Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Madrid LUNES 14 11 2005 ABC Los médicos reclaman vigilancia y alarmas en sus consultas para defenderse de las agresiones La Comunidad ya ha mejorado la seguridad y los accesos de 9 hospitales la implantación del plan de prevención de la violencia planteado por Sanidad. Los conflictos, dicen, se han multiplicado en 5 años SARAH ALLER MADRID. Quieren más seguridad, sistemas de vigilancia, alarmas en sus consultas y teléfonos móviles o buscas que les permitan acudir con más tranquilidad a los avisos a domicilio. Son algunas de las reclamaciones de los médicos madrileños, que asisten con preocupación a la espiral de agresiones que, según aseguran, crecen con rapidez desde hace cinco años en los centros de la región. Empujones, puñetazos e insultos. Ningún centro sanitario está libre de convertirse, en un abrir y cerrar de ojos, en escenario de una batalla campal. Basta pensar que en su interior se trabaja con la salud de miles de personas para hacerse una idea de la sobrecarga emocional que afronta cada día el personal sanitario. El último episodio violento tuvo lugar el pasado octubre en un centro de salud del municipio de Cadalso de los Vidrios y se saldó con un celador apuñalado a manos de un paciente en tratamiento psiquiátrico. Los problemas mentales, sin embargo, no siempre están en el origen de las agresiones. Una lista de espera demasiado abultada o un parte de baja o incapacidad laboral denegado pueden desembocar en conflicto. b El personal sanitario espera siones físicas y verbales son cada vez más frecuentes- -dice Pilar Cecilia, secretaria de Acción Sindical de Cesm- La sociedad está cambiando y a veces los pacientes exigen cosas que no está en nuestra mano darles. Por eso algunos reaccionan con agresividad. La población inmigrante también actúa de forma muy imperativa y hacen un mal uso del sistema, porque acuden a las urgencias y, al final, sufren su colapso Al sindicato llegan muchos casos de violencia en las consultas, no sólo física, sino también verbal. Casos de atropello, por ejemplo, como el que sufrió una doctora de un centro de salud de Alcorcón, o de amenazas, como la que vivió otra médico que fue recibida en un domicilio con un bate de béisbol lleno de clavos. Le acompañaba una enfermera, porque sabían que el paciente era problemático- -comenta- Aún así, ha dejado de ejercer dicos que atienden en el medio rural. Cuando sales de la consulta para un aviso te vas solo, sin móvil, a no ser que lleves el tuyo particular, y sin un busca. Nadie sabe dónde estás ni cuándo te vas Para los portavoces del sindicato, la solución pasa por ampliar los medios. Hay cosas básicas que podrían evitarnos muchos problemas- -señala- Por ejemplo, facilitar móviles al personal que atiende las urgencias rurales y que a veces se desplazan a lugares alejados de los pueblos sin comunicación alguna. Otra de las opciones es crear registros de entradas y salidas, para que cada profesional esté localizado en todo momento. 170 cámaras en La Paz En el caso de las consultas, los médicos reclaman pulsadores de alarma silenciosos que puedan alertar de una situación comprometida. De momento, Sanidad ya ha puesto en marcha las primeras medidas para evitar conflictos en los centros. Desde que se presentó el plan, en el departamento insisten en que los brotes de violencia no pueden solucionarse únicamente a través de la seguridad privada. Dicen que los centros sanitarios son servicios públicos que no pueden convertirse en cárceles Por eso, han apostado por una batería de medidas entre las que, además de nuevos sistemas de vigilancia, figu- Retenido en un domicilio Se ha dado algún caso incluso de secuestro. Un compañero acudió a un aviso a domicilio y se encontró con el enfermo ya cadáver. Como la causa de la muerte no estaba clara- -dice- -se negó a firmar el certificado de defunción. Después de estar cuatro horas retenido en el piso, acabó firmando. Esta persona estuvo de baja y ahora tiene pánico a la atención a domicilio Problemas parecidos tienen los mé- Medidas adoptadas Gregorio Marañón: se ha creado un servicio de información en urgencias. Cuentan con mediadores que facilitan la convivencia con familiares de pacientes de etnia gitana. Se está redactando un pliego para el concurso de vigilancia, que contempla aumentar el número de cámaras. La Princesa: se han realizado gestiones con el Ayuntamiento para mejorar el acceso al servicio de urgencias y se ha instalado un salva escaleras en la entrada principal para evitar incomodidades. Los pasillos de urgencias y los de consultas externas tienen cámaras y hay sistema de telealarma en enfermería. Ramón y Cajal: creación de una unidad de información al usuario. El objetivo, resolver dudas y atajar quejas y conflictos. Hay una nueva centralita de alarmas, cámaras de visión nocturna, detectores de movimiento en los accesos y pulsadores en los puestos de enfermería y en las consultas. Puerta de Hierro: renovación de la centralita y desarrollo de puntos de información. Getafe: nuevas zonas de pre y post alta y servicios de información para agilizar los trámites. Doce de Octubre: pulsadores de alarma en las consultas y en urgencias y sistema de vigilancia centralizado. La Paz: 170 cámaras y 70 timbres silenciosos conectados con una central. Príncipe de Asturias: cámaras en el exterior del edificio y alarmas en los centros de especialidades adscritos de Alcalá y Torrejón. Clínico: sistema de vigilancia centralizado. Mucha agresividad La Consejería de Sanidad es consciente del problema y, por eso, elaboró hace meses un plan de prevención de la violencia y situaciones conflictivas. El documento contemplaba varias líneas de actuación. Por un lado, formar a los profesionales para que sepan manejar este tipo de situaciones y, por otro, mejorar las instalaciones de los centros e incrementar la seguridad activa (más agentes) y pasiva (videocámaras y pulsadores de alarma) Los médicos reconocen que el Plan impulsado desde Sanidad no tiene pegas pero insisten en que las medidas que contiene hay que desarrollarlas antes de que se queden en papel mojado. De momento, el sindicato Cesm- -mayoritario entre los facultativos- -asegura que su puesta en marcha no cumple con los plazos previstos. Además, ponen en cuestión el presupuesto destinado- -9 millones de euros- por considerarlo insuficiente si se tiene en cuenta la gran cantidad de instalaciones sanitarias que hay en Madrid. En los últimos cinco años, las agre- Los nuevos hospitales y centros de salud ya estarán equipados con avisadores Los nuevos hospitales y centros de salud que se construyan en la región ya contarán, según Sanidad, con avisadores silenciosos en las consultas. Esa es una de las reivindicaciones de los facultativos, que piden que los nuevos edificios ya estén equipados con sistemas de seguridad. Cuando te quedas de guardia, muchas veces estás sólo y el personal de administración está en otra planta. Sería tan fácil como instalar un timbre de alarma en un sitio estratégico de tu consulta- -dice Pilar Cecilia, portavoz de Cesm- -para alertar a tus compañeros de que está ocurriendo algo. Antes, además, se pasaba consulta con una enfermera, pero ahora el personal atiende por separado La falta de espacio, dicen, es otro problema. A veces estás encajonado entre armarios- -cuenta- -y si alguien entra en la consulta y se crea un conflicto, estamos literalmente acorralados. En ese caso, ¿pasamos por encima del paciente?