Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional CAMBIO DE RUMBO EN ALEMANIA SPD Y CSU SE ENFRENTAN A SU DESTINO MARTES 15 11 2005 ABC Despedida y renovación socialista Schröder reconoce errores y dice adiós pidiendo al partido apoyo a Merkel a dirigir el destino de Alemania ha tenido, como efecto colateral, precipitar el relevo generacional en el partido socialdemócrata RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL KARLSRUHE. El partido socialdemócrata (SPD) ha iniciado un traspaso generacional con la despedida, ayer, del canciller Schröder y del presidente Müntefering, así como la elección, hoy, de una nueva directiva presidida por Matthias Platzeck. Los correspondientes delegados de SPD, CDU y CSU respaldaron ayer mayoritariamente la participación de sus partidos en la gran coalición de gobierno bajo la cancillería de la democristiana Angela Merkel. El malestar por un programa mixto, que no contenta a nadie, pero cuyas medidas más dolorosas parecen inevitables, finalmente no se reflejó apenas en los votos de las respectivas formaciones. En el que probablemente ha sido su último discurso como canciller de Alemania, Gerhard Schröder pidió a su partido que respalde la coalición de gobierno alcanzada con los democristiab La gran coalición que va nos (CDU CSU) y al presidente saliente del SPD, Franz Müntefering, como vicecanciller: Deberíamos estar orgullosos del acuerdo alcanzado programa que calificó como responsable con el consenso social y también con la situación económica dejada tras él. Pero la alcaldesa de Bonn, Bärbel Dieckmann, le agradeció en nombre del partido siete años de buena política y Schröder, que insistió en que el SPD sigue en el poder y al que pidió que no pierda su identidad en la coalición, obtuvo en su despedida una ovación de su partido como ya le hubiera gustado lograr en su ejercicio. El ambiente parece tensar a todos los dientes, pero resultó calmado frente al golpe de mano contra la presidencia sufrido por Müntefering la semana anterior. El presidente del SPD confesaba a una emisora que el congreso fue convocado bajo condiciones muy distintas a las sobrevenidas, pero vamos a poder hacer algo bueno de esto De los cerca de 500 delegados, poco más de una docena votaron finalmente contra el acuerdo de gobierno Tanto éste como Mathias Platzeck, que hoy debe sucederle, habían pedido a los delegados conformidad y armonía política sobre la designación de la nueva dirección, ante el temor a una secuela dramática del voto de protesta. Adelantándose, una de las vicepresidentas, Ute Vogt, abrió el congreso con una autocrítica: Sí, hemos cometido errores a la cabeza del partido Platzeck, que parece encarnar una renovación proveniente del Este frente al agotamiento de la tradición occidental y sindical del SPD, hizo en su intervención in pectore un discurso aún modesto y a la defensiva, demostrando a los reticentes delegados todo lo que el SPD había mantenido de su programa. Pero defendió el buen talante y la sintonía establecidos durante las duras semanas de negociación con la oposición democristiana, ganadora pírrica de las elecciones. También Schröder se había dicho esperanzado de que una coalición entre rivales superara ahora el bloqueo entre las cámaras y una típica mentalidad cainita, que comparó con el Mikado japonés y que habría dificultado la aprobación previa de importantes reformas. Platzeck, que agradeció a Schröder lo que llamó una Alemania más confiada y segura de sí recordó que el modelo social europeo constituye nuestra cultura señalando que debe ser desarrollado y modernizado pero no desmontado De los cerca de 500 delegados en Karlsruhe, poco más de una docena votaron finalmente contra el acuerdo de coalición, y el presidente saliente Müntefering, que dividió la votación en