Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Sociedad LUNES 14 11 2005 ABC Medio Ambiente Dos trabajadores despiezan la carne de una ballena ante un grupo de niños en el puerto de Wada (Tokio) AP La flota japonesa vuelve a cargar sus arpones contra las ballenas en aguas de la Antártida Desde ahora y hasta el mes de abril esperan cazar 935 rorcuales aliblancos japonesa ha anunciado que ampliará su programa de caza científica a dos nuevas especies, el rorcual común y la ballena yubarta A. ACOSTA MADRID. En la última reunión de la Comisión Ballenera Internacional, celebrada en Ulsan (República de Corea) el pasado mes de junio, su Comité Científico instó a Japón a que desistiera de seguir cazando ballenas en nombre de la ciencia. Lejos de amilanarse, la Agencia Pesquera japonesa anunció que duplicaría su cuota. Un órdago que la semana pasada puso sobre el tapete con la partida de su flota desde la ciudad de Shimonoseki rumbo al océano Austral. El objetivo: cazar 935 rorcuales aliblancos y además incluir en su programa de caza a otras dos especies, el rorcual común y la ballena yubarta. La flota de este año se compone del buque guía Nisshin Mahru de 8.000 toneladas, y otros cinco barcos que, según la agencia pesquera nipona, tienen labores de observación y recogen datos sobre la edad y el contenido del estómago de las ballenas que, ya muertas, cargan en ese buque nodriza Y b La Agencia Pesquera ACTUALIDAD NATURAL MÓNICA FERNÁNDEZ- ACEYTUNO EL MAR DUELE S i me preguntaran qué es lo que más me preocupa hoy del mar no contestaría que otra catástrofe como la del Prestige, sino la catástrofe de cada día. Esos regueros de aguas sin depurar que abren cárcavas en la arena y alrededor de los cuales medran las lechugas de mar; que la contaminación, es decir, el desorden, no tiene por qué ser negro. A veces es verde alga, o amarillo o azul de plásticos, chapapote de colores, eterno re- siduo que nos sobrevivirá según la microbióloga Lynn Margulis. Cómo está el mar, ¿alguien se ha fijado? Con frecuencia flotan burbujas turbias en las olas al pasar un barco y las pequeñas calas son desiertos de moluscos que mueren, igual que ya sucediera con los líquenes en las ciudades, por el exceso de embarcaciones motorizadas. Si me preguntan qué es lo que más me preocupa del mar, diría que el horizonte. Desde el faro de Estaca de Bares, donde ayer soplaba el primer gran temporal del año, Eugenio Linares, torrero, dice que ya no hay fuel pero que están allí para siempre, haciendo trizas el alma y horizonte, los generadores eólicos. Como los buenos recuerdos, el mar duele ya todos los días. estudios Lo cierto es que Japón continúa amparándose en que de esta manera estudian la interacción entre la pesca y las ballenas pues, a su juicio, éstas son las culpables de la crisis de los stocks de las pesquerías japonesas dice Losada. Así las cosas, desde ahora y hasta el próximo mes de abril, la Agencia Pesquera nipona espera cazar 935 rorcuales aliblancos- -en los últimos años cazaban unos 440- -y tiene en sus planes conseguir también 50 ejemplares de rorcual común y otros tantos de ballena yubarta en los dos próximos años. Estas especies están consideradas como amenazadas. Y es que casi 200.000 yubartas y más de 700.000 rorcuales aliblancos fueron cazados en el hemisferio sur durante el siglo XX. En el Santuario Antártico Si estos números ya dan una idea de lo que supone la caza que lleva a cabo Japón, el otro aspecto a tener en cuenta es dónde cazan estas ballenas. Y el lugar no es otro que el Santuario Ballenero Antártico, designado como tal en 1994 para ayudar a las ballenas a recuperarse después de un siglo de persecución, que provocó el agotamiento de sus poblaciones. Un santuario es un refugio, un lugar seguro, pero esto no impedirá que este año unas 1.000 balle- es que Japón, según denuncian los grupos ecologistas, encubre bajo la investigación científica lo que no deja de ser caza comercial. Desde Greenpeace, Sebastián Losada asegura tajante que el único motivo es comercial En cuanto al aumento de la cuota y la extensión a dos nuevas especies que serán blanco de sus arpones, Losada afirma que lo intentarán disfrazar con que así tienen una muestra más representativa de la población y datos de nuevas especies. Pero es absurdo, porque ya hay series de datos de décadas sobre la alimentación de las ballenas y además hay métodos genéticos para hacer esos