Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 Cultura DOMINGO 13 11 2005 ABC Muere, a los 56 años, el cantante y compositor Miguel Gallardo b El intérprete granadino, que falleció el viernes en una clínica de Madrid a causa de un cáncer, fue incinerado ayer por la tarde en el Tanatorio de la Paz EFE MADRID. Miguel Gallardo Vera, nacido en Granada en 1950 y autor de éxitos de los años setenta como Hoy tengo ganas de ti Otro ocupa mi lugar se había alejado de los escenarios hace una década, aunque nunca perdió el contacto con el mundo de la música. Tenía su propio sello editorial musical y la productora Veramusic dedicada a buscar y lanzar nuevos talentos. Además, componía temas para otros artistas como Azúcar Moreno, Sergio Dalma o David Bustamante, al que siempre apoyó, y preparaba un nuevo disco cuyo título iba a ser Aún tengo ganas de ti en el que repasaba doce de sus grandes éxitos, a los que se sumaban otras doce canciones inéditas en la misma línea romántica que siempre marcó su carrera señaló su ex exposa, la actriz Pilar Velázquez. Miguel Gallardo se lanzó a los escenarios en 1974 con la grabación de una serie de singles como Recordando a Glenn Bajo la lluvia o Quédate un tema inspirado en un poema de Pablo Neruda, Farewell con el que logró su primer número uno en las listas de éxitos españolas. En 1984 publicó Tu amante o tu enemigo donde incluyó canciones como Corazón y Muchachita que convirtió en grandes éxitos. Al año siguiente editó Corazón viajero que logró mayor popularidad en América- -donde era muy querido- -que en España. Otros álbumes suyos fueron Dedicado de 1988 o América de 1989, por el que fue candidato a los Grammy. En 2004 recibió un homenaje por haber vendido más de diez millones de discos. Marcel Proust, en una fotografía fechada en 1896 AFP Las causeries de Marcel Proust Tusquets publica Contra Sainte- Beuve el germen de La Recherche Manel Pla han reconstruido Contra SainteBeuve el libro que Marcel Proust no vio publicado en vida y donde esboza lo que será la Recherche SERGI DORIA BARCELONA. Lo subtituló Recuerdos de una mañana y no consiguió verlo publicado en vida. Entre el invierno de 1908 y el otoño de 1909 Marcel Proust preparó y redactó Contra Sainte- Beuve una obra fragmentaria que cuestiona el método de SainteBeuve, el crítico- oráculo de la literatura francesa que marcaba criterios desde su sección Causeries du lundi A punto de cumplir los cuarenta, Proust sigue planteándose preguntas: ¿Debo hacer una novela, un estudio filosófico? ¿Soy novelista? El resultado es revolucionario: un ensayo narrativo. Según Manel Pla y Antoni Marí, editores de Contra Sainte- Beuve en castellano y catalán, Proust defiende la importancia de la memoria involuntaria frente a la facultad de la inteligencia El libro se abre con el despertar, una mañana cualquiera, y la visita de la madre del autor. Paradójicamente, añade Marí, Proust acaba utilizando el método Sainte- Beuve de las causeries al imprimir un tono dialogado a su libro. En los primeros pasajes, el lector comprende la influencia que tuvo la madre, en el desarrollo literario de Proust. Cuando ella muera, el b Antoni Marí y Proust se encuentra con Joyce Amadeu Cuito posee la biblioteca de Proust más importante de España, unos 2.500 materiales sobre el autor de La Recherche en francés e inglés y un sinfín de críticas y artículos. Para Cuito, Proust era un grafómano que reescribñia su obra incansablemente. Entre las anécdotas del escritor francés, Cuito rescata el encuentro de éste con jame Joyce en casa de Silvia Beach. Durante la comida no se hablan pero se marchan al mismo tiempo. Al final tomaron el mismo taxi. ¿Qué se dijeron? Proust le preguntó a Joyce sobre condesas que el irlandés no conocía y Joyce le preguntó a Proust si le gustaban las patatas con trufas. Ambos debieron rematar sus comentarios con un Connais pas No se entendieron. escritor se sentirá desvalido, pero al mismo tiempo se tomará en serio su misión literaria. Incluso hay quién asegura que el asma le sobrevino a le petit Marcel por un exceso de afecto. En 1908, Proust explicó su proyecto a gente de su entorno como Georges de Lauris o la condesa Anna de Noailles. Les advierte que la crítica a SainteBeuve se aliña con pasajes de una novela impúdica donde uno de los personajes es homosexual. Al igual que ocurrió con sus Pastiches Contre Sainte- Beuve fue rechazada por Alfred Vallette: no consideró viable su publicación en el Mercure de France Tam- Gallardo, en una imagen de juventud poco verá la luz en Le Figaro que dirige Gaston Calmette. Decepcionado, Proust acude el 11 de junio de 1910 a la redacción del rotativo parisino; recoge el manuscrito y le pide a Geoges de Lauris que lo publique cuando él muera. Se puede decir que Proust ha pasado página: archiva los papeles de Contre Sainte- Beuve y se pone a escribir A la recherche du temps perdu en una batalla febril contra el tiempo. A su muerte, el 18 de noviembre de 1922, el manuscrito pasó a su hermano Robert Proust y luego a su sobrina que lo acabó donando a la Academia Francesa. Antoni Marí y el traductor Manel Pla se desmarcaron de la primera edición de Clarac para La Pléiade y tomaron como referencia, pese a sus deficiencias críticas, la versión de Bernard de Fallois en 1954; se enfrentaron a una torre de babel de borradores; descifraron la compleja caligrafía de los cahiers Constataron que el proyecto de Contre SainteBeuve era coherente: Ensayo y novela se revelan como una iluminación Incomprendido en su época, por su porte aristocrático y su actitud au dessus de la melée despreciado por Gide y Sartre, Proust se proyecta en el futuro. Contre Sainte- Beuve puede leerse como prefiguración de La Recherche pero también como un método crítico literario avanzado. Cada momento de nuestra vida, tan pornto muere, se encarna y se oculta tras algún objeto material escribe Proust. En las causeries de Marcel late la materia y la memoria de la literatura moderna.