Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 13 11 2005 Los domingos 59 Gustavo Bueno: Ya no hay mili, pero sí un control cuartelero Para el filósofo Gustavo Bueno, que ha publicado esta misma semana el ensayo España no es un mito (Temas de Hoy) la injerencia de las Administraciones públicas en las esferas privadas es ya una pandemia cotidiana. Apunta a ABC que ese intervencionismo, desde el punto de vista de los administradores, se nos muestra tanto en la consolidación de la perspectiva paternalista de la Administración como en el establecimiento de normas concretas que implican una intervención efectiva en la vida privada. Por ejemplo, cuando los Ayuntamientos preparan mesas, papeleras o barbacoas para los domingueros, a la vez que ponen vigilantes, o bien hacen encuestas o levantan carteles recordando a los ciudadanos que consuman y disfruten del paisaje La administración mantiene aquí la perspectiva paternalista del maestro que aconseja y vigila a los alumnos durante la excursión y viene a sugerirles que si consumen y disfrutan del paisaje es porque él se lo ha mandado. Estos planteamientos repercuten sobre los propios ciudadanos, que peligran transformarse en usuarios de un paisaje tasado y ofrecido por la Administración Otro tanto ocurre con la preparación de senderos para los aficionados al senderismo Ocurre como si, simultáneamente a la reducción progresiva, hasta su anulación del servicio militar obligatorio, las Administraciones públicas apuntasen cada vez más unas tendencias cuarteleras de control social disimuladas por modales corteses Desde el punto de vista de los administrados, opina Bueno que el intervencionismo alcanza sus límites intolerables en algunas Administraciones de Comunidades autónomas, como la de Cataluña, que no sólo impiden practicar el uso de la lengua española en espacios públicos como ambulatorios o institutos, sino que practican una política de proselitismo lingüístico recedida a los espacios privados, aconsejando hablar catalán, euskera... en las casas o en la correspondencia Las Administraciones se atribuyen la potestad de atajar vicios privados como el tabaco o de controlar, como hace el proyecto de Estatut de Cataluña, la contemplación del paisaje o el tiempo libre de los ciudadanos. ¿Obligará a participar en las torres de castellers? muchos aspectos al arbitrio de las partes, determinados gestores consideran que eso va en perjuicio de los débiles y que hay que desarrollar una regulación pormenorizada. Aunque esa presuposición no siempre casa con la realidad, es convicción de muchos Cabrillo considera que plantear la futura Ley de Igualdad de Género con presiones sobre la composición de los diferentes estamentos de las empresas privadas sería un exceso, pero ya muchas leyes tienden a eso Luego está el inevitable efecto eco de la actual organización territorial: Tras la ley de ámbito nacional en una determinada materia, llega su reflejo autonómico quierda Unida y que llegó al Congreso gracias al apoyo del PSOE. Con desparpajo bananero, el borrador vincula la acreditación de los profesionales de la información a que estén en posesión de un carné expedido por el Consejo Estatal de la Información o sus sucedáneos autonómicos. Lo que el secretario general de la Federación de Asociaciones de la Prensa de España Fernando González Urbaneja califica de desmán, disparate y aberración conlleva, además, un moroso procedimiento, pues su entrada en las Cortes implica un denso debate, actualmente en curso, con sucesivas comparecencias de 44 expertos en la materia. La profesión se arma de paciencia, pero, muy preocupada, no baja la guardia. los ciudadanos. Al hilo del chusco artículo 134 Corresponde a la Generalidad la competencia exclusiva en materia de tiempo libre Francesc Vendrell, ponente del PP en el proceso de elaboración del texto, explica cómo se ha llegado a esos extremos: Esa sarta de idioteces no estaba en el borrador inicial del Instituto de Estudios Autonómicos, entró más adelante vía enmiendas. Son aportaciones de Esquerra, básicamente, y responden a una mentalidad funcionarial. Han ido preguntando a las Consejerías y las Consejerías se han explayado en detallar qué cosas podrían llegar a regularse, hasta llegar a este ridículo. En ese afán de abarcarlo todo se esconde la determinación de que nadie pueda decir que algo, por nimio que sea, no es de competencia autonómica Esto ha sido como un autobús- -suspira- -en el que han dejado que todo el mundo se suba hasta que ya no cabía nadie más. Por eso se reconoce al pueblo gitano y no, por ejemplo, al judío, que ha llegado más tarde... Así de arbitrario y así de absurdo Periodistas maniatados También sobre la profesión periodística se cierne la tenaza metomentodo La función fiscalizadora de los medios de comunicación es mirada con suspicacia desde el flanco político cuando no sirve a los propósitos de la propaganda. De ahí nació la propuesta de Estatuto del periodista gestada por Iz- Dislates del Estatut A la vez, sigue en marcha la tramitación del proyecto de Estatut, con cuyo advenimiento, si no hay modificaciones sustanciales, la Generalitat tutelará la pesca submarina, la posibilidad de contemplar el paisaje y hasta el ocio de La estrategia de legislar hasta el detalle sirve para copar parcelas de poder. Ningún partido está libre de culpa