Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 15 11 2005 Internacional CAMBIO DE RUMBO EN ALEMANIA SPD Y CSU SE ENFRENTAN A SU DESTINO 31 Edmund Stoiber se disculpa y obtiene también el respaldo de Baviera R. VILLAPADIERNA KARLSRUHE. Rumor de sables, pésimas encuestas y hasta una deserción- -el ministro regional de Economía- -precedían al congreso especial de la Unión Socialcristiana (CSU) partido con la exclusiva bávara desde hace medio siglo. Stoiber parcheó la situación con una emocionada disculpa pública y la CSU aprobó unánime la coalición con sus amigos de la CDU y sus rivales del SPD. Su presidente cantó dramáticamente la palinodia ante el criticismo en sus filas: admitió haber llevado al partido a una muy difícil situación y dijo tomar la responsabilidad muy seriamente El acuerdo de coalición es un buen comienzo para una nueva Alemania aseguró Stoiber, quien tenía el problema de defender ante su partido un programa del que se ha descolgado hace días, al renunciar a presidir la economía en Berlín para mantener su feudo en Múnich. Doce años después de que diera la puntilla al dirigente Max Streibl, Stoiber encara el máximo de contestación interna y el respaldo más bajo en la historia de la CSU. La politología sobre el caso bávaro asume que si la CSU baja del 45 por ciento no sólo pierde su tradicional mayoría absoluta, sino su pretensión de representar los intereses bávaros en el plano federal. Oscuras referencias En las elecciones del 18 de septiembre, la CSU cayó hasta un 49,2 por ciento y los últimos sondeos de Bild am Sonntag, tras las maniobras de Stoiber, le conceden un 35 por ciento. La pérdida de confianza y la inusualmente abierta contestación en el grupo parlamentario regional, ya no sólo de la fracción francona, recuerdan al golpe de hace años. El diputado Joachim Doppel pide a Stoiber que renuncie a la reelección y el también francón Hermann Imhof quiere ya un traspaso a Günther Beckstein. El líder de las juventudes clama en Focus por un rejuvenecimiento... si la situación no mejora antes de fin de año El jefe de la asamblea en Múnich, Alois Glück, reconoce problemas de confianza algo que no se recupera por prescripción Pero, pese a la crítica, los comentaristas no ven aún un elefante blanco. Gerhard Schröder responde con gesto victorioso a los aplausos de su partido tres ante el peligro de una señal de protesta, no recibió apenas ningún voto contra su entrada como vicecanciller en el Gobierno. En Berlín, los 116 delegados en el minicongreso de la CDU aprobaron también, con sólo tres votos en contra y una abstención, el programa de gobierno, que su presidenta y futura canci- AP ller, Angela Merkel, defendió frente a abiertas críticas de dirigentes, escuchadas en los medios durante el fin de semana, como la del experto de finanzas Friedrich Merz, quien dice que no ve en él ni una pizca del programa de la CDU Merkel aseguró que no es un mal acuerdo pese a conceder que la política es el arte de lo posible