Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Nacional LUNES 14 11 2005 ABC El presidente chino fue recibido con manifestaciones a favor (a la izquierda) y en contra (a la derecha) en su visita al centro de operaciones de Telefónica CHEMA BARROSO Hu Jintao llega a Madrid en medio de protestas por no respetar los derechos humanos Zapatero confía en que la visita facilite los negocios de las empresas españolas en China Reyes ofrecieron anoche una cena de carácter privado en el Palacio de La Zarzuela al presidente chino y su esposa LUIS AYLLÓN MADRID. La visita de Estado a España que el presidente de la República Popular China, Hu Jintao, comenzó ayer de manera privada y hoy de forma oficial, tiene un marcado carácter económico, por más que uno de los instrumentos que será suscrito sea un acuerdo de Asociación Estratégica Integral entre los dos países. El Gobierno confía en que con ese marco, que, al menos teóricamente, sitúa a España como un socio privilegiado de China- -al nivel de Alemania, Francia, Reino Unido, Italia y Canadá- se faciliten las operaciones empresariales con un país cuya economía crece al 9,5 por ciento anual. El mandatario chino llegó a mediodía de ayer a Barajas, donde fue recibido por el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y por un centenar de compatriotas de los 60.000 que se estima viven actualmente en España. La delegación de ciudadanos chinos que se encontraba en el interior del pabellón de Estado vitoreó a Hu Jintao, pero en el exterior varias decenas de personas se manifestaban en protesta por su visita y denunciando la violación de derechos humanos por parte b Sus Majestades los de las autoridades de China. También ayer, lo mismo que el viernes, los opositores al régimen de Pekín recogieron firmas y se manifestaron respondiendo a las convocatorias hechas por Amnistía Internacional, Reporteros Sin Fronteras y la Comisión Española de Apoyo al Tibet. Las protestas se unen a las del movimiento Falung Gong, muy perseguido por el Gobierno chino y que ha convocado igualmente manifestaciones en el Reino Unido y Alemania, los dos países visitados por Hu Jintao antes de llegar a Madrid. Hoy, Hu Jintao acudirá a La Moncloa para almorzar con el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, a quien Amnistía Internacional ha pedido mayor firmeza en la defensa y promoción de los derechos humanos en las relaciones bilaterales con China. Fuentes gubernamentales aseguraron que Zapatero hablará de ese asunto con su interlocutor e insistieron en que la posición española está enmarcada en la que mantiene la UE en cuanto a la exigencia del respeto de los derechos humanos y también en cuanto al posible levantamiento del embargo de armas que reclama Pekín y que es otra de las cuestiones polémicas. Ayer, Moratinos declaró a los periodistas que el respeto de los derechos humanos es algo que siempre se toca, pero en el sentido de que hay que promoverlos, siguiendo un diálogo a nivel bilateral y dentro de la Unión Europea Todo apunta, en cualquier caso, a que el Gobierno español, lo mismo que otros gobiernos occidentales, apuesta por el pragmatismo y la búsqueda de resultados económicos y políticos y pasa de puntillas por ese problema. El propio Zapatero, a quien no le agradan mucho las salidas largas al exterior, accedió a viajar a Pekín el pasado mes de julio, a pesar de que ya estaba programada la visita de Hu Jintao para este mes. Entonces, aseguró, incluso, que las reformas que están afrontando los chinos caminan hacia un Estado de Derecho Cumbre empresarial Con esta óptica no es de extrañar que el acto del programa de la visita al que se quiere dar un mayor relieve sea la cumbre empresarial hispano- china que se celebrará mañana, martes, bajo la presidencia de Su Majestad el Rey y de Hu Jintao, y al que está prevista la El jefe del Ejecutivo aseguró en julio que las reformas en China caminan hacia un Estado de Derecho Todo apunta a que el Gobierno español pasará de puntillas por el asunto de los derechos humanos asistencia de los 200 empresarios que acompañan al presidente chino y de unos 800 empresarios españoles. Durante su visita a Pekín, Zapatero puso de relieve el déficit en las relaciones económicas bilaterales y señaló que debe corregirse más que por una disminución de las importaciones chinas por un aumento de las exportaciones e inversiones españoles en el país asiático. Por eso, se espera que la reunión de mañana facilite acuerdos económicos de algunas grandes empresas españolas en China, como Indra, Gamesa o Telefónica, cuyo centro nacional de operaciones visitó ayer Hu Jintao. El presidente del gigante asiático recibió también a los dirigentes del Foro Hispano- chino, junto con Juan Antonio Samaranch. Después, acompañado de su esposa, Liu Yongqing, acudió al Palacio de la Zarzuela para asistir a una cena de privada que le ofrecieron los Reyes. Don Juan Carlos y Doña Sofía darán esta mañana la bienvenida a Hu Jintao en el Palacio del Pardo y, a continuación, el mandatario chino acudirá al Congreso de los Diputados donde será recibido por su presidente, Manuel Marín, y por el del Senado, Javier Rojo, y donde pronunciará un discurso ante las Mesas de ambas cámaras. Tras su entrevista con Zapatero, el programa incluye una ofrenda ante el monumento a los que dieron su vida por España y una visita al Ayuntamiento de Madrid. Por la noche, asistirá a una cena de gala ofrecida por los Reyes en el Palacio Real.