Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión LUNES 14 11 2005 ABC VADE MECUM TRIBUNA ABIERTA AMIR TAHERI PERIODISTA IRANÍ, ESPECIALISTA EN ORIENTE MEDIO LA PROFECÍA DE MAFO M E contaron que en una cena de verano Miguel Ángel Fernández Ordóñez (Mafo para los amigos) un ultraliberal metido a socialista de conveniencia que hoy es secretario de Estado de no se qué pero que, sobre todo, es hombre sensato y hermano de su hermano, comentó: Lo malo no es que acaben echándonos a patadas por la que estamos liando, sino que vamos a dejar el país hecho un solar Se non è vero è ben trovato. Después de la que está cayendo, tras el debate del Estatuto catalán y de la impresionante demostración ciudadana del sábado, todo el mundo, no importa lo que piense cada cual, tirio y troyano, se pregunta perplejo: Pero ¿qué piensa este Gobierno? ¿qué es lo que anima a Zapatero a proponer un modelo educativo JORGE TRIAS fracasado en otros países, SAGNIER como Francia, por ejemplo? ¿en qué Estado se está pensando cuando se admite la posibilidad legal de secesión de una parte del territorio nacional? Las preguntas van cayendo en cascada sin que, hasta la fecha, pueda obtenerse ninguna respuesta, a no ser que nos adentremos en el territorio insondable de la mente del presidente del Gobierno. Pero creíamos que la democracia era otra cosa, y no un asunto de psicoanálisis. Nuestro ABC de ayer era, a mi juicio, un vademécum utilísimo para interpretar lo que está ocurriendo. En una inteligente entrevista, Juan Pedro Quiñonero le iba sacando al filósofo André Glucksmann su visión desesperanzada y realista de nuestro entorno. Sólo había que trasponer esos juicios a nuestra realidad cotidiana para comprender lo que nos pasa. Y lo que nos pasa es que se ha perdido el concepto de responsabilidad individual. José Antonio Zarzalejos, en la Tercera, explicaba, además, por qué: porque el signo de identidad pensante de las sociedades occidentales es el nihilismo como forma extrema del relativismo. Es decir, del relativismo de los gobernantes viene como consecuencia el incendiario nihilismo de parte de la sociedad, o, como dice Glucksmann: Chirac y los sindicatos franceses tienen igual mentalidad destructora que los incendiarios Para completar la desoladora pintura, Ignacio Camacho, en su Carta dominical, hacía un juicio certero sobre la simplificadora interpretación que el Gobierno de Zapatero ofrece sobre el conflicto que lanzó a más de un millón de personas a la calle. No se trata, pues, de un nuevo estadio en el conflicto Iglesia- Estado, sino de algo mucho más grave: se está educando a las jóvenes generaciones en la indigencia intelectual. Analisidigital. com, periódico en internet que publica diariamente la Fundación García Morente, dependiente de la Archidiócesis de Madrid, sostenía en su editorial de ayer que el tradicional individualismo español se revela ante la percepción de que el proyecto estatalizador y laicista de la sociedad que propugna el Gobierno de Zapatero es una amenaza para la libertad. Zapatero tiene personas que, desde luego, no piensan como nosotros, lectores de ABC, pero que son personas competentes, incluso muy competentes, como Solbes, López Aguilar o Sevilla. ¿Por qué se enroca en cambio, como un autista, junto a los más ineptos? Al paso que vamos, la profecía de Mafo, sea verdadera o no, se cumplirá antes de tiempo. OBJETIVO JORDANIA Tras los atentados cometidos en Ammán la semana pasada, el autor considera que es hora de que los dirigentes jordanos capten el mensaje de su pueblo y se unan a los nuevos líderes elegidos de Irak en la lucha contra el enemigo común, los terroristas L OS atentados suicidas simultáneos que el miércoles mataron a 59 personas e hirieron a otras 118 en Ammán, capital de Jordania, representan el suceso más mortífero de la historia del reino desde la guerra civil de 1970. Aunque los ataques puedan haber tenido múltiples causas, es seguro que una de las razones de su éxito ha sido la petulante complacencia manifestada por las autoridades jordanas en los últimos dos años. Desde el inicio de la insurgencia terrorista en Irak en 2003, los dirigentes jordanos han mantenido una política ambigua para engañar a sus aliados estadounidenses y al mismo tiempo apaciguar a los grupos terroristas islámicos que buscan el dominio regional y mundial. Antes de los atentados del miércoles, los líderes jordanos estaban casi orgullosos de su política de dos caras. Por una parte, Jordania ganaba dinero permitiendo a la coalición liderada por Estados Unidos usar el territorio del reino para transportar suministros a Irak a cambio de exorbitantes derechos de tránsito y suficiente petróleo gratuito como para cubrir la mitad de las necesidades del país. El plan también permitía a Jordania presentarse como valioso aliado de las democracias occidentales y asegurarse el acceso a las instancias de liderazgo más elevadas en Washington y Londres. Jordania ha ayudado asimismo a formar a un número limitado de policías y oficiales del ejército iraquíes, en buena parte como medida simbólica para calmar las críticas de Washington. Sin embargo, el otro aspecto de la política jordana ha sido el de lanzar al reino al papel de aliado no decla- rado de los insurgentes y de los terroristas en Irak. Ha permitido a la media docena aproximada de grupos que constituyen la fachada política de los insurgentes en Irak establecerse en Jordania, dar conferencias y coordinar una campaña de propaganda contra el Gobierno electo de Bagdad. Los barrios caros de Ammán se han convertido en zonas de residencia de los dirigentes baazistas, incluidas las varias esposas e hijas de Sadam. Jordania siempre ha sido un refugio seguro y un terreno de juego para los baazistas. En 1990, el difunto rey Hussein se opuso a que se liberara Kuwait de la ocupación de Sadam Husein. Eso animó a Sadam a usar Jordania como ampliación del territorio iraquí. Sadam y sus esbirros crearon empresas tapadera en Jordania para burlar las sanciones impuestas por Naciones Unidas. Se hicieron con dos bancos jordanos, invirtieron en bienes raíces y blanquearon enormes cantidades de dinero. Tras la liberación de Irak, Jordania se convirtió en refugio de los criminales baazistas iraquíes y sus familias, que llevaron con ellos parte de los 425 millones de euros que se calcula que Izzat Ibrahim, vicepresidente de Sadam, robó supuestamente del Banco Central de Bagdad antes de la caída del régimen. Desde entonces, Jordania se ha convertido en centro de la propaganda antiiraquí y, más concretamente, antichií. Los miembros del Gobierno y del Parlamento iraquíes recién elegidos se han convertido en personas no gratas en Jordania, mientras que la diplomacia jordana ha trabajado horas extras para -Para evitar que los jóvenes sepan calcular cuántos españoles están contra la mala calidad de la enseñanza, el Gobierno procura que ninguno sepa sumar