Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Sociedad MARTES 15 11 2005 ABC El estilo de vida marca el nivel de contaminación de los europeos b El estudio de seis ciudades de- Tendencias del área de bosque por regiones En millones de hectáreas. 1990- 2005 Los diez países con mayor área de bosque En millones de hectáreas. 2005 Otros Federación de Rusia África 1.333 809 Brasil 478 Asia termina la importancia de nuestras costumbres, por encima de la contaminación ambiental en cuanto a los niveles de exposición JOSÉ MANUEL NIEVES BRUSELAS. Un estudio realizado entre 2002 y 2005 en seis ciudades europeas, entre ellas Madrid, ha demostrado que la cantidad de contaminación a la que estamos expuestos puede ser, en contra de lo que se creía, muy diferente al nivel propio de la ciudad en que vivimos. Es decir, que podríamos habitar en la localidad menos polucionada del mundo y sufrir, sin embargo, unos elevadísimos niveles de exposición a determinados agentes contaminantes. O, al contrario, ser vecinos de la ciudad más contaminada y permanecer casi intactos y a salvo de la polución. Las diferencias, evidentemente, tienen que ver, también, con nuestro estilo de vida. Bruselas, Bucarest, Dublín, Lisboa, Ljubljana y Madrid fueron las urbes analizadas en el proyecto People (Population Exposure to Air Pollutants in Europe) Todas ellas participaron de forma voluntaria y en cada una se midieron los niveles de exposición de cerca de doscientas personas, con ritmos de vida, profesiones y hábitos muy variados, durante doce horas seguidas de un día especialmente elegido. En el caso de Madrid, ese día fue el 3 de diciembre de 2003. Eruopa América de Norte y América Central India 68 Perú Canadá 310 69 Oceanía 1990 2000 2005 Indonesia Estados Unidos 303 China 88 América del Sur 0 100 200 300 400 500 600 700 800 900 1.000 República Democrática del Congo 197 Australia 134 164 Infografía ABC El ritmo de deforestación se ralentiza por las repoblaciones en China y Europa La FAO publica la primera Evaluación de Recursos Forestales Mundiales b En España, el espacio forestal Contaminación personalizada Pascual Pérez Ballesta, del Instituto Europeo de Medio Ambiente y Sostenibilidad, máximo responsable de People fue el encargado de anunciar ayer en Bruselas, en el transcurso de las jornadas de comunicación científica CER 2005 que se celebran en la capital belga, las principales conclusiones del estudio. Así, además del hecho de que los niveles medios de exposición a contaminantes de la población son mayores que los niveles del lugar en el que viven, el estudio concluye que la frecuencia con la que se pasa por determinadas zonas calientes además de los niveles de polución de ambientes cerrados como oficinas, restaurantes, bares, escuelas o la propia casa, pueden afectar, y de hecho afectan, al nivel de exposición de cada uno de nosotros. Entre los agentes más peligrosos, el benzeno, reconocido agente carcinógeno y cuyos límites están regulados por la Comunidad Europea desde el año 2000. Los niveles de exposición a esta sustancia encontrados en el estudio oscilan entre los 2,9 microgramos por metro cúbico de Dublín a los 12,9 microgramos de Bucarest. Madrid, con Bruselas, se sitúa en 5,1. arbolado denso ha pasado de 10,6 millones de hectáreas en 1990 a 16,7 en 2005, siendo el segundo país que más superficie gana JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. El mundo sigue perdiendo bosques a ritmo alarmante pero, por fortuna, la deforestación neta anual en los últimos cinco años es menor que la sufrida en los años 90. Entre 2000 y 2005, la pérdida neta de superficie forestal fue de 7,3 millones de hectáreas cada año, equivalente a un país como Panamá o al 0,18 por ciento de los recursos totales. Aunque la situación no sea en absoluto satisfactoria, es menos grave que en la década de 1990 a 2000, cuando el planeta sufría una pérdida neta de 8,9 millones de hectáreas cada año. La Evaluación de Recursos Forestales Mundiales 2005 presentada ayer por la FAO, es el informe más completo elaborado hasta ahora, con todos los datos de 229 países y territorios, desde 1990 hasta el presente año. Según el Subdirector general del Departamento Forestal de la FAO, Hosny ElLakany, el informe refleja el progreso de algunos lugares pero, desgraciadamente, en muchos otros los recursos forestales están siendo destruidos o degradados a un ritmo alarmante De hecho, el descenso en el ritmo de deforestación neta de los bosques mundiales no se debe a que se destruyan menos. La pérdida anual de superficies boscosas es más o menos la misma que en los años noventa. La diferencia es que se han puesto en marcha enormes programas de repoblación forestal en China y en Europa, lo cual permite compensar parte de los enormes daños que sufren Suramérica y África. El patrimonio mundial de bosques asciende a 40 millones de kilómetros cuadrados, equivalente al 30 por ciento de las tierras emergidas. Su reparto es muy desigual, pues los cuatro países más afortunados- -Rusia, Brasil, Canadá y Estados Unidos- -suman la mitad de los bosques del planeta. Entre 2000 y 2005, la mayor deforestación se registra en Suramérica, que sufre cada año una pérdida neta de 4,3 millones de hectáreas, y en África, que pierde 4 millones. La lista de pérdidas por países está encabezada por Brasil, seguido de Indonesia, Sudán, Myanmar, Zambia, Tanzania, Nigeria y Republica Democrática del Congo. Saldos positivos En ese mismo período, Asia ha tenido una ganancia neta de un millón de hectáreas de bosque al año, seguida de Europa con un aumento de 660.000 hectáreas anuales de superficie arbolada. Los países con saldos más positivos son, por orden, China, España, Vietnam, Estados Unidos, Italia, Chile, Cuba, Bulgaria, Francia y Portugal, que suman cada año una ganancia de 5.1 millones de hectáreas. A pesar de los incendios y la desertificación, España gana superficie arbolada neta cada año gracias a un doble fenómeno: el abandono de tierras de cultivo agrario y los programas de repoblación forestal, si bien la FAO reconoce que ha habido una mejora de la cartografía y de la fotointerpretación que permite medir mejor lo que se considera bosque: un terreno en que las copas suponen más del 10 por ciento de la superficie y los árboles superan los cinco metros de altura. El espacio forestal arbolado denso ha pasado de 10,6 millones de hectáreas en 1990 a 14,6 en 2000 y a 16,7 en 2005.