Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 Economía LUNES 14 11 2005 ABC PEDRO BARATO Presidente de Asaja El Gobierno de Zapatero provoca a los agricultores para que corten las carreteras El líder agrario acusa al presidente del Ejecutivo de comportarse con una gran irresponsabilidad de pasar olímpicamente del campo y de realizar una gestión caótica TEXTO: PALOMA CERVILLA FOTO: ANGEL DE ANTONIO MADRID. La falta de respuesta del Gobierno de Rodríguez Zapatero a la difícil situación que atraviesa el campo, ha llevado a las principales organizaciones agrarias a anunciar una gran movilización a partir del día 28, como ya hicieron los transportistas, los pescadores y los mineros. El presidente de Asaja, Pedro Barato, líder de una de las organizaciones agrarias más críticas con la ministra Espinosa, denuncia la falta de talante del Gobierno para poner fin a la crisis. ¿Tan grave es la situación en el campo como para paralizar el país? -Hay que remontarse entre 145 y 150 años atrás para ver las condiciones tan adversas que el campo español ha sufrido durante al año 2004 y 2005. La situación es caótica desde el punto de vista meteorológico, pero aún es más caótica desde el punto de vista de la gestión que el Gobierno Zapatero está haciendo del campo español. ¿Por qué es tan caótica? -Todos los gobiernos han sido sensibles, incluidos los del PSOE, pero en este Gobierno hay una gran irresponsabilidad. Si nos remontamos a las negociaciones de Luxemburgo, éstas fueron nefastas, tanto para el aceite de oliva, como para el algodón y el tabaco; después en inclemencias climáticas no se ha hecho absolutamente nada y cuando han pedido ayudas se han equivocado de puerta. En la negociación de la remolacha hasta hace cuatro días no había una postura del Gobierno. Parece ser que están pidiendo que se forme la revolución en el sector agrario, como se ha hecho en otros sectores. Eso no es talante, ni talento. ¿El hecho de que otros sectores como los transportistas, los mineros y los pescadores hayan conseguido sus objetivos les ha animado a seguir el mismo camino? -Yo, hasta hoy, creí que esto no era así, porque nosotros hemos dado los plazos suficientes al Gobierno para que tome las medidas oportunas. Pero en esta semana hemos visto cómo la reunión que había preparada se aplaza- ba a la siguiente semana y esto nos hace pensar que el Gobierno lo que está haciendo es una provocación al sector agrario para que salgamos a la calle a cortar carreteras, a molestar a los ciudadanos y, al final, que venga la negociación. El Gobierno tiene los medios para evitar llegar al día 28 y que salgamos todos a la calle a hacer lo que han hecho los demás: paralizar el país. ¿El aplazamiento de la reunión de esta semana es el mejor ejemplo de que el Gobierno no sabe qué hacer con el campo? -No lo digo yo, lo que ha dicho el Gobierno es que esta semana no se podía tener la reunión porque no había nada nuevo que ofrecer. El Ministerio de Agricultura tiene muy poco peso político en el Consejo de Ministros y lo que hace falta es que la ministra Espinosa convenza a quien tiene que convencer, que es el señor Solbes, que es el que tiene la llave. Este aplazamiento quiero interpretarlo de una forma positiva, que todavía no han convencido al Ministerio de Economía. Esto no son formas y, si el documento era vacío de contenido, también éstas son reuniones vacías de contenido. ¿El Ministerio es insensible, incapaz o tiene una gran ignorancia sobre los problemas del campo? -Hasta hace muy pocos días lo que había habido es un gran desconocimiento del sector agrario español, y a las El presidente de Asaja, Pedro Barato pruebas me remito. Hay otras situaciones en las que el Ministerio de Agricultura ha utilizado la política de capricho para contentar a determinadas zonas territoriales de España donde se han utilizado los recursos de unos contra otros. Lo que se ha hecho es política de partido y no gestión de los recurso que beneficien a todos. -En este año y medio de gestión de Elena Espinosa, ¿qué se ha conseguido para el campo español? -Muy poco, y poniendo un símil, para este cáncer que tiene el Gobierno no hemos llegado ni a la categoría de aspirina en el medicamento propuesto. Ha habido una serie de medidas para paliar los efectos de la subida de carburantes, pero ya dijimos que eran insuficientes. Lo que hay encima de la mesa es muy poco, en materia de heladas y sequía y de gestión de epizootias; y el Ministerio no se puede escudar en si las comunidades autónomas han mandado sus papeles o no. Lo que se ha hecho es poco y se reacciona tarde. Por ejemplo, en Portugal se solicitan las medidas el 24 de enero y el 10 de febrero las tienen. Para todos los problemas que tiene el campo ha habido una mala gestión. Parece ser que con la llegada del nuevo secretario general ya se están viendo las cosas con más realidad. ¿El campo es el gran olvidado de la gestión de Rodríguez Zapatero? -Estamos viviendo cierta convulsión en la economía de nuestro país y lo que no se puede hacer se prometer antes de llegar a la presidencia del Gobierno y cuando se llega no cumplirlo. El presidente del Gobierno tiene una responsabilidad y hemos visto dos ejemplos: lo que dijo en León con sus mineros y ha tenido que desdecirse de lo que allí prometió; y cuando afirmó que la remolacha sería una cuestión de Estado en el tratamiento que tendría con la UE. Todavía no ha hecho ninguna gestión, que nosotros conozcamos. El sector agrario es uno de los grandes olvidados de este Gobierno, y a las pruebas me remito. Zapatero ha pasado olímpicamente de él. ¿El problema sería el poco peso del Gobierno en la UE? -Yo recuerdo conversaciones con la ministra en las que me decía que los amigos de España habían cambiado y yo le dije que cuidado con esos presuntos amigos. Hemos presumido de amigos que nos han dado la puñalada por la espalda en Europa. Los titulares están bien, pero lo que quiero son resultados y hasta ahora siempre han sido negativos. No sé si es cuestión de peso, pero nos hacen poco caso en los planteamientos de España en política agraria. Ha sido de desastre. -A Asaja se le acusa de seguir planteamientos cercanos al PP, pero también han sido muy críticos con sus ministros de Agricultura. -Asaja ha sido crítico con todos los gobiernos y ha aplaudido a los que lo han hecho bien. Como ejemplo, hay que remontarse hace pocos días con el Ministerio de Trabajo en el tema de la seguridad social agraria. Lo que no podemos hacer es dar cheques en blanco y firmas que lo que pueden hacer es volverse contra un dirigente, en este caso profesional como yo. Puedo decir que el presidente de Asaja no tiene afiliación política alguna. Hemos presumido de amigos en la Unión Europea, que nos han dado la puñalada por la espalda El Gobierno tiene los medios para evitar que el día 28 salgamos a la calle y paralicemos el país