Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 14 11 2005 Sociedad 53 Foucauld, una vida de aventura y búsqueda de fe Charles de Foucauld nace en Estrasburgo en 1858, pierde la fe a los 16 años, estudia en la academia militar de Saint Cyr y se traslada a Argelia, colonia francesa, como subteniente de caballería en 1881. Malgasta su herencia en una vida desenfrenada, deja el ejército y se convierte por su cuenta en explorador de Marruecos. En París recupera la fe con la ayuda del sacerdote Henri Huvelin y entra en la Trapa, marchando a Siria y Roma. Regresa a Argelia, como misionero por cuenta propia en Beni- Abbés y el Hoggar, antes de establecerse en 1905 en Tamanrasset, en pleno corazón del Sahara. Adora la Eucaristía y sirve a los pobres de los Tuareg. Escribe un diccionario francéstuareg y traduce la Biblia. Muere el 1 de diciembre de 1916. Representantes del pueblo Tuareg saludaron al Papa tras la ceremonia de beatificación AP El hermano universal Charles de Foucauld, elevado a los altares El misionero francés fue beatificado ayer en la basílica de San Pedro b Soldado, aventurero y misione- ro, Charles de Foucald dedicó gran parte de su vida a ayudar al pueblo Tuareg, con quien vivió hasta su muerte JUAN VICENTE BOO CORRESPONSAL ROMA. Un soldado francés, convertido en misionero entre los Tuareg y hermano universal de todo ser humano, fue elevado ayer a los altares entre aplausos entusiastas de católicos norteafricanos, cadetes de la academia de Saint Cyr y miles de personas que aprendieron a amar a sus semejantes y a Jesucristo de la mano de Charles de Foucauld. Había sido militar, explorador, geógrafo, etnólogo y lingüista, recogiendo millares de poemas de los Tuareg, representados ayer por algunos de sus jefes. El ministro de Justicia, Pascal Clement, y la esposa del primer ministro, Marie- Laure de Villepin, presidían la delegación gala. Un nivel muy superior al de hace dos semanas; cuando a la beatificación de ocho mártires españoles acudió tan sólo el subsecretario de Asuntos Exteriores. La basílica de San Pedro desbordaba alegría cuando el rostro amable del marabut cristiano -el ermitaño cristiano como le llamaban los hombres azules del desierto del Sahara- -se asomó desde un gran tapiz en la ceremonia de beatificación. Benedicto XVI acudió al término de la misa para venerar las reliquias del misionero francés (1858- 1916) y de dos mujeres italianas fundadoras de órdenes religiosas: Ma- ría Pía Mastena (1881- 1951) y María Crocifissa Curcio (1877- 1957) El Papa afirmó que la vida contemplativa y escondida de Charles de Foucauld en Nazaret, donde encontró la humanidad de Jesús, nos invitan a contemplar el misterio de la Encarnación. Allí descubrió que Jesús nos invita al amor y a la fraternidad universal, que él vivió más tarde en el Sahara. Como sacerdote, puso la Eucaristía y el Evangelio en el centro de su vivir La fascinante aventura del vizconde alsaciano Charles Eugène de Foucauld- -que era hijo de una familia rica y perdió la fe a los 16 años- -incluye una primera etapa como alumno de la prestigiosa academia militar de Saint Cyr y oficial de caballería en la Argelia colonial, donde terminó de gastar su herencia en fiestas, muchachas de París, y cigarros de la mejor calidad. Cansado del ejército, recorrió por su cuenta tres mil kilómetros del desierto y publicó Exploración de Marruecos (1882) que le valió la medalla de oro de la Sociedad de Geografía francesa. Después de estudiar árabe y el Corán, busca la ayuda de un sacerdote y recupera la fe a los 28 años. En el momento en que encontró a Dios, según una de sus cartas, comprendí que no podía hacer otra cosa que vivir para Él Entra en la Trapa, pasando de un convento de Francia a otro de Siria y finalmente a Roma para estudiar Teología. Pero en lugar de hacer los votos perpetuos deja la orden y se va por su cuenta a Nazaret. Buscando sitios más pobres, vuelve a África como sacerdote para vivir con los Tuareg entre Argelia y Marruecos. A partir de 1905 se establece en Tamanrasset, donde murió en 1916, víctima de una banda de rebeldes. Durante un robo, el muchacho que le vigilaba se puso nervioso y le disparó un tiro en la cabeza. No llegó a convertir a ningún Tuareg ni a fundar una orden religiosa. Pero hoy son once las congregaciones religiosas y ocho las asociaciones de laicos que difunden su mensaje. Y miles de personas siguen su espiritualidad en el mundo entero. Investigan la curación espontánea de un británico seropositivo de 25 años ABC LONDRES. Un hospital de Londres investiga el sorprendente caso de un joven británico a quien le diagnosticaron el virus del sida en 2003 y después de un año no queda rastro del virus en su sangre. Se trata del joven Andrew Stimpson, de 25 años, cuyo caso ha sido calificado por los médicos como extraordinario Los médicos británicos que le atienden aseguran que no ha habido error, ni en el primer diagnóstico ni en las pruebas que se han realizado ahora. Y consideran que se trata de un milagro que puede traer la espe- San Martín, reelegido presidente del Consejo de Graduados Sociales ABC MADRID. Javier San Martín Rodríguez, con un 75 de los votos, ha sido reelegido presidente del Consejo General de Graduados Sociales. Esta es la segunda vez que se realiza esa votación, ya que la primera, en 2002, fue declarada no ajustadas a derecho por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, ya que no votaron los Colegios de Madrid y La Rioja. El Consejo recurrió la sentencia y acordó en el Pleno del pasado 15 de octubre repetir las elecciones, lo que fue decidido por más del 70 de los Colegios. ranza a millones de enfermos. Stimpson se ha ofrecido para someterse a los exámenes necesarios para descubrir el secreto que ha permitido a su organismo acabar con un virus, mortal para 20 millones de personas. Me siento verdaderamente especial y afortunado. Todos los médicos me han dicho que es un milagro que me haya curado El paciente británico no ha seguido ningún tratamiento desde que se le diagnosticó la enfermedad, pero se sometió a revisiones cada dos meses. Sus médicos observaban siempre con sorpresa su aparente buen estado.