Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 Deportes REPESCA PARA EL MUNDIAL ESPAÑA, 5; ESLOVAQUIA, 1 DOMINGO 13 11 2005 ABC ASÍ JUGÓ ESPAÑA CASILLAS: bien. Nada que hacer en el gol y una buena parada en el otro disparo a puerta de los eslovacos. SALGADO: bien. No subió tanto por su banda como cabía esperar, pero se adueñó de ella más atrás. PABLO: bien. Un par de cortes providenciales y la sobriedad que le caracteriza. Poco trabajo. PUYOL: bien. Rápido, con anticipación y perfectamente colocado. Sobrado. DEL HORNO: bien. Más profundo en la primera parte, se desconcertó con el gol eslovaco. Sin problemas atrás. LUIS GARCÍA: muy bien. Al final, en una noche tan completa, la pifia que costó el tanto pasa inadvertida. Muy activo desde el principio, manejó sus movimientos son soltura y demostró que llega al gol por todos los ángulos. Desde atrás hace mucho daño. ALBELDA: bien. En el primer tiempo estuvo firme y supo mover el balón. XAVI: notable. Se hinchó, más en los primeros 45 minutos que después, pero sin perder nunca la referencia del balón y del juego de su equipo. Dos pases de gol y suyo fue también el del penalti. REYES: bien. Una gran primera media hora, pero se fue perdiendo hasta ser sustituido. Encaró e hizo mucho daño en el uno contra uno. TORRES: bien. Trabajó a destajo con desigual suerte. Un remate al larguero y sangre fría para lanzar y marcar el penalti en un momento crítico del partido. Mejor sin balón que con él. RAÚL: bien. Claves sus movimientos en la primera parte para crear espacios para sus compañeros. Además dos remates bien dirigidos. Participó mucho en el juego colectivo. VICENTE: bien. Dos pases de gol y muchas entradas por su banda en los pocos minutos que jugó. XABI ALONSO: bien. Entró justo tras el tercer gol y dio aire al equipo en el medio campo. MORIENTES: bien. No se le puede pedir más. Es un hombre- selección. Otro gol y ya van 26 en 41 partidos. España arrolló por la izquierda con Reyes y Vicente. Luis García fue la trampa. No jugó por la derecha, sino en horizontal, con tal libertad que decidió cinco de los seis tantos Desde Liverpool, en diagonal directo al gol TEXTO TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN MADRID. Los Luises engañaron a Dusan Galis. Luis Aragonés y Luis García. El seleccionador español quitó de la titularidad a Xabi Alonso, como dejó entrever el jueves, alineó al catalán y el entrenador eslovaco cayó en la trampa. Creyó Galis que el comodín del Liverpool jugaría por la banda derecha. Nada de eso. Luis García sólo penetró por la diestra en una ocasión. Todo el partido lo dedicó a jugar en diagonal, como Aragonés deseaba, para convertirse en un tercer delantero, desmarcado, que rematara el fútbol que España realizaría por la izquierda. Dicho, previsto y hecho. La selección nacional basó todo su fútbol de ataque en las zurdas de Reyes, Asier del Horno y Vicente, que sumaron un total de veinte centros desde su banda, y Luis García (Badalona, 24- 6- 78) se erigió en el protagonista de la clasificación para el Mundial 2006. Fue el hombre clave en cinco de los seis goles de una noche inolvidable. Marcó tres, dos de ellos en jugadas nacidas a los pies de Reyes y de Vicente, regaló el tanto visitante y provocó el penalti y la expulsión, por manos de Had, que permitió a Torres fusilar el tercer tanto español. cimiento como futbolista, después de cuatro años en La Masía, desde 1995 a 1999, tanto en el Barcelona C como en el B, sin oportunidades para ascender al primer equipo azulgrana. 02- 03: Explota con Torres y con Luis La temporada 01- 02, en Primera, de nuevo cedido al Valladolid, supuso su confirmación. Delantero nato en sus comienzos, se transformó en un futbolista polivalente. Dada su calidad y su visión de juego, podía ser delantero o media punta por la derecha o por la izquierda. Hecho y derecho, retornó al Barcelona en julio de 2002. Pero continuaron sin contar con él y su préstamo al Atlético en la campaña 02- 03 significó su explosión. A las órdenes de Luis, formó junto a Torres una dupla excelente. Disputó treinta partidos, marcó nueve goles y dio otros tantos a Fernando. Bien sabía Aragonés lo que debía aportar a la selección. Su equipo de origen, el Barcelona, le recuperó por fin para la temporada 03- 04. Aunque fue titular, nunca tuvo un puesto fijo. No confiaron en él como un jugador de futuro. Rafael Benítez, que dejaba el Valencia y se marchaba al Liverpool, le tenía echado el ojo y le fichó en 2004. En el conjunto inglés es donde ha tenido la ocasión de expandir todas sus cualidades. Ese alto nivel que ahora exporta a la selección española junto a Morientes. Gracias, Liverpool. El éxito llega en diagonal. Llegaré a lo más grande Ya lo avisó cuando jugaba en el Valladolid (99- 00) en el Toledo (99- 00) y en el Tenerife (00- 01) Llegaré a la selección y conseguiré títulos Esos equipos fueron el duro purgatorio de su cre- El Rey y el Príncipe, los primeros españoles con la selección Las apretadas agendas de actos oficiales del Rey y del Príncipe de Asturias pocas veces les permiten asistir conjuntamente a un partido de fútbol de la relevancia del vivido anoche en Madrid. Ambos fueron los primeros españoles en apoyo a la selección nacional. Don Juan Carlos llegó al estadio Vicente Calderón después de dar la salida, en Vigo, a la Ocean Race la Vuelta al Mundo de Vela. Un palco, el del coliseo rojiblanco, en el que estuvieron rodeados, más que nunca, de hombres del fútbol, desde Enrique Cerezo y Florentino Pérez, a Samuel Eto o y Carlos Queiroz, pasando por vicealcalde de la capital de España, Manuel Cobo, el secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, y el presidente de la Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, acompañaron al Rey y al Príncipe en la primera fila. Todos iban bien pertrechados de abrigos y de bufandas porque la lluvia y el frío intentaron rebajar, sin éxito, la temperatura ambiental, bien calentita gracias al fervor de los cincuenta mil aficionados que llenaron los graderíos para animar al equipo de Luis Aragonés. Y en la tribuna, muchos, muchos ojeadores de equipos españoles y europeos. Vanderley Luxemburgo, Butragueño, Míchel, Ramón Calderón y Alejandro Echevarría, el cuñado de Joan Laporta, que re- cientemente dimitió como directivo del Barcelona. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, el