Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional LUNES 14 11 2005 ABC JUAN FERNANDO LÓPEZ AGUILAR Ministro de Justicia El horizonte del Gobierno no es una tregua como pretexto para un diálogo con ETA -Está de moda hablar de reforma de la Carta Magna. ¿Está en horas bajas la Constitución de 1978? -Está en plena forma. La democracia constitucional es la historia de un éxito, un éxito de todos, y precisamente por eso es posible encarar con optimismo su proyección hacia el futuro. A esta apreciación entusiasta sólo podrá añadírsele un dato, y ese dato es que hace 26 años, cuando se hizo la Constitución, había en España una derecha que hizo los peores pronósticos, que la acogió con desconfianza. Se equivocaban. Ahora podemos afirmar que la democracia constitucional en España no está prendida con alfileres, no es frágil ni inmadura como muchos han querido calificarla. Es sólida, madura y goza de buena salud y por eso es posible hablar sobre el modo de mejorar la calidad de nuestro orden de convivencia dentro de la Constitución, sin ningún miedo ni ninguna crispación. -Estamos ante otra transición hacia un nuevo modelo de Estado? -En absoluto. El modelo de Estado es el resultado de las posibilidades abiertas por la Constitución y del buen trabajo que quienes hemos creído en ella hicimos a partir de su aprobación. Creo que es bueno no perder de vista que la Constitución no ordenó el Esta- Convencido de que las posiciones que defiende su Gobierno son acertadas, el ministro de Justicia se muestra contundente y duro en sus críticas al principal partido de la oposición TEXTO: NIEVES COLLI FOTO: SIGEFREDO do autonómico, lo hizo posible; no cerró todos los consensos, creó el marco en el que fueron posibles. Pero para desarrollarla hizo falta mucho trabajo y mucha buena voluntad. En ese trabajo y en esa buena voluntad estuvo siempre el PSOE, en el gobierno y en la oposición, y sería estupendo que estuviese también la derecha democrática. ¿Peligra la idea de España como nación ante las cada vez mayores aspiraciones de los nacionalistas? -La respuesta es no. La Constitución ni está en riesgo ni lo va a estar como consecuencia de las pretensiones de las formaciones nacionalistas. Y para poder estar tranquilos es imprescindible no perder de vista que los nacionalismos son posiciones legítimas en nuestro orden constitucional de convivencia y que el trabajo que hizo la Constitución fue precisamente el de integrarlos. Y sirve mal a la Carta Magna quien pretende confrontar, crispar o exacerbar sentimientos de exclusión frente a los nacionalismos. ¿Ha puesto de manifiesto el reciente debate de las Autonomías que existe una fractura insalvable entre el PP y el PSOE? -Lo que usted llama fractura entre el PP y el PSOE no obedece a una distancia insalvable en posiciones de principio, sino al hecho evidente de que el PP ha sido incapaz de situarse donde los ciudadanos lo pusieron el 14- M: en la oposición. Y ha sido incapaz de aportar una sola idea positiva a la gobernación. Toda su tarea ha consistido en obstruir, de forma ruidosa y crispada, las propuestas del Gobierno. Las razones que esgrime reflejan un estado de confusión, una actitud netamente negativa que no aporta nada a la gestión de los asuntos que nos importan. Hay una agenda de modificaciones institucionales que afectan a los Estatutos y a algún punto de la Constitución y el Go- bierno convoca a la participación de todos, debatiendo muchísimo y esforzándose por convencer. Los ciudadanos tienen derecho a contrastar la hipocresía de quien pretende a estas alturas que las modificaciones que están al alcance de nuestra mano deban ser interpretadas como una ruptura de España o como un desmoronamiento del pacto del 78. Sólo quien no ha comprendido nunca de veras en qué consistió ese pacto y cómo hemos llegado hasta aquí puede pretender instalarse en posiciones tan negativas y tan perturbadoras de la convivencia, como hace el PP. ¿La reforma de la sucesión de la Corona es más urgente tras el nacimiento de la Infanta Doña Leonor? -No, en absoluto. No lo ha sido en ningún caso porque la sucesión está garantizada en la persona de Felipe de Borbón, que es el Príncipe de Asturias y en su momento prometió cumplir con los deberes de esa condición. A partir de ahí, Don Felipe acaba de inaugurar una línea sucesoria propia. La noticia es buena y la sociedad española la ha celebrado. La Infanta Leonor podrá ser Reina de acuerdo con la redacción actual de la Constitución. El compromiso de modificar ese artículo para remover la preferencia del varón con respecto a la mujer, en el mismo grado de