Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 Madrid LUNES 14 11 2005 ABC Madrid CIUDAD ABIERTA ¿Será flexible? -Sí, lo es, y así cuando hay alguna historia social con inmigrantes, puedo acudir: estoy haciendo un archivo sobre inmigración, sobre los latinoamericanos que han llegado, sobre cómo cambian las ciudades, cómo se mezclan, cómo viven... Mi meta es exponerlo y publicarlo, quizá en un libro. ¿Hay algún perfil del inmigrante latino? -Muy trabajador. La gente viene buscando algo mejor, pero no todas las circunstancias son iguales ni yo me considero el prototipo de inmigrante: tengo cierta preparación, me iba bien en Lima, no tengo una familia que sacar adelante... No tengo nada que perder, y aquí me sigo desarrollando como fotógrafo. ¿Piensa quedarse a vivir aquí? ¿Le gusta Madrid? -Aquí la sociedad es muy abierta y, si tuviera que definir a la gente, diría que es maja; Madrid es muy divertida, hay mucha marcha. En todo caso, aún no he decidido si me quedaré, he de terminar el máster, y tampoco he concluido mi trabajo sobre la inmigración. Me sorprendió que nuestras culturas fueran tan iguales Cuando llegué a Madrid, no me sorprendió nada en concreto, sino precisamente que la cultura latinoamericana fuera tan parecida a la española. No me estoy refiriendo a los sabores, colores o detalles específicos como los acentos o algunas palabras, me refiero a la similitud en los valores, como la familia. No me siento nada distinto en España, y, además, creo que hay muchos estereotipos, y no sólo sobre nosotros: los propios españoles creen que son más distintos entre ellos de lo que son Álvaro, fotografiado en plena calle de Madrid al poco de instalarse en nuestro país ÁLVARO HURTADO MOLERO Fotógrafo y teleoperador peruano Madrid es muy divertida TEXTO: MARIO DÍAZ FOTO: AARON BROMLEY Muy personal ¿Se quedaría en España en situación irregular? -Ahora tengo visa de estudiante y no me lo había planteado, pero creo que no me quedaría siendo un ilegal; la misma palabra es macabra. Los gobiernos han de enfrentarse a esta realidad con flexibilidad, porque la gente viene a trabajar y, además, lo hace, con o sin papeles U n reportaje fotográfico le valió una beca para un máster en una prestigiosa escuela de fotografía madrileña, y el peruano Álvaro Hurtado (Lima, 1977) no se lo pensó dos veces, pese a tener que dejar su trabajo en un diario. A punto de concluir su beca, se plantea ampliar su estancia en España. ¿Ha podido continuar con su profesión aquí? -Sí, a las dos o tres semanas de llegar ya vendí mis primeras fotos a una revista, y cola- boro con publicaciones dirigidas sobre todo al público inmigrante, además de con un periódico de mi país y reportajes fotográficos de bodas. También estudio el máster, y todo esto lo compagino con un trabajo de teleoperador.