía en ser el protagonista de la noche lisboeta con un repertorio de chistes y gracias que iba de mal en peor. Pero ahí estaba ella, chupa de cuero lila y botas a juego, para abrir la velada ofreciendo por primera vez en directo a miles de televidentes de todo el mundo- -y a los cerca de 10.000 espectadores que dejaron a medio llenar el pabellón Atlántico de esta ciudad- -una buena dosis de confesiones en la pista de baile, con ese Hung Up con el que empieza el setenteo discotequero de su nuevo disco. El despliegue físico- -elástica y flexible como nunca- -sobre tan singular discoteca incluyó bailarines y la indispensable bola de espejos, demostrando estar muy repuesta de la caída del caballo que le amargó su 47 cumpleaños. Su largo abrazo con Bob Geldof, al que le entregó el Free your mind por ese macroconcierto solidario que es el Live Aid contrastó con su trato a la prensa: sólo atendió a una agencia de TV. Quizá se haya obsesionado con la flema británica desde que vive con su marido, Guy Ritchie, y sus dos hijos en la campiña inglesa. De izquierda a derecha, Carsten Moser, Hans Meinke, Ricardo Díez- Hochleitner, Liz Mohn, S. A. R. el Infante Don DANIEL G. LÓPEZ Carlos de Borbón, Michaela Hertel y Fernando Carro, ayer en el acto conmemorativo del X aniversario de la fundación Bertelsmann fomentará en España las fundaciones cívicas y el diálogo cultural La Fundación de Reinhard Mohn celebra su X aniversario en nuestro país adquirir un compromiso cívico con la sociedad española mediante la responsabilidad social del ciudadano y el diálogo entre culturas A. A. MADRID. Cuentan quienes le conocen que a Reinhard Mohn, magnate atípico le importan más las ideas y la gente que el dinero. Nacido el 29 de junio de 1921 en Gütersloh (Alemania) su madre, hija de un pastor luterano, era nieta de Carl Bertelsmann, el hombre que en 1835 había puesto en pie una imprenta y editorial de cantorales y libros religiosos. Su infancia y adolescencia transcurren entre las dos grandes guerras mundiales, pero el estallido de la Segunda le obliga a incorporarse al ejército. Movilizado con las divisiones Panzer del Africa Korps, tomó parte en la campaña dirigida por el mariscal Rommel. Tras la derrota en la batalla de El Alamein en 1943, fue capturado por las fuerzas aliadas y trasladado a un campo de prisioneros en Kansas. Su estancia en EE. UU. cambió por completo su vida. Devoró cuanto caía en sus manos sobre los conceptos empresariales. Y lo aplicó. b Bertelsmann quiere Diez años en España En 1947, con las bibliotecas cerradas y Alemania arrasada, Reinhard Mohn puso en marcha en Alemania la idea de los clubes de lectura. En 1962, la iniciativa se traslada a España, toma el nombre de Círculo de Lectores y tiene un éxito fulgurante y duradero En 1977, con los beneficios obtenidos por el grupo industrial, Mohn crea la Bertelsmann Stiftung, una fundación sin ánimo de lucro que hasta 2005 ha invertido 548 millones de euros en proyectos de educación, salud, cultura o filantropía. En 1995 nace la Fundación Bertelsmann y se instala en Barcelona Bertelsmann, uno de los mayores grupos de comunicación del mundo, cuenta con ochenta mil trabajadores en sesenta países distintos. En España, además de Círculo de Lectores, está representado por empresas como Random House Mondadori y da empleo a 3.100 trabajadores Su volumen de venta es (en cifras de 2004) de 17.000 millones de euros En 1998, Reinhard Mohn fue galardonado con el premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades por la labor de difusión de la cultura y con la Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil por parte del Gobierno español años, y con el apoyo de los escasos empleados que habían sobrevivido a la tragedia bélica, creó el primer club alemán del libro, Lesering En 1961 trasladó a España su exitosa experiencia de los clubes de lectura. El 11 de septiembre de 1962 nacía Círculo de Lectores, la primera inversión de Bertelsmann fuera de Alemania. En 1995 nació la Fundación Bertelsmann y se instaló en Barcelona. Sin ánimo de lucro, se dedica a anali- zar el rendimiento de las bibliotecas públicas para fomentar la lectura. Can Torró fue el proyecto pionero que fundó Mohn en Alcudia (Mallorca) y hoy es la ciudad quien lleva las riendas. Para celebrar su primera década en España- donde convivieron durante siglos judaísmo, cristianismo e islamismo señaló Liz Mohn- la Fundación Bertelsmann quiere fomentar un diálogo entre culturas y religiones desde alianzas estratégicas con socios de la sociedad, la política, la economía y la ciencia españolas que se interesen por el desarrollo conjunto de proyectos innovadores, duraderos y sostenibles Nos sentimos españoles Liz Mohn, presidenta del Patronato de la Fundación, anuncia que el lema de trabajo futuro será la responsabilid social y la creación de fundaciones cívicas Nos sentimos españoles- -subraya Liz- Promovemos la cooperación entre bibliotecas públicas y escuelas en siete Comunidades Autónomas. Tenemos muchos proyectos para España. Uno de ellos es el de las fundaciones cívicas. ¿Qués es una fundación cívica? Aquellas, según la Fundación Bertelsmann, en donde las personas tienen la oportunidad de participar con pequeñas aportaciones filantrópicas. Así, contribuyen a mejorar la calidad de vida en su entorno. Son expresión de la preocupación de las personas por sus semejantes y la solidaridad La primera fundación cívica en Alemana fue la Stad Stiftung Gütersloh, creada por Mohn en 1996; hoy existen allí más de 90. Junto a ello, el descubrimiento de nuevos valores de la ópera es otro de los objetivos que se traza Liz Mohn. reducida audiencia de fieles, que consiguieron su pase a traves de un sorteo. Nueva ocasión para dejarse enfocar por los objetivos de las cámaras. Venerada por Sonic Youth- -aristócratas del punk neoyoquino que a finales de los ochenta editaron un álbum de homenaje bajo el nombre de Ciccone Youth- respetada por Björk, quien le compuso Bedtime Story y rodeada de una inestable corte de productores que cada cierto tiempo se encargan de lubricar sus articulaciones musicales, Madonna da un nuevo paso adelante con un disco en el que abandona el formato de canción tradicional, con el que ha registrado los mayores éxitos de la larga carrera, y lo apuesta todo en la casilla de la ingeniería de cabina. Quiero que todo el mundo salte de su silla. Mi disco está hecho para disfrutar a tope advierte una cantante que, a sus 47 años, sigue combinando su capacidad recreativa con sus dotes para presidir el consejo de administración de la marca comercial que desde 1982 lleva su nombre. Llevar la cultura a las familias En 1947 regresó de Estados Unidos a Gütersloh, sin dinero en una Alemania donde todo está destruido. En esos siete años de presidio aprendió a preguntarse qué necesita el ser humano recordaba ayer su esposa, Liz. Tras la guerra, las bibliotecas estaban cerradas y eso movió a mi esposo a llevar la cultura a las familias Reinhard Mohn escrutó que había que acercarse al alma humana cara a cara. En poco más de dos