Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 14 11 2005 27 Estados Unidos demuestra mediante un ordenador interceptado a Irán, los planes nucleares de Teherán Diez mil evacuados en China tras una cadena de explosiones y un incendio en una planta química Una jornada en el juzgado de Bobigny. Unos jóvenes detenidos por los disturbios de estos días se declaran inocentes sin interesarse apenas por lo que ocurre a su alrededor. Son sus familiares los que se angustian. Después, unos dicen que volverán a la calle; otros, no La joven escoria ante el juez LAURENCE DE CHARETTE AFP Coches a la barbacoa Francia. Posee el récord absoluto con un total de 8.400 coches quemados en los últimos 17 días de vandalismo. En la noche del sábado al domingo la epidemia dejó 76 coches quemados en París y 296 más en provincias. Bélgica. Depositaria de la antorcha se suma a la carrera y lleva ya un saldo de 90 coches quemados en los últimos siete días. El sábado, en Lieja ardieron 10, en Bruselas 3, otros 9 en Charleroi, 3 en Lovaina la Nueva, uno en Binche y otro en Mouscron. Grecia. La noche del sábado la Policía detuvo a dos grupos de jóvenes anarquistas cuando braseaban trece vehículos en dos concesionarios, de Mercedes y Citroën, a base de cócteles molotov. Holanda. Farolillo rojo con dos coches en la ciudad de Rotterdam. BOBIGNY. La puerta se abre y deja pasar a Jaled, con aspecto despavorido pero aliviado. El tribunal de menores de Bobigny por fin se ha vaciado. El joven, de 17 años, acaba de pasar dos días bajo custodia preventiva. Esta tarde sale del despacho del juez con el estatus de testigo asistido. Está bien resume. Mariam, su hermana, le estrecha entre sus brazos. El sábado, Jaled, alumno de primer curso del bachillerato en ciencias y tecnologías de la gestión, francés de origen magrebí, fue interpelado por la noche a la entrada de su edificio. Yo volvía a mi casa asegura, cuando me crucé con una banda de chicos. Querían que tirara una botella (de gasolina) contra el coche de unos polis. Yo no estaba de acuerdo, dejé la botella. Pero los polis me acusaron Sus padres acudieron en su auxilio: Pero la Policía nos insultó también a nosotros cuentan. Afortunadamente para Jaled, la botella con sus huellas que se encontró en el lugar de los hechos no estaba rota. Puede que le citen de nuevo más tarde, para pedirle más explicaciones. Mientras, la familia no insiste; los cuatro se van deprisa, pegados unos a otros. Al otro lado de la sala, Mamá suspira. Lleva sentada allí, en ese banco de madera demasiado estrecho para ella, desde primera hora de la tarde. La sala de espera está casi vacía. Evita mirar a su hijo Mokba, de 16 años, sentado un poco más allá, con aire enfadado. A su lado el hermano mayor guarda los papeles y hace funciones de intérprete para su madre. Bueno, en mi caso hay elementos suspira Mokba, que, algo triste y con la cabeza baja, espera su comparecencia. A Mokba le detuvieron el viernes por la noche, con dos compañeros, junto a un coche con los cristales rotos. Dos testigos aseguran haber sor- Policías parisinos identificaban anoche a varios sospechosos prendido a los amotinados in fraganti. Después de dos días de custodia, Mokba ha aterrizado en un calabozo de Bobigny. Desde hace 66 horas suspira por un un sándwich griego Yo no pensaba en nada le replica Bubakar, de 17 años, detenido en la misma hornada. Él echa pestes valientemente, mientras espera comparecer. De todas formas, se necesitan pruebas, testigos, eso no es suficiente para acusar. Uno dijo que éramos tres, otro vio a cinco. Eso no vale Ninguno de los menores interpelados ha sido condenado a prisión. Mokba y Bubakar, francés de origen subsahariano esperan, como los demás, AFP Ninguno de los menores detenidos ha sido condenado a prisión. Un susto en comisaría, nada más volver a sus casas esta noche. Sin embargo, la inquietud aún se lee en esos rostros infantiles. Bueno, también había una botella acaban por reconocer. Entiéndase, una botella para incendiar el coche con los cristales rotos sobre el que se les ha interrogado. Ante la justicia, sin embargo, los dos chicos no reconocen los hechos. Como la práctica totalidad de los interrogados, se declaran no culpables. Uno tras otro, los adolescentes son liberados. Mokba y Bubakar serán investigados. Probablemente deberán presentarse de nuevo ante el juez, pero ha dicho el abogado que no volveremos hasta dentro de varios meses dice Bubakar. La pequeña troupe abandona, de noche, el juzgado de ladrillo rojo de Bobigny, a través de la ciudad administrativa, con los dos adolescentes en cabeza. ¿Y tú qué vas a hacer ahora? Yo vuelvo a casa suelta uno. Bueno, yo saldré. Esto no me lo va a impedir dice el otro. EDA Le Figaro