Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 14 11 2005 Deportes 99 VELA VOLVO OCEAN RACE El MoviStar se retira por una avería y viajará en avión a Ciudad del Cabo No puntuará en esta primera etapa y será reparado en Suráfrica PEDRO SARDINA MADRID. El parte de navegación de las primeras millas de la Volvo Ocean Race no puede ser peor: cinco barcos con averías dirigiéndose a puertos de la costa de Portugal y de Cádiz y dos con una estrategia de silencio y adentrándose en una borrasca que prevé vientos de más de cincuenta nudos. En la madrugada de ayer, Bowe Bekking, capitán del MoviStar comunicó al resto de la flota que tenía una avería y que iban a poner rumbo a Cádiz para evaluar los daños. Inmediatamente después Paul Cayard, patrón del Piratas del Caribe lanzó una señal de socorro en la que informaba de que su barco sufría una vía de agua en el timón. Rápidamente una patrullera de la Armada portuguesa salió a su encuentro para escoltarlo hasta Cascais. Guillermo Altadill, jefe de guardia del Ericsson comunicó la rotura de su botavara, aunque iban a seguir navegando. El australiano Premier Challenge insinuó que navegaba con sólo un timón y el ABN Amro 1 se quejaba de la deslaminación de su casco. El Brasil 1 de Roberto Bermúdez, y el ABN Amro 2 seguían su navegación El Brasil 1 podría haber recibido ayuda exterior El Brasil 1 donde el español Roberto Bermúdez es jefe de guardia, podría haberse beneficiado de algo prohibidísimo en la vela oceánica: la ayuda exterior. Algunos periodistas afines a Vicente Tirado, armador del Caixa Galicia -del que es patrón habitual Roberto Bermúdez- recibieron la llamada de éste comunicándoles que había hablado por teléfono con Bermúdez y que el MoviStar tenía una vía de agua en su casco y que se dirigía a puerto para retirarse de la prueba. Según estos periodistas, Tirado habría hablado por un teléfono móvil con Roberto Bermúdez minutos después de que el capitán del MoviStar Bowe Bekking, terminó de comunicar su avería por la radio a los demás participantes de esta Vuelta al Mundo. Si esta circunstancia se confirma se consideraría como ayuda exterior, ya que esta información sólo la puede tener la organización y los barcos de la regata. Tirado, en su afán de protagonismo, podría haber hecho un flaco favor a los brasileños. sin comunicar ningún parte saliendo hacia el océano. Un desastre sin precedentes en una Vuelta al Mundo y en una etapa, a priori, tranquila. La flota bajaba con vientos de 40 nudos de aleta y olas de cuatro metros por la costa de Portugal cuando se sucedieron estas llamadas de socorro. Si el viento hubiera soplado del Sur, ahora se estaría hablando de algún que otro naufragio. El MoviStar iba amurado a estribor, por lo que se deduce que quería salirse de la borrasca para buscar un anticiclón que entraba a 180 millas de la latitud del Cabo de San Vicente cuando un pantacazo de una ola sobre el casco le produjo la rotura de las dos principales cuadernas, en las que van instalados los hidráulicos de la quilla. El re- Piratas del Caribe Ericsson Premier Challenge y ABN Amro 1 también dañados, buscan refugio en puertos de Portugal sultado fue que uno de esos hidráulicos se rompió y tuvieron que amurarse a babor por seguridad y poner en marcha el hidráulico de respeto. Según fuentes oficiales, el MoviStar sufre desperfectos superficiales que pueden ser reparados en Cádiz, donde se presume que el barco podrá arribar a última hora de la tarde de hoy, ya que en la tarde de ayer el barco navegaba a unos diez nudos de velocidad, con pocas velas izadas y con agua en su sentina. Fuentes consultadas por ABC confirman que las roturas son graves y que se está preparando un dispositivo para que cuando el MoviStar llegue a Cádiz pueda ser embarcado en un carguero o en un avión Antonov, para llevarlo a Ciudad del Cabo y repararlo allí. Esto supondría la retirada de esta primera etapa y la pérdida de los puntos en juego. Esta masiva entrada de barcos al abrigo de los puertos más cercanos confirma lo extrema que es esta Vuelta al Mundo en cuanto al diseño de los barcos y pone en entredicho la fiabilidad de las quillas basculantes, así como el reducido número de tripulantes que lleva cada barco.