Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 14 11 2005 Sociedad 55 Medio Ambiente En los últimos 30 años las flotas balleneras han capturado más de 430.000 ballenas, 24.000 durante la moratoria Los grupos ecologistas denuncian que Japón encubre bajo fines científicos lo que no deja de ser caza comercial nas sean cazadas por la flota ballenera dice Losada. Cada año, después de que los científicos han medido y pesado las ballenas, estás son despiezadas y embaladas para su venta. La Agencia Pesquera Japonesa, responsable del programa, afirma que de acuerdo a los valores culturales japoneses, las ballenas son un alimento Sin embargo, un sondeo de opinión encargado en 2002 por el diario japonés Asahi mostraba un cuadro bien distinto: sólo el 4 por ciento de la población come carne de ballena de forma habitual; el 9 por ciento raramente; el 53 por ciento no la había probado desde la infancia; y el 33 por ciento nunca la había probado, según los datos facilitados por Greenpeace. Pero Japón no es el único país que actúa al margen de la moratoria sobre la caza comercial de ballenas que se adoptó en 1986. Islandia, al igual que los nipones, alega que se trata de un programa de caza científica, mientras que Noruega presentó una objeción a la moratoria, con lo que ésta no les es de aplicación. Este año Islandia cazó 39 ballenas y para el año que viene han anunciado una cuota de 100. Por su parte, Noruega lleva cazando anualmente una media de 650 ballenas en los últimos años. en el hemisferio sur, donde van a reproducirse, está en torno a 1.200.000 ejemplares, siendo la ballena gris, la legendaria ballena azul y la ballena franca las especies con mayor peligro. Como ejemplo de hasta qué punto se han diezmado las poblaciones de estos cetáceos, baste decir que se calcula que quedan en torno a 290.000 cacahalotes, cifra sólo un poco superior a los aproximadamente 165.000 que han muerto por culpa de los arpones en las últimas tres décadas. Sin embargo, la caza comercial no es la única amenaza de origen humano a la que se ven sometidas las ballenas y otros cetáceos. Las epidemias, la contaminación- -ya sea acústica, debida al tráfico marítimo, o por residuos y sustancias tóxicas- el uso de artes y aparejos de pesca destructivos o no selectivos y la falta de control en algunas zonas del cada vez más de moda turismo de avistamiento, son algunos de los retos a los que día a día deben enfrentarse si quieren sobrevivir en estos océanos cada vez más degradados. Además, otros problemas globales, como el agujero en la capa de ozono y el calentamiento del planeta, fenómenos que para la mayoría de los científicos se deben a la acción del hombre, suponen serias amenazas para la vida en los océanos. En este sentido, John Frizell, de Greenpeace Internacional, asegura que pese a los casi 20 años de moratoria sobre la caza comercial de ballenas, muchas poblaciones diezmadas por la industria ballenera no se han recuperado. Las poblaciones de ballenas necesitan mayor protección actualmente que cuando la moratoria entró en vigor, ya que sufren nuevas amenazas como el cambio climático, el agujero en la capa de océano, la contaminación química y acústica o la sobrepesca Por tanto- -añade- -el empeño de Japón en seguir dando pasos para acabar con la moratoria es una total irresponsabilidad Amenazas para los grandes cetáceos Los grandes cetáceos, al tener una gestación muy larga y una única cría, que tardará muchos años en reproducirse, no pueden recuperarse a corto plazo de la sobreexplotación Contaminación por hidrocarburos, las mareas negras cubren la superficie del mar y no dejan pasar la luz, lo que impide la producción del fitoplancton amenazando la toda la cadena trófica Contaminación por residuos tóxicos y persistentes, se introducen por los tejidos grasos a la leche que luego toman sus crías. Afecta al sistema inmunológico y produce enfermedades graves como tumores Contaminación acústica, reduce su capacidad de comunicarse, alimentarse y reproducirse. Fragmenta a las poblaciones y les provoca desorientación y chocan contra los barcos Capturas accidentales Bolsas de plástico, provocan la asfixia en grandes cantidades por atragantamiento Turismo de avistamiento Si no hay control se les impide reposar y salir a respirar Caza. Los arpones de ballenas han diezmado las poblaciones de los grandes cetáceos Provocadas por las grandes pesquerías con artes de pesca sobredimensionados El cambio climático y el agujero en la capa de ozono pueden afectar de forma drástica en la abundancia y distribución de las especies de las que dependen los cetáceos para alimentarse La caza japonesa de rorcual aliblanco Pacífico norte Hemisferio sur 600 500 400 300 200 100 0 1988 1989 1990 1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 Poblaciones diezmadas Así, durante los últimos 30 años, las flotas balleneras de todo el mundo han capturado más de 430.000 ballenas, 24.000 de ellas durante la moratoria. Algunas estimaciones realizadas por Greenpeace y por la Sociedad para la Conservación de Ballenas y Delfines revelan que la población de ballenas Población calculada de ballenas (hemisferio sur) Rorcual Común Rorcual Aliblanco 85.200 760.000 Ballena Azul Ballena Franca 1.260 7.000 Ballena Barbada Ballena Jorobada 12.000 17.000 Cachalote 290.000 Utilidades comerciales de las ballenas Ambar gris: Ámbar Fijadores de perfumería Espermaceti: Cosméticos y farmacia Aceite: Aceite precisión, Industria de precisión etc velas, tintas, etc. Carne de la cola: Primera categoría. Alimento para las personas Carne Segunda categoría. Alimento para animales domésticos Barbas: Cepillos, brochas, etc fustas, etc. Japón es el gran consumidor de la carne de ballena. Sin embargo, en los últimos años los nipones se han vuelto más reacios y sólo afirma consumirla el 13 de la población Glándulas endocrinas: Hormonas, pomadas Piel: Cueros CARLOS AGUILERA JAVIER AGUILERA PEDRO SÁNCHEZ 2003