Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 Sociedad MANIFESTACIÓN CONTRA EL PROYECTO DE LEY ORGÁNICA DE EDUCACIÓN DOMINGO 13 11 2005 ABC Lucía voluntaria de 16 años. Vendía pulseras con el lema LOE, no En las próximas elecciones seguramente podré votar. Y ya sé a quién no votaré (Viene de la página anterior) Zapatero multiplícate por cero o como un grupo de estudiantes que cantaban Zapatero, De la Vega, con mis hijos no se juega Un señor de avanzada edad, ubicado frente a la Puerta de Alcalá, portaba un paraguas en el que había colgado su propia pancarta, agradeciendo al ministro de Defensa, José Bono, no haber acudido a la marcha. Entre los organizadores de la marcha se respiraba una satisfacción no exenta de cierto agobio por la multitud (en Alcalá hubo algunos problemas de aglomeración) Álvaro cuidaba de que los asistentes no se mezclasen entre las diferentes cabeceras al doblar la esquina de Cibeles hacia Alcalá. Estudiante de Administración y Dirección de Empresas, se ofreció como voluntario porque en un futuro espero ser padre y quiero tener derecho a elegir la educación que quiera para mis hijos Desde el escenario montado para la ocasión, dos presentadores (acompañados de varios niños) animaban a los asistentes a cantar y bailar al ritmo de éxitos de hoy y siempre, como el Borriquito como tú de Peret, Aires de fiesta de Karina, o Que canten los niños de José Luis Perales. El mayor éxito, sin embargo, lo alcanzó la versión del Nada fue un error del argentino Coti, revisitado por los manifestantes al grito de Zapatero fue un error seguido muy de cerca por el aviso de los presentadores de Que viene Zapatero acompasado por la música que precedía a la aparición del malvado Darth Vader en la saga de La Guerra de las Galaxias Era noche cerrada cuando comenzaron los discursos de los representantes de las asociaciones organizadoras de la marcha, pero de allí no se movía nadie (en buena medida por las ansias de la gente, aunque la imposibilidad de encontrar una salida entre la muche- Los manifestantes, de todas las edades, arremetieron contra el Gobierno con pancartas y pegatinas CHEMA BARROSO IGNACIO GIL Rosa pamplonesa, madre de seis hijos, con los que acudió a la marcha He venido a Madrid para que mis hijos sepan que sus padres sí se interesan por su futuro dumbre también hizo lo suyo) Los aplausos y el agitar de banderas continuaron hasta más allá de las ocho de la tarde, cuando la ex Miss Mundo Mariasela Álvarez procedió a la lectura del manifiesto final y los asistentes fueron abandonando, felices y serenos, el recorrido de la última concentración contra la política del Gobierno socialista. O al menos, por el momento. Fin de fiesta Pocos minutos antes de las seis de la tarde, la primera de las cabeceras alcanzó la Puerta de Alcalá y nadie pudo moverse. Desde la organización se señalaba que habían superado el millón y medio de asistentes, y unos pocos (los mismos que antes habían proferido gritos contra la prensa) irrumpieron en aplausos y reprocharon a los informadores que luego diréis que somos cinco o seis JUAN MANUEL DE PRADA LIBERTAD SIN IRA a propaganda gubernativa y sus palanganeros han querido atribuir la convocatoria de esta manifestación, en un ejercicio de paranoia rayano en el delirium tremens, a los obispos. Así demuestran que su monomanía anticlerical sólo admite una explicación clínica; y también que, en su soberbia desnortada, aún se niegan a admitir la pujanza de un sector creciente de la sociedad española que les ha vuelto la espalda y está dispuesto a gritarlo en las calles, sin complejos ni tibiezas, con la elocuencia tranquila que proporcionan las convicciones, cuando han sido apaciguadas en las neveras del sentido común. Es rasgo compartido por todas las estructuras de poder aquejadas de necrosis tratar de explicar las efusiones espontáneas del pueblo con teorías conspiratorias y rocambolescas; y el empeño mostrado por nuestro Gobierno en desvirtuar la naturaleza de esta manifestación constituye, además de un patético esfuerzo tergiversador, un síntoma inequívoco de rigor mortis. L No eran los obispos los convocantes de esta manifestación; tampoco era el motivo de la misma- -no, desde luego, el único, ni siquiera el más importante- -el apoyo a la asignatura de Religión, que en una proporción mayoritaria los padres reclamamos para nuestros hijos. Lo que movilizaba a tantos cientos de miles de personas de ideologías y edades diversas era la depauperación educativa rampante que el proyecto de ley perpetrado por el Gobierno no sólo no combate, sino que consagra y estimula; lo que movilizaba a esa marea humana era el derecho a una educación que no cifre sus objetivos en la ramplonería adoctrinadora disfrazada de igualitarismo; lo que movilizaba a tantas gentes a unir sus gargantas y enarbolar sus pancartas era, en fin, la vindicación de una legítima libertad para elegir la formación de nuestros hijos. A quienes hayan asistido a esta manifestación les habrá sorprendido el clima de festivo civismo que se ha respirado desde sus prolegómenos hasta su disolu- ción. Las asociaciones convocantes de la marcha han sabido despojarla de connotaciones agrias o estridentes; han sabido, incluso, galvanizarla con un espíritu juvenil, con sus ribetes de socarronería y de chufla. Incluso quienes, como yo, propendemos a la misantropía, nos hemos sentido cómodos en ese clima de celebración espontánea y fraterna. No ha habido proclamas insultantes, no ha habido gestos cetrinos ni estridencias desgañitadas: tan sólo una pululación de júbilo que iba creciendo, como un oleaje manso, a medida que la muchedumbre se apiñaba en torno a la Puerta de Alcalá, a medida que la tarde iba adquiriendo una frescura matinal. Había en el aire un calambre de democracia recién estrenada que halló su clímax tras la lectura de manifiestos, cuando por la megafonía empezaron a sonar los acordes de Libertad sin ira aquella tonadilla pegadiza con la que muchos aprendimos a hablar. Libertad, libertad, sin ira libertad, guárdate tu miedo y tu ira, porque hay libertad, sin ira libertad, y si no la hay sin duda la habrá Fue un estallido de emoción: las viejecitas se olvidaron repentinamente de la artrosis, los papás entrados en carnes nos sacudimos los michelines y las muchachas empezaron a brincar con una exultación despeinada y contagiosa; hasta los niños que no se conocían la letra empezaron a corear aquel estribillo que tenía algo de ensalmo y algo de letanía, como si los hubiese inspirado la brisa de un futuro mejor. Fue uno de esos raros momentos de entusiasmo colectivo en que desaparecen las arrugas, se disipan los pensamientos sombríos, se escucha la vibración unánime de la sangre. La multitud se estiraba hasta la Gran Vía, anegaba el Paseo del Prado y la Castellana; un bosque de banderas ondeaba al viento de la canción, como resucitadas de un letargo, exorcizando la noche. Tan sólo pedíamos eso: un poco de aire libre para respirar sin cadenas, un poco de aire limpio que nos inmunizase contra los miasmas de la ira. Las nubes nos escucharon. ¿Nos habrá escuchado también el apóstol del talante?