Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid LUNES 14 11 2005 ABC MADRID AL DÍA FELICES FIESTAS PEDRO MONTOLIÚ Las casetas de obra han invadido este gran parque en la esquina de la avenida de Portugal con la M- 30 (Viene de la página anterior) SIGEFREDO reas de jardín en tres zonas diferenciadas. La más cercana a la avenida de Portugal se dedicará al vivero propiamente dicho, con su trazado original en retícula, aunque estará rodeada de una banda de zona verde y árboles para favorecer la sombra en los parterres. Éstos también servirán de barrera visual, acústica y contra la contaminación creada por los coches, con una distancia de 4 metros en su punto más cercano al cerramiento original de la Casa de Campo, que se acondicionará durante la obra. En la zona más interior, los parterres se convertirán en una exposición natural de las diferentes especies que se creen en los viveros, ya que los madrileños podrán visitar los jardines. Por ello, los cruces de los ejes principales se han resuelto con rotondas, en las que harán zonas estanciales, con mobiliario urbano. Un final de obras muy ajustado a la fecha de las elecciones Desde que empezó la legislatura, el factor tiempo parece haber marcado los proyectos del alcalde, Alberto Ruiz- Gallardón, para transformar la M- 30. Si al principio fueron los problemas de titularidad o la exención de la declaración de impacto los que obligaron a que pasaran los meses, luego han sido las propias obras las que parecen haberse ajustado demasiado a la fecha clave, mayo de 2007, con las elecciones municipales. Mientras en la zona este del trazado las cosas marchan a buen ritmo, en la avenida de Portugal o a lo largo de la ribera del río Manzanares los plazos están muy ajustados. Las obras comenzaron de forma tímida, con estudios de alcantarillas y servicios a desviar, en el pasado mes de mayo. Dos meses después, una gran playa de grúas ya copaba la zona, aunque se espera que para Navidad haya desaparecido el 80 por ciento. Pese a ello, la duración prevista es de dos años, ya que Gallardón rebajó de 36 a 24 meses el plazo previsto. Está claro, por tanto, que coincide el final de obras con la convocatoria a las urnas, sin margen para imprevistos. Espacio temático Como hito singular se prevé la construcción de un edificio. Un centro de interpretación de plantas medicinales en el que se desarrollarán actividades propias del vivero, además de educativas, divulgativas, exposiciones temporales y permanentes. Allí, se podrán conocer la historia de esos jardines de Felipe II y las propiedades de las distintas plantas medicinales. La parte trasera se utilizará como almacén, casetas de jardineros y vestuario del personal. Esta actuación incluye, junto a la recuperación del cerramiento, la incorporación de la vaguada del arroyo Meaques, integrándose en la zona de acondicionamiento naturalizado selvático, y reforzando a su vez las especies propias de ribera. Junto a los viveros se hará una zona de exposición natural de diferentes especies y un aula educativa Junto al proyecto del jardín se intenta recuperar, si existe permiso por parte de Patrimonio, las cuevas de Felipe II, realizadas en ladrillo, que durante una época estuvieron unidas al recinto y que hoy están prácticamente en ruinas, según señaló Manuel Melis. Varias estancias Esta Galería de las Grutas está formada por varias estancias, con tramos abovedados e independientes, como la Sala del Mosaico y la Sala de las Burlas, y una fuente dentro de una gruta artificial. La inversión prevista para el conjunto de la recuperación del antiguo jardín de plantas medicinales es de 3,6 millones de euros, aunque será necesario esperar a los matices que la Dirección General de Patrimonio dicte sobre el proyecto actual. De momento, como hemos visto, la entrada de las obras en la Casa de Campo puede reportar a los madrileños la recuperación de un espacio divulgativo que acabe con la degradación que sufre hoy día. Las obras de la M- 30 supondrán de esta manera la recuperación de unos viveros de plantas medicinales que fueron característicos hace muchos años de la Casa de Campo. Y se restituirán en una zona que los conductores y paseantes pueden apreciar con asombro ahora mismo, ya que está tomada literalmente por los utensilios de obras, aunque, eso sí, de manera temporal. amento el retraso. Debería haberles felicitado las fiestas navideñas en mi última columna de hace dos lunes pero me dejé llevar por la pasión teatral y me puse a hablarles de los nuevos coliseos de la capital. Ahora, ya casi es tarde. Me di cuenta cuando a comienzos de este mes de noviembre elevé mi mirada en la calle y descubrí suspendidas sobre mi cabeza esas estructuras que el año pasado un periodista llamó somieres navideños y que el Ayuntamiento ha vuelto a colocar en la Gran Vía para iluminar esta calle. Me reafirmé cuando, dos días después, un gran cartel en un gran almacén me informó de la gran exposición de artículos navideños que podía no sólo ver sino comprar. La semana pasada, en medio de noticias de desastres, de encontronazos políticos, apareció en la pantalla de mi televisor el calvo de la Lotería nacional en el arranque de la campaña de este año. No pude más y busqué entre mis cedés el del chiquirritín metido entre pajas y lo puse. Inmediatamente la familia comenzó a hablar de dónde celebraremos la cena de Nochebuena y mi hija llamó a sus amigos para recordarles que hay que comprar las entradas de la fiesta de Fin de Año. Hemos perdido unos días, pero esta semana hemos trabajado a fondo y creo que estamos preparados. Al fin y al cabo, esta premura es muy de agradecer porque entre el puente de la Almudena y la carretera de circunvalación que bordea la semana de la Constitución, a poco que nos descuidemos no nos quedará tiempo para las compras de todo tipo, el envío de los cristmas, la tradicional vuelta por la plaza Mayor, las parrandas con los amigos, las comidas y cenas de empresa y ese sin fin de cometidos que nos dejan exhaustos y listos para las rebajas de enero. Los distintos estamentos de nuestra sociedad lo saben y todos velan para que no nos dejemos llevar por las prisas. Es más, viendo la lista que hemos redactado en casa sobre todo lo que hay que hacer, la verdad no entiendo cómo no empiezan en octubre a poner el anuncio de vuelve a casa por Navidad. L