Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Nacional DOMINGO 13 11 2005 ABC Miles de personas piden en Madrid que Marruecos se retire del Sahara b Los manifestantes exigen al Gobierno que asuma su parte de responsabilidad en el conflicto que desde hace 30 años se desarrolla entre Rabat y el Frente Polisario S. N. MADRID. Diversas personalidades del mundo de la política, el cine, la literatura y el periodismo se manifestaron ayer en Madrid para pedir al Gobierno que asuma su parte de responsabilidad en el conflicto que desde hace 30 años se desarrolla entre Marruecos y el Frente Polisario. A la manifestación, que partió de la glorieta de Atocha, asistieron, según los organizadores, más de 30.000 personas. La Delegación del Gobierno en Madrid no ofreció datos de participación. Tras la marcha, en la que se pudieron ver decenas de banderas saharauis, fotos de presos y desaparecidos y pancartas en las que se pedía la retirada de Marruecos del Sáhara Occidental, los participantes se reunieron en la Plaza Mayor, donde los actores Pilar Bardem, Juan Diego Botto y Teresa del Olmo leyeron una declaración en la que se tacha al Gobierno español de histórica y políticamente responsable de la situación que vive hoy el Sáhara. La protesta se celebró bajo el lema Sáhara, 30 años de injusticia y sufrimientos y conmemoró los 30 años de los Acuerdos tripartitos de Madrid por los que España traspasó en 1976 la administración del Sáhara tras un siglo de colonización a Mauritania y Marruecos. Mauritania se retiró tres años después, momento en que Rabat se hizo con el dominio de toda la región. David Sanz despide a su mujer y sus hijos, acompañado por sus familiares y amigos Una catedral repleta despidió a los cuatro miembros de una familia que perdieron la vida en la explosión que derribó un edificio en Tarragona. Los gestos del único superviviente hacia su mujer y sus hijos muertos conmovieron a todos los que le acompañaban El dolor de David TEXTO: MARÍA JOSÉ FRANCO FOTO: ELENA CARRERAS Zapatero, responsable Según el manifiesto, los Acuerdos Tripartitos carecen de valor jurídico, no tienen legitimidad alguna y son la causa de la grave situación que atraviesa el pueblo saharaui La escritora Rosa Regás dedicó también unas palabras a los asistentes- -de diversas nacionalidades, entre ellos numerosos saharauis y españoles y una delegación italiana- -y se declaró emocionada por el apoyo mostrado durante la manifestación. En la marcha, en la que también se exhibieron lemas exigiendo al presidente del Gobierno y a sus ministros una solución y se profirieron gritos contra Marruecos, participaron además diversas personalidades política y sindicales, entre las que se encontraba el coordinador general de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, la concejala de IU en el ayuntamiento de Madrid Inés Sabanés y el secretario general de Comisiones Obreras, José María Fidalgo. TARRAGONA. Un escalofrío recorrió la catedral de Tarragona cuando, ayer al mediodía, llegaron a su puerta los féretros de Olga Acebes, de 37 años, y sus hijos: David, de 5, Raúl, de 3, y Sergio, de mes y medio. Tan pequeño el de Sergio, que un operario lo tomó en sus manos y lo depositó junto al de sus hermanos, los tres colocados frente a su madre a la entrada del templo. Era el dolor de todos porque la tragedia ha golpeado a esta familia de manera inmisericorde. El dolor de los que se quedan. De la abuela, que gemía: ¡Mis niños, mis niños, todos muertos! Pero era, sobre todo, el dolor de David, el marido de Olga, el padre de David, Raúl y Sergio. La explosión de gas que el jueves por la noche destrozó su casa se ha llevado lo que más quería. arzobispo de Tarragona en su homilía. Y prosiguió: Quisiera tener palabras de consuelo para vosotros, aunque el corazón y el entendimiento se rebelan ante tanto dolor ¿Por qué ha sucedido una cosa así? nos preguntamos. El dato frío de que haya sido el resultado de una explosión no nos convence. Eso es verdad, pero en nuestra pregunta late algo más profundo, que alcanza el sentido de la vida y de la muerte de los hombres. ¿Por qué te los has llevado, Señor? Los cristianos tenemos, en la fe, una respuesta. La muerte no es un final absoluto, sino el principio de una nueva vida Recuerdo El arzobispo de Tarragona tuvo también un recuerdo para Josep B. V. de 47 años, el vecino del inmueble siniestrado en cuyo piso se originó la explosión, que también ha muerto. Los escasos dos metros que había entre el primer banco y los féretros eran para David una distancia infinita. Tras la homilía, se levantó de su asiento, cogió una silla y se cobijó entre su mujer y sus hijos. El gesto de este hom- bre arrancó el llanto a una catedral ya sobrecogida. David Sanz permaneció un rato inmóvil. Luego se levantó y quiso que a su mujer y a sus hijos no les faltara nada: se dirigió de uno a otro, y volvió una y otra vez a todos ellos. Miró a Olga, a David, a Raúl y a Sergio, los besó, les sonrió, los acarició sin parar... A medida que se acercaba el final del acto, la respiración de David se hacía más visible y profunda. Una compañera del departamento de rehabilitación del Hospital de Santa Tecla de Tarragona, donde Olga Acebes trabajaba de traumatóloga, leyó unas palabras en las que destacó el carácter abierto y positivo de la doctora. Una hermana de David también recordó a su cuñada y pidió apoyo para él. El camión, las canicas, el chupete... A David aún le quedaba entereza para dirigir unas palabras. Con voz entrecortada, recordó las carreras de sus hijos por el pasillo de casa; la pregunta de los pequeños cuando llegaba del trabajo: ¿Ya has venido de Barcelona, papá? las risas cuando el baño, las historias antes de dormir o el beso de la mamina, la mujer de mi vida suficiente cena para él. Sobre los féretros seguían los objetos depositados por David. Raúl, te llevas tu camión, que era mío cuando yo era pequeño. Y tú David, las canicas, no las pierdas. Queco, tu chupete. Y la mamina se lleva mi móvil para que me llame cuando lleguéis al cielo. Esperadme ¿Por qué me has abandonado? David Sanz besó los féretros, que el arzobispo de Tarragona, Jaume Pujol, recibió a su llegada. Luego, situados ya en los catafalcos ante el altar mayor, depositó un objeto sobre cada caja. David siguió la ceremonia con una sorprendente entereza. Escuchó los pasajes del Evangelio de San Marcos que relatan la muerte y la resurrección de Cristo. El grito de Jesús en el Viernes Santo ante una muerte inminente: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? En ocasiones como ésta- -dijo el arzobispo de Tarragona en su homilía- nos parece que Dios nos abandona, que no nos escucha dijo el Más de 2.000 personas despiden a la mujer que perdió la vida, junto a sus tres hijos, en la explosión de Tarragona