Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 14 11 2005 Nacional EL NUEVO ESTATUTO DE CATALUÑA DEBATE INTERNO EN EL PSOE 15 EFE ciendo nuevos mecanismos de cogobernanza que hagan de contrapeso a las mayores competencias de las comunidades. Meses de dudas y desconcierto Los mismos dirigentes territoriales que llegaron el lunes pasado al Senado convencidos de que era un error celebrar en este momento el debate sobre el Estado de las Autonomías porque todo va a estar contaminado por el Estatuto de Cataluña -discutido tan sólo cinco días antes en el Congreso de los Diputados- -tenían una opinión distinta el jueves, tras las veintiséis horas de debate en la Cámara Alta. Yo soy de los que pensaba que no era oportuno, pero ahora creo que ha sido un acierto confiesan un presidente autonómico y un secretario regional con sensibilidades distintas ante el debate territorial abierto. Al debate en el Senado se llegó después de un tiempo prolongado en el que la idiosincrasia de Zapatero de dejar que las cosas fluyan antes de poner las compuertas había generado notables dudas, desconcierto y desorientación no sólo entre el electorado y la militancia socialistas, sino también entre las cúpulas dirigentes, según reconocen interlocutores del partido y del Gobierno, algunos de los cuales señalan esas connotaciones de incertidumbre como un reflejo del conjunto de la ciudadanía Ha habido inquietud y nerviosismo porque este es un debate, sobre todo cuando se plantea en términos de privilegios y desigualdad, incómodo para nuestra gente señala un dirigente territorial. De nada, al texto de máximos A estas consideraciones generales se añade que el desconcierto se extendió a las capas dirigentes porque, cuando muchos habían creído ya que no habría propuesta de reforma, el Parlamento catalán aprobó un texto de máximos No habían llegado a aquel convencimiento de forma espontánea: el primer secretario del PSC, José Montilla, y otros dirigentes catalanes habían asegurado en varias ocasiones ante los órganos de dirección que el PSC no votaría a favor de un texto que no tuviera pleno encaje en la Constitución; Pasqual Maragall había garantizado el 3 de septiembre ante el Comité Federal que el Estatuto ha de ser políticamente realista y jurídicamente constitucional y el propio Montilla- -convencido de que CiU vetaría la reforma- -hasta se había apostado con Zapatero una cena a que no habría acuerdo en Cataluña. Pero, de forma súbita, la presión de estamentos empresariales y de la sociedad civil catalana llevó a CiU a decantarse por el acuerdo, y Zapatero- -aunque desconectado en las horas decisivas porque el pacto se ultimó mientras participaba en una cumbre con Marruecos- (Pasa a la página siguiente)