Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 13 11 2005 41 Madrid El futuro hospital de San Sebastián de los Reyes atenderá a una población de 250.000 personas La estación de Aviación Española en la Línea 10 de Metro entrará en servicio a finales de 2006 Las denuncias por consumo de alcohol en la calle se duplican en la capital y superan las 15.000 este año El macrobotellón ha dado paso a grupos dispersos de jóvenes en plazas, parques y puertas de locales en los menores de edad descienden a una cuarta parte; el botellón masivo casi ha desaparecido, pero persisten los grupos pequeños CARLOS HIDALGO MADRID. No se bebe más, pero sí hay mayor número de denuncias. Ésta es la principal razón, según el Ayuntamiento de la capital, para explicar el sorprendente ascenso del número de denuncias por consumo de alcohol en la calle. A fecha de 31 de agosto de este 2005 se había rebasado- -con un total de 15.199- -el total de todo el año anterior- -12.725- según ha podido saber ABC. De esta manera, el número de denuncias entre el mismo período se ha duplicado en 2005. Este incremento notabilísimo no ha pasado desapercibido para los próceres municipales, quienes ven en el asunto un éxito, por un lado, de la ordenanza que impide el consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública; pero también, los frutos del trabajo de la Policía Municipal, sobre todo, los fines de semana en ciertas zonas del distrito de Centro. Uno de los casos más paradigmáticos es el de la zona de Malasaña. La antaña postal de la plaza del Dos de Mayo tomada literalmente por parte de cientos, miles de jóvenes cada sábado noche ha dado paso a la de, al menos, dos coches policiales apostados a cada lado de la plaza. Echando un vistazo a los datos parciales, la primavera es la estación del año más propensa a salir a la calle con el cachi de calimocho o los minis de cerveza: sólo tres meses, abril, mayo y junio, se llevan la palma, con la mitad- -suman 7.548- -de las denuncias efectuadas. Otro apunte destacable es el de las sanciones impuestas a menores de edad. Con las 204 emitidas se vuelve a los parámetros de 2003, año que se ceb Los niveles de ingesta Un grupo de jóvenes, bebiendo en la plaza de San Ildefonso, conocida como El Grial DARÍO Sólo tres meses, abril, mayo y junio, se llevan la palma, con la mitad (7.548) de las denuncias anuales rró con un total de 232. El mejor mes, quizá porque la calle no es el mejor antídoto contra el frío, precisamente, ha sido enero, con sólo tres denuncias, seguido de febrero, con siete. Y abril, de nuevo, fue también el mes de Baco para los menores, con 122, seguido muy de lejos por el tórrido agosto (21) Pero los datos globales arrojan otra curiosidad: abril de 2005, de nuevo abril, fue el mes de los últimos tres años en que más alcohol corrió por las venas (y las calles) de nuestra capital, con 2.962 denuncias. Quizá, el misterio de quién robó el mes de abril del calendario ya tenga culpable, y sea una botella de güisqui... de garrafón. Del botellón a la puerta del bar Algo parecido podría ocurrirle a los cientos de chavales que, pese a la normativa, siguen desinhibiendo sus instintos botella en mano en algunas de las plazas del Madrid añejo. Son los vestigios del botellón pero no el botellón tal y como se dio a conocer. Aho- ra, se sigue bebiendo en la calle, pero en grupos menores, de manera mucho más dispersa y a las puertas de locales de ocio. Es viernes por la noche. Mientras que los afilados machetes que rompen el viento con acento latino arrebatan otro hijo a la gran urbe en un punto lejano al centro, decenas de jóvenes salen de un establecimiento de Malasaña con sus minis rebosantes en la manos. Es medianoche. Hace dos horas que esa tienda no debe dispensar alcohol, pero hace oídos sordos a la ley regional que lo prohíbe. (Pasa a la página siguiente)