Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Los domingos DOMINGO 13 11 2005 ABC INTERVENCIONISMO Y SOCIEDAD Libertad tutelada La amenaza de las leyes metomentodo Va a más la tentación de imponer normativas que pervierten la libertad por su afán de control de la sociedad civil o incluso de las conciencias. El proyecto de Estatut de Cataluña es el culmen de las leyes intervencionistas, pero no un caso aislado TEXTO: BLANCA TORQUEMADA FOTOS: YOLANDA CARDO Y REUTERS o dijo Mariano Rajoy en las Cortes, a propósito del proyecto de Estatut: es un corpus normativo metomentodo puro fárrago intervencionista en la vida de los ciudadanos catalanes, un hostigamiento pegajoso en el patio del colegio, en las visitas al híper o en las reuniones de empresa. Hasta en el tiempo libre ¿castellers y calçotadas se arroga competencias el tripartito. Maragall y sus socios han pergeñado la más acabada expresión de la tentación de invadir la esfera privada e incluso de la libertad individual desde los poderes públicos. Pero no la única. De esa perversión sutil, y a menudo disfrazada de garantía de derechos beben hoy todas las Administraciones en España (y en Europa) y no es ajeno a ese entusiasmo regulador el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. La Ley Antitabaco, refrendada a la búlgara en el Parlamento y con acreditados antecedentes en otros países como Italia o Irlanda, está ahora en la conciencia de todos, como cruzada en la que enrolarse para abatir al fumador o como amenaza. A pocos deja indiferente. L Hay inquietud por el estatuto del periodista E. RIPOLL Emboscada antihumo Sentada la naturaleza intrínsecamente perjudicial del tabaquismo, la normativa que entrará en vigor a la vuelta de la esquina, con la llegada de 2006, puede enrarecer las relaciones laborales en las empresas, condicionar la elección de restaurante, segregar a los ciudadanos e incluso impedir echarse un pitillo en el propio hogar, si lo demanda el servicio doméstico. O, ¿podrá argüirse el tabaquismo del cónyuge para obtener la custodia de los hijos en un divorcio? El filósofo Fernando Savater brinda una reflexión a ABC: Ni el fumador tiene derecho a fumar El Gobierno aspira a forzar a las empresas privadas a asumir su concepto de igualdad entre hombres y mujeres donde le dé la gana ni el no fumador tiene derecho a que la gana de fumar no tenga algún recinto reservado o reserva ecológica para viciosos. Los que se pasan la vida olfateando a su alrededor para ver si captan un aroma a tabaco, por remoto que sea, y pueden protestar por él son tan respetables (es decir, nada) como quienes se compran gemelos para ver a lo lejos en el río a quienes se bañan desnudos y poder protestar escandalizados... Y no digo más, porque me da la tos no está preparando un Ley de Igualdad de Género en la que, según se ha planteado en las mesas de negociación, las empresas con más de 250 empleados tendrán que desarrollar mecanismos internos para establecer paulatinamente la paridad en todos sus niveles, desde el más bajo hasta la cúpula directiva. Una equiparación casi por decreto que tendrá que aplicarse también el propio Ejecutivo de Rodríguez Zapatero, pese a su fachada alicatada de ministras, ya que los niveles inferiores de las secretarías de Estado y las direcciones generales las ocupan hombres en su mayoría. Pero la traslación de estos preceptos a la esfera de la empresa privada despierta no pocos recelos, por su aparente calidad de injerencia de las Administraciones en los engranajes de la sociedad civil y en la libre iniciativa. La representante del área de Sanidad, Seguridad Social y Servicios Sociales de CEOE, Pilar Iglesias, explica que su organización no está de acuerdo con este planteamiento que, de momento, sólo se nos ha formulado verbalmente. No se nos ha dado nada por escrito Entiende la organización empresarial que los convenios colectivos ya canalizan las políticas acordadas por todos los agentes laborales y no hay por qué introducir un elemento nuevo y ajeno a ese cauce ya existente, como parece que podría suceder con esos mecanismos de igualdad Los porqués de tanto control El catedrático de Economía y presidente del Consejo Económico y Social de la Comunidad de Madrid Francisco Cabrillo esboza por qué en un sistema democrático como el Español está proliferando de manera creciente esta vena controladora que parece trazada por Orwell o Huxley: Paridad por decreto Pero los afanes consciente o inconscientemente totalitarios invaden otros campos con menos repercusiones en el bien común de la salud que el hecho de que la gente deje de fumar. Ahora, el Gobier- Hay dos argumentos básicos que explican la tendencia, que no es exclusiva de nuestro país ni de una determinada facción política. El primero, el de la presión de diferentes grupos de interés que pretenden obtener un privilegio o ventaja de esa regulación. Pueden ser grupos profesionales, sectores sindicales o políticos. La estrategia de legislar hasta el último detalle les sirve para copar parcelas de poder. En el caso del proyecto de Estatut es muy claro ese trasfondo. Con la pormenorización exhaustiva se busca un efecto barrera frente a los intereses de los demás. El texto detalla incluso cómo se tiene que dirigir una empresa, y resulta sorprendente que no haya habido una mayor contestación del empresariado catalán. El otro argumento de por qué sucede esto es que hay un sector importante de personas en puestos de decisión que creen de buena fe que el sistema no puede funcionar sin una regulación estricta. Como el Código Civil establece las condiciones de los contratos privados pero deja