Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 LUNES 14 11 2005 ABC Internacional Grupos de gamberros tratan de extender los disturbios a Bélgica, Holanda y Grecia De nuevo las páginas de internet sirvieron para divulgar la convocatoria por media Europa moda de la quema de vehículos a grupos marginales de jóvenes que toman la antorcha desde lugares alejados de la capital francesa ENRIQUE SERBETO. CORRESPONSAL BRUSELAS. Las páginas de internet han servido para extender a otros países la extraña moda de quemar coches y mobiliario urbano. No sólo a países cercanos y tradicionalmente muy sensibles a la influencia francesa, como Bélgica, sino hasta otros aparentemente alejados de las modas sociales galas, como es el caso de Grecia. Los peores augurios sobre un posible contagio a otros países de la ola de violencia que sacude Francia desde el 27 de octubre podrían estar cumpliéndose. El Bélgica la situación no ha dejado de empeorar, a pesar de que la Policía ha tomado todo tipo de medidas preventivas para tratar de evitarlo. La primera de estas disposiciones ha sido no dar difusión a los incidentes, para no suscitar los intentos de emulación de otras pandillas, que parece ser uno de los ingredientes más influyentes en la situación de Francia. Y a pesar de ello, Bélgica sufrió el sábado por la noche la peor jornada de disturbios desde el inicio de la violencia en barrios marginales franceses, con la detención de unos 50 jóvenes en el centro de Bruselas y el incendio de al menos 27 vehículos en distintos puntos del país. Las detenciones se produjeron sobre todo en el céntrico barrio de la Bolsa, donde hubo algunos incidentes, igual que en torno a la estación del Sur, en cuyos alrededores reside una importante comunidad de origen magrebí. En los últimos días se había anunciado a través de internet una especie de convocatoria para revoltosos que pretendían sembrar el desorden en el centro de Bruselas, un llamamiento a romperlo y quemarlo todo por lo que la Policía estaba pertinentemente preparada. El Ministerio del Interior belga indicó ayer que las detenciones se produjeron por motivos tales como posesión de objetos peligrosos, cubrirse el rostro con pasamontañas o desobedecer las órdenes policiales para identificarse. A pesar de ello, los gamberros lograb París exporta la ron incendiar tres coches en Bruselas, diez en Lieja, nueve en Charleroi, tres en Lovaina la Nueva, uno en Binche y otro Mouscron. En Lieja, un menor se quemó cuando intentaba incendiar un automóvil, tras lo que fue hospitalizado bajo vigilancia policial hasta que pueda ser llevado ante un juez. En Colfontaine se registró el incendio de una guardería, pero las autoridades no están seguras de si el hecho tiene que ver con las protestas de moda Tranquilidad oficial Oficialmente, se trata de incidentes aislados y según el Ministerio del Interior, la situación en todo el país es de tranquilidad En la vecina Holanda ardieron dos coches en Rotterdam y, según la agencia holandesa ANP, la Policía organizó un despliegue preventivo en el barrio de Vreewijk, aunque no se ha informado de posibles detenciones. Lejos de los Países Bajos, en el centro de Atenas, en vez de atacar directamente los coches, los alborotadores Un hombre paseaba ayer frente al concesionario de Mercedes quemado en Atenas Bruselas ha tomado la decisión de no dar publicidad a los incidentes en un esfuerzo para evitar intentos de emulación prefirieron lanzar los cócteles Molotov contra dos concesionarios de coches- -uno de Citroën y otro de Mercedes- -justo después de que un centenar de jóvenes que se proclamaban anarquistas se hubieran concentrado frente a la Embajada gala para gritar consignas en apoyo a los alborotadores de las barriadas francesas. Los incendios y el vandalismo remiten en los suburbios parisinos y en toda Francia JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Los incendios y la violencia nocturna descienden significativamente en los suburbios de París y sobre todo en provincias. Sin embargo, el Consejo de Ministros aprobará hoy un decreto que permita prolongar el toque de queda si es necesario. Las primeras expulsiones de extranjeros detenidos en los disturbios podrían consumarse esta misma semana. Michel Gaudin, director general de la Policía, declaró ayer que la situación podría normalizarse rápidamente La noche del sábado al domingo se incendiaron 374 automóviles en 40 ciudades de Francia, 128 menos que la noche anterior. La violencia e incendios se han reducido de manera espectacular en los suburbios de París, donde los transportes públicos comienzan a funcio- nar con cierta normalidad. Los guetos, todavía inflamados, están repartidos por unas cuarenta ciudades de talla media y grande, como Lyon. Gaudin anuncia la expulsión de un centenar escaso de extranjeros, entre los 2.652 detenidos durante las dos semanas largas de disturbios. Sin embargo, la organización humanitaria SOS Racismo estima que los extranjeros expulsables no deben llegar a la docena Nicolas Sarkozy, ministro del Interior, anunció la semana pasada la expulsión de extranjeros, se encontrasen o no en situación irregular. Se trata de un problema jurídico delicado. Abogados, policías, políticos y jueces no están completamente de acuerdo en este punto central: ¿es posible expulsar a un extranjero que reside en Francia legalmente? Sarkozy confirmó ayer que los ex- tranjeros detenidos durante los disturbios serán expulsados, incluso antes de la puesta en marcha de ningún procedimiento jurídico. Primero se les expulsa. Y luego se juzgará. Ese y otros problemas colaterales de la crisis van a cobrar relieve inmediatamente. Dentro del Gobierno, el presidente Chirac y su primer ministro, Dominique de Villepin, esperan beneficiarse de la crisis para desestabilizar a Sarkozy, quien por su parte cuenta con el apoyo muy mayoritario de la opinión pública. El ping- pong contra Sarkozy comenzará hoy mismo ya que algunos ministros como Azouz Begag, delegado para la Promoción de la Igualdad de Oportunidades, ya han hecho públicas sus críticas contra el ministro del Interior. A la espera de la ayuda europea, cifrada ayer por el presidente de la Comisión, Durao Barroso, en 50 millones de euros, las manifestaciones pidiendo paz y tranquilidad proliferan en Francia, mientras las llamas de los incendios comienzan a extinguirse lentamente. Sin que nadie se haga grandes ilusiones sobre la extinción, poco o nada probable, de las causas profundas de esta crisis nacional.