Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión DOMINGO 13 11 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil TARDÍO VIAJE DE ANNAN A BAGDAD P FRAGOR POPULAR CONTRA EL GOBIERNO IENTOS de miles de ciudadanos (millón y medio, según los organizadores) expresaron ayer en el centro de Madrid su rechazo al proyecto de reforma educativa que impulsa el Gobierno socialista. El éxito de la iniciativa, que ha desbordado las previsiones más optimistas de los organizadores, es fiel reflejo de la preocupación de un sector muy relevante de la opinión pública ante los planes de un Ejecutivo empeñado en legislar al margen de la mayoría social. La gente ha salido en masa a la calle para exigir el derecho- -reconocido por la Constitución- -que asiste a los padres para elegir libremente la formación de sus hijos, para reclamar una educación de calidad y para mostrar su apoyo a la asignatura de Religión como materia relevante en el currículum educativo. Se trata de asuntos que exigen el máximo acuerdo de la comunidad escolar y no deben enfocarse a partir de dogmas anticuados o de intereses partidistas. España necesita con urgencia un gran pacto de Estado sobre la educación, porque de ella dependen el futuro de nuestra sociedad y las expectativas personales y familiares de muchos millones de ciudadanos. No sirve acudir a las ocurrencias ni practicar el sectarismo, sino que debe actuarse con altura de miras y sentido de la responsabilidad. El Gobierno ha mostrado una torpeza sin matices al enfocar esta legítima protesta. No tiene sentido acusar de politización a miles y miles de personas, ni mucho menos señalar a los obispos como responsables de una supuesta fobia antiprogresista Aunque han asistido diversos miembros de la jerarquía y líderes del PP, el protagonismo correspondió a la sociedad civil, mucho más viva y dinámica de lo que a veces se piensa y de lo que a muchos les gustaría. No es lícito elogiar a los manifestantes que apoyan la postura del PSOE en el Prestige o a la guerra de Irak y mostrar algo más que recelo ante quienes acuden pacíficamente a la calle para criticar un proyecto de ley muy desafortunado. A la vista de esta concentración (y de las anteriores sobre terrorismo y familia, entre otras) Zapatero debería meditar acerca de la orientación que inspira su política legislativa. El Gobierno ha perdido, parece que definitivamente, la calle, la misma calle a la que los socialistas se aferraban en sus tiempos de oposición. ¿No vale ahora este coro estruendoso? ¿Cómo se puede no escuchar tanto clamor, y tan seguido? C Parece claro que el Gobierno prefiere buscar el aplauso de algunas minorías reivindicativas y eludir, en cambio, los problemas reales de una sociedad madura. España es un país de clases medias, cuya relativa prosperidad deriva de un generoso esfuerzo personal y familiar. La educación de los hijos expresa una opción por valores morales y religiosos que- -según todos los datos disponibles- -son abrumadoramente mayoritarios. Requiere también una inversión muy cuantiosa para las economías medias y bajas. Se habla mucho de igualdad, pero es notorio que los grandes perjudicados por la degradación del sistema educativo son los sectores con menos ingresos. Es lógico que la gente sea muy exigente en este terreno y no tolere los experimentos pedagógicos ni las ideologías radicales cuando está en juego el futuro de sus hijos. Esta es la genuina lección que ofrecieron al Gobierno tantos ciudadanos de a pie, procedentes de toda España, que expresaron también su deseo de que la enseñanza sea razonablemente homogénea en todo el territorio nacional, aunque eso pueda incomodar a algunos socios parlamentarios del PSOE. La opción deliberada por una política laicista y el deseo de marcar distancias con los gobiernos anteriores están en el origen de muchos errores cometidos en la presente legislatura. En materia de educación, las consecuencias pueden ser dramáticas, porque nuestro país padece ya niveles muy elevados de fracaso escolar y notables carencias en las enseñanzas básica y media. Zapatero debería rectificar cuanto antes. El consenso no es sólo una fórmula retórica, es sobre todo una garantía de objetividad y un antídoto contra el dogmatismoy la imposición de mayorías coyunturales en asuntos que requieren el acuerdo de todos los sectores afectados. El artículo 27 de la Constitución fue producto de un pacto muy complejo; por ello, el equilibrio que allí se consagra no puede ni debe ser alterado de forma unilateral. Muchas pancartas y muchos discursos de ayer- -en tono firme, pero siempre moderado- -reclamaban al Gobierno que haga posible alcanzar un gran pacto escolar. Se impone, en este contexto, o bien la retirada del actual proyecto de ley para empezar desde cero, o, cuando menos, la apertura de una negociación a fondo para introducir enmiendas sustanciales. La LOE carece ya de legitimación sociológica ante el clamor reflejado en una manifestación multitudinaria. OR primera vez desde la caída de Sadam Husein y pese a que los iraquíes ya han votado- -y con un alto porcentaje de participación- -a su gobierno provisional y su Constitución, el secretario general del ONU, Kofi Annan, ha decidido por fin poner sus pies en Irak. Pese a que Naciones Unidas fue uno de los primeros objetivos del terrorismo que opera en el país (agosto de 2003) y pese a que hace mucho tiempo que el Consejo de Seguridad ha avalado la presencia militar extranjera, Annan se resistía a realizar una visita imprescindible, lastrado aún por su oposición activa a la intervención contra el régimen de Sadam. Tarde llega, pues, la visita del secretario general al que quizá sea el lugar geoestratégicamente más importante del planeta. La comunidad internacional se juega mucho en la región. Pero sólo cabe saludar esta rectificación y esperar que, a partir de ahora, Annan- -que quizás haya estado demasiado entretenido planteando su defensa en el escándalo Petróleo por Alimentos -abandere el proceso que los iraquíes han decidido emprender. Ayer empezó bien haciendo, in situ, un llamamiento a la unidad de los iraquíes. Es el camino. Kofi Annan EPA LA QUE HAS LIADO, PASQUAL BC revela hoy el contenido de la cena que compartieron los presidentes autonómicos socialistas con José Blanco y María Teresa Fernández de la Vega en la víspera del debate que se celebró la semana pasada en el Senado. Al margen de los discursos utilitaristas y de ocasión que luego se pronunciaron, en esa reunión quedó claro el altísimo nivel de contestación que tiene el Estatuto catalán en las filas del partido de Ferraz. Los barones llegaron a preguntar al presidente de la Generalitat si era consciente de la que había liado y le advirtieron que no dé por seguro que el texto será aprobado tal y como ha llegado a las Cortes. Algunos fueron incluso más allá y afirmaron que lo mejor era cambiarlo de arriba a abajo. Es una lástima que no estuviera presente en la cena el presidente del Gobierno, motor de esa reforma estatutaria, para recibir su parte alícuota de reproche, que seguramente es sustancialmente mayor que la de Maragall, si tenemos en cuenta los cargos que uno y otro ocupan. BAILANDO AL SON DE FRANCIA A política europea del Gobierno socialista constituye uno de sus más clamorosos fracasos. Eligió deliberadamente formar parte de la alianza franco- alemana, considerando que ese era el corazón de Europa y a la hora de la verdad ni Francia ni Alemania están en condiciones de ayudarle a defender nuestros intereses, ni el mismo gobierno tiene con qué contribuir a la formación de consensos en la UE, porque Zapatero ha mantenido no sólo posturas poco claras, sino contradictorias, y ha hecho que su posición sea sencillamente irrelevante. En especial, la elección de Francia como centro de la política europea de España, una especie de pleitesía admirativa por las posiciones que mantuvo París durante la guerra de Irak, ha sido la peor de las decisiones. Ahora, Francia ha decidido blindar sus privilegios presupuestarios en la Política Agrícola Común (PAC) y muy probablemente conseguirá que no se aprueben las perspectivas financieras. Es verdad que Tony Blair tiene una posición que no puede defenderse, porque no es aceptable A L que le pida sacrificios a nadie cuando Gran Bretaña se beneficia de la anomalía del cheque pero a España no le hacía ninguna falta jugar solamente la carta de París. En cuanto a Alemania, es evidente que la canciller Merkel no vendrá a Bruselas con propuestas generosas, sino todo lo contrario, y cualquier suposición de que el principal contribuyente neto a las arcas comunitarias va a tolerar un presupuesto expansivo se estrellará con la realidad. El margen de maniobra que tiene el Gobierno en esta negociación es ya muy estrecho, porque lo ha dilapidado pidiendo favores como el del uso de las lenguas autonómicas, y porque la inexplicable decisión del presidente de vetar el acuerdo en julio cuando ya estaba claro que no había consenso compromete ahora su posición frente a los nuevos países miembros. De manera que lo malo no será que tengamos que deglutir la reducción de las ayudas, que eso es algo que parece inevitable; sería peor contribuir a que se aprueben unos presupuestos malos para todos.