Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 13 11 2005 15 El líder de Coalición Valenciana dice que más diputados y concejales del PP y PSPV emularán al tránsfuga Tomás El rostro amable del régimen comunista chino comienza hoy su primera visita oficial a España ¿Presidentes de comunidad o dirigentes de partido? Los presidentes socialistas comparten la conclusión de que sus homólogos del PP acudieron al Senado más con consigna de partido que atentos al debate que nos ocupa como señaló durante su desarrollo el aragonés Marcelino Iglesias, que por dos veces le hizo este quite a Zapatero. Así explican su rechazo a reformar el Senado: Nos interesa a todos, también a ellos, pero la consigna del PP es que nada distraiga del Estatuto Uno de los presidentes socialistas sostiene, a este propósito, que Esperanza Aguirre tiene que representar a todos los madrileños, también a los que votan al PSOE, como yo tengo que representar a todos los de mi comunidad, también a los que votan al PP Añade, en este sentido, que el mero hecho de sentarse durante dos días todos juntos e intercalados en función de la antigüedad de los estatutos, les ha permitido hablar más que en muchos años y ha sido positivo porque cuando abordamos los problemas concretos, yo puedo tener más identidad de criterios con presidentes del PP, por la similitud de problemas entre sus comunidades y la mía, que con otros de mi partido A pesar de la confrontación PP- PSOE, y aunque no se reflejara en los medios de comunicación, se habló mucho de esos problemas: las infraestructuras, el agua, la inmigración, la sanidad... Hubo unanimidad en que si se aprueba un Estatuto que sea plenamente constitucional, todo jugará a nuestro favor los presidentes, por lo que la orientación de su discurso podía marcar la de todo el debate y regalarle toda la munición al Partido Popular. La primera reacción del presidente de la Generalitat fue preguntar: Entonces, de qué hablo: ¿del Barça o de mi padre? Pero la presión le hizo mella y suprimió las aristas de su discurso, que cambió por una extensa loa al coraje político de José Luis Rodríguez Zapatero y la proclama de que hoy me siento más español y más catalán El presidente del Gobierno le correspondería después haciendo énfasis en que ha hablado unas veces en catalán y otras en castellano, pero siempre en español Los demás presidentes también se mostraron remisos a no abordar en sus intervenciones el Estatuto catalán, con el argumento de que si miramos para otro lado, la gente pensará que somos tontos o marcianos Pero la insistencia de María Teresa Fernández de la Vega y José Blanco en que el Estatuto catalán no podía ser el eje del debate también surtió efecto en ellos y hubo varios que rebajaron el contenido de sus discursos. Ibarra ya estaba desganado De hecho, al presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, que durante toda la reunión ofreció un aspecto desganado y se limitó a hacer algunas apostillas- -como cuando replicó a Moraleda que no compartía su opinión de que el debate del Estatuto catalán en el Congreso había sido positivo para el Gobierno- mientras que los demás hacían discursos le sorprendió el infarto cuando corregía en la habitación del hotel las notas que había preparado para su intervención. Finalmente, y a pesar de que todos hablaron a calzón quitado la reunión terminó entre carcajadas y dos consideraciones generales: Ha sido muy útil, pero tendríamos que haberla hecho antes y vernos más a menudo y en la próxima, sería bueno que estuviera Zapatero EFE bado por el Parlamento de Cataluña es plenamente constitucional, esgrimiendo como argumento de autoridad la incorporación de las correcciones propuestas por el Consejo Consultivo de la Generalitat, a lo que le respondieron que hay que tener en cuenta también otras opiniones, como las del dictamen encargado por el PSOE a cuatro expertos constitucionalistas que han señalado múltiples aspectos de dudoso encaje en la Constitución. Ante la presión unánime de sus compañeros, Maragall asumió que la propuesta habrá de sufrir modificaciones, pero lanzó un último aviso: Tenéis que asumir que tampoco puede salir un Estatuto que no se parezca en nada a lo aprobado por el Parlamento de Cataluña En cuanto a la orientación del debate en el Senado que comenzaría pocas horas después, hubo también unanimi- dad en pedir a Maragall que reconsiderara su discurso, le diera un tono constructivo y eliminara de él las referencias a las cuestiones más espinosas para no añadir problemas Qué hablo: ¿del Barça o de mi padre? En este sentido, se llamó la atención sobre la circunstancia de que, ante la ausencia del lendakari Juan José Ibarretxe, le tocaría a él abrir el turno de Marcelino Iglesias Aragón Pasqual Maragall Cataluña De nada serviría forzar la aprobación del Estatuto si después el Tribunal Constitucional lo echara para atrás Tenéis que asumir que tampoco puede salir un Estatuto que no se parezca en nada a lo aprobado por el Parlamento de Cataluña