Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Nacional VISITA OFICIAL DEL PRESIDENTE CHINO A ESPAÑA DOMINGO 13 11 2005 ABC El rostro amable del régimen comunista chino también sonríe en España Tras visitar Reino Unido y Alemania, Hu Jintao inicia hoy su primer viaje oficial a nuestro país europea, el régimen comunista legitima su ascenso como potencia mundial a pesar de sus evidentes carencias democráticas PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. Después del idolatrado padre de la patria Mao Zedong, y de los líderes reformistas Deng Xiaoping y Jiang Zemin, el actual presidente de China Hu Jintao- -que hoy inicia su primera visita oficial a España- es el claro paradigma de la cuarta generación de líderes comunistas en el poder. Al contrario que sus predecesores, esta nueva hornada de políticos se afilió al Partido tras la Revolución que, en 1949, instauró una dictadura socialista en el gigante asiático. A pesar de tan notable diferencia, eso no significa que su discurso tenga menos carga ideológica que el de sus antecesores, sino que su ideario político está revestido de una modernidad que, al menos en apariencia, le ha dado al régimen de Pekín un aspecto más abierto y progresista que durante la época de Jiang Zemin. b Con esta gira Agenda de la visita Hoy: Los Reyes ofrecerán esta noche una cena privada en el Palacio de la Zarzuela al presidente de China y a su esposa. Poco antes, Hu visitará el centro de operaciones de Telefónica y recibirá al Foro España- China. Lunes: Empieza oficialmente la visita de Estado del presidente chino, que será recibido por los Reyes en el Palacio de El Pardo. Después, visitará el Congreso de los Diputados, donde dirigirá unas palabras ante las Mesas de las dos Cámaras. A continuación, se reunirá con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en el Palacio de la Moncloa, donde almorzará. Por la tarde, presidirá la ofrenda floral a los caídos y visitará el Ayuntamiento de Madrid. Por la noche, Don Juan Carlos y Doña Sofía ofrecen una cena de gala en su honor en el Palacio Real. Martes: El Rey y el presidente chino asisten por la mañana a la I Cumbre Empresarial Hispano- china, organizada por la CEOE, en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Madrid. Dos horas después, Sus Majestades despedirán a Hu Jintao en el Palacio de El Pardo. brado secretario general del Comité Central y, un año después, elegido presidente de China. Su mandato se ha caracterizado por un fuerte contenido social, con el que intenta paliar las abismales diferencias entre ricos y pobres que han provocado el extraordinario pero desigual crecimiento económico. Hu Jintao, pese a este talante más igualitario, se ha mostrado tan contundente como sus antecesores a la hora de reprimir la disidencia política y de aspirar a la reunificación de China. Prueba de ello son las frecuentes detenciones de periodistas, líderes religiosos y activistas de derechos humanos, así como la promulgación de una ley antisece- Hu Jintao, saluda durante una visita oficial a Alemania sión que le autoriza a atacar a Taiwán si esta isla, separada del Estado desde 1949, declara su independencia. A pesar de sus carencias democráticas, China ha utilizado el actual contexto histórico, dominado por una globalización que ha convertido al gigante asiático en la fábrica del mundo gracias a su barata mano de obra, para comprar el silencio internacional con dos promesas de futuro. La primera es su inmenso mercado de 1.300 millones de habitantes, por el que suspiran las compañías occidentales, y la segunda es el avance hacia una democracia orgánica que será pilotada por el régimen comunista. AFP Hacer sombra a EE. UU. No en vano, el coloso oriental se encuentra dirigido en estos momentos por un grupo de tecnócratas de rostro amable que, al estilo de los déspotas ilustrados europeos del siglo XVIII, está profundizando en los cambios económicos que no sólo han transformado radicalmente al país- -o por lo menos a la desarrollada y urbana costa oriental- sino que han situado a China como la única potencia mundial capaz de hacerle sombra a EE. UU. en el futuro. Al frente de este trascendental momento se halla Hu Jintao, quien, según unas biografías oficiales que no comparten todos los investigadores, nació en 1942 en Jixi (Anhui) en el seno de una acomodada familia de comerciantes. Tras formarse en la escuela de Taizhou, accedió en 1959 a la Facultad de Ingeniería Hidráulica de la elitista Universidad de Tsinghua, en Pekín. Se afilió al Partido Comunista en 1964, poco antes de que su padre muriera tras ser torturado durante la infame Revolución Cultural y de que él mismo fuera condenado a dos meses de reeducación mediante el trabajo por defender a los responsables de la Universidad del movimiento antiburgués acometido por los Guardias Rojos Con 50 años, Hu Jintao se convirtió en el miembro más joven del Comité Permanente del Politburó gracias a la renovación generacional ordenada por Deng Xiaoping antes de que le sucediera Jiang Zemin. En 2002 fue nom- Acuerdos para dos socios estratégicos Durante su estancia de dos días en España, en los que se reunirá con el Rey y con el presidente del Gobierno, Hu Jintao firmará varios acuerdos de gran calado político, económico y cultural. El primero de ellos convertirá a los gobiernos de Madrid y Pekín en socios estratégicos Además, España será el primer miembro de la Unión Europea que disponga de un tratado de extradición con China, a la cabeza del mundo en la aplicación de la pena de muerte. No obstante, los prófugos que puedan ser ejecutados no serán entregados al régimen comunista. En el aspecto económico, el coloso oriental levantará por fin las barreras que impedían la entrada de los cítricos españoles en su mercado. Por último, se acordará la apertura de un Instituto Cervantes en Pekín y de centros culturales chinos en España, por lo que habrá poco tiempo para discutir el posible levantamiento del embargo de armas que pesa sobre el régimen desde la matanza de la plaza de Tiananmen en 1989.